tragos telemáticos

Así se hace una cata de vinos virtual

La presentación del Vi Novell 2020 sirve para probar 10 botellas guiados a distancia por los bodegueros que han lanzado sus novedades

Un momento de la cata de vinos virtual con motivo de la presentación del Vi Novell 2020.

Un momento de la cata de vinos virtual con motivo de la presentación del Vi Novell 2020. / FERRAN IMEDIO

Se lee en minutos

La pandemia ha cambiado todo y más. También la manera de hacer catas de vino. Antes, los aficionados y profesionales se solía reunir en grupo para probar las novedades de las bodegas, ya fuera en ferias, en restaurantes, en las mismas bodegas... Pero el 'modus operandi' ha cambiado. Y lo hemos vivido con la presentación del Vi Novell 2020, en la que varias bodegas catalanas (Celler Carles Andreu, Celler Cooperatiu de l’Espolla, Cooperativa La Granada, Covides, Maset, Celler Masroig, Sant Josep Vins, Vinícola de Sarral, Vins Petxina, Sanstravé) han dado a conocer sus primicias con motivo de la Setmana del Vi Català. A distancia.

Y como en cualquier cata, o 'telecata', como es el caso, se trata de probar los vinos, si tú no vas a ellos, ellos vienen a ti en forma de caja con botellas un par de días antes de la cita. Son las que se van a analizar. El problema es que nunca te los servirás como los profesionales. Es decir, a la temperatura ideal y en las copas adecuadas. Pero cualquier aficionado al vino tiene una mínima idea de la temperatura de servicio aproximada y guarda alguna copa buena para las grandes ocasiones. ¿Y no lo es esta en la que poder disfrutar de tantas novedades a la vez?

Intentando seguir el ritmo

Por la pantalla van desfilando los bodegueros, que aprovechan para presentar sus vinos y explicar sus propiedades mientras tú, desde casa, intentas seguir el ritmo descorchando y sirviendo una copa. En este punto, y con 10 botellas por abrir, no está de más contar con un ayudante porque el ritmo es alto. 

Otro consejo es tener sentido común. No te vas a pimplar 10 copas, así que se trata de observarlas, olerlas, saborearlas y escupirlas. Cualquier recipiente es bueno como escupidera; si no tienes una, no hay que preocuparse por que te pillen echando el vino en una palangana o en una ensaladera porque puedes tenerla fuera de la visión de la cámara del ordenador.

Algo sólido para picar

En cualquier caso, siempre va bien tener a mano algo sólido para picar y llenar el estómago porque, quieras que no, algún trago echarás. Los palitos de pan son una buena opción. Durante la cata de Vi Novell 2020, el chef Víctor García (Plata Bistró) preparó en directo un tartar de gamba roja con ensalada y un bikini de bull blanco y queso gruyere con mostaza de especias. Lástima que también fuera virtual; en ese momento sí que daban ganas de traspasar la pantalla. Pero sus explicaciones sirvieron como inspiración para maridajes con estos vinos.

En una cata virtual la gente también pregunta, comenta, debate... Y así se aprende. En este caso, que estos primeros vinos del año, de producción muy limitada, indican que, en palabras de los bodegueros, la del 2020 sea una añada prometedora. "Parece que dara buenos vinos", comentan esperanzados. Y para reivindicar, como fue el caso, los vinos 'novells', cuya comercialización es más complicada porque tienen un periodo de venta más corto (estas semanas) porque poco tiempo después llegan los vinos más elaborados.

Frescos y afrutados

Te puede interesar

"No reposan, son los que ofrecen las sensaciones más cercanas a la uva, porque acaban de ser vendimiados, y son muy puros y limpios, porque no tienen añadidos como el paso por barrica, por ejemplo. Sin reposo, sin tiempo para coger estructura, sin tanicidad, sin 'terroir' y sin cosas complicadas, representan la parte más cristalina del vino", ilustran los bodegueros, que algunas de estas botellas pueden tener hasta dos años de recorrido, rompiendo así tópicos sobre su 'caducidad'. Son frescos y afrutados, y muy versátiles en la mesa.

Explicaciones que van surgiendo durante la cata virtual pero que, pasado un rato, parece presencial. Uno se olvida de que está delante del ordenador y cree que ha traspasado la pantalla. Y no, no es efecto del vino.

Temas

Gastronomía