A mano

5 sitios para volverse majareta con sus bocadillos

  • Te recomendamos bares y restaurantes de Barcelona cuyos bocatas son auténticas obras de arte

El bikini carbonara de La Bikineria con ’guanciale’, parmesano y yema de huevo.

El bikini carbonara de La Bikineria con ’guanciale’, parmesano y yema de huevo. / Jordi Cotrina

2
Se lee en minutos
Cata Mayor

Hace tiempo que los bocadillos son algo más que un recurso simple para llenar el buche. Son muchos los lugares donde bordan los entrepanes con combinaciones que vuelven loco a cualquier 'gourmet'. Basta con echar un vistazo al libro 'Bocatas: arte entre dos panes' para comprobarlo.

Nosotros, además, te lo demostramos sobre el terreno, recomendándote cinco bares y restaurantes de Barcelona que sirven bocadillos que te volverán majareta.

La Bikineria

En La Bikineria, Joan Gurguí inventa rellenos para los sándwiches, que parten de lo clásico para adentrarse en lo nuevo. Son siete asientos en una barrita en el Mercat del Ninot o dos mesas, una plancha, una carta de sándwiches y un cocinero. Y aun así, esto da mucho de sí. Aquí tienes toda la info sobre La Bikineria.


El bikini carbonara de La Bikineria con ’guanciale’, parmesano y yema de huevo.

/ Jordi Cotrina

Bar Roma

Gala Masetti y Jordi Saavedra provienen de la ‘escuela Adrià’ y han debutado como propietarios con un bar de bocadillos formidables. estos nuevos-viejos bares, rescatados por cocineros con poderío gastro y que no quieren enredarse en complejidades de caza mayor. Carta muy corta, con énfasis en los bocatas, y con el deseo de abrir una línea de platos o platillos, aunque los limitan el espacio y la maquinaria. Para preparar los 'brioches' al vapor -para el planchado de trufa y el de papada- han tenido que alquilar espacio en un obrador. Aquí te contamos más extensamente cómo es Bar Roma.

El sándwich de milanesa del Bar Roma.

/ Jordi Otix

Durango

Durango Diner es un restaurante de frontera, de muchas fronteras: los propietarios son paquistanís, los hermanos Mani y Majid Alam; el cocinero es mexicano, José Manuel Carballido; el barman y director es venezolano, y se llama Jordi, Jordi Baqués, y en la pared cuelgan el póster de un 'cowboy' negro con antifaz y traje de plata. Para rematar la jugada confundidora y alucinógena, un caballito mecánico bajo una bola de discoteca. Y en la mesa, ¿qué sirven en Durango? Clica y obtendrás la respuesta.

La hamburguesa con bogavante y patatas fritas.

/ Jordi Cotrina

Sta. Fe

Este restaurante junto a la iglesia de Sant Gregori Taumaturg mueve montañas de parroquianos en busca de estos 'ssams', 'rolls' y otros platillos más clásicos, bien elaborados y de sabores potentes, como la ensaladilla rusa de langostino, el bikini trufado de mozzarella y jamón ibérico y el 'tartar' de tomate. Hay más, y lo puedes leer en la crónica que escribimos en su día de Sta. Fe.

'Roll' de bogavante del restaurante Sta. Fe.

/

Bar Torpedo

Juanlu Pérez, uno de los tres socios del Bar Torpedo junto a Rafa Peña y Biel Gavaldà, explica el porqué del nombre: "Salió de un 'brainstorming'". En EEUU llaman submarino o torpedo a ciertos bocadillos alargados. De la carta de diez bocatas, el de albóndigas con tomate, mozzarella y albahaca es el que se asemeja al proyectil. Aunque destacable, es el menos explosivo de los cuatro que cené un martes en el Bar Torpedo. Leer más sobre Bar Torpedo.

Bocadillo de callos de Bar Torpedo.

/