Pasta enredada

El lío de los fideos chinos más populares del mundo

Meilan Kao, con los fideos ’chow mein’.

Meilan Kao, con los fideos ’chow mein’. / Pau Arenós

  • Meilan Kao, directora creativa del Grupo Kao y participante en 'First Class' (Netflix), explica la receta de 'chow mein' de su abuelo, cocinero del primer restaurante chino de Barcelona

3
Se lee en minutos
Pau Arenós
Pau Arenós

Coordinador del canal Cata Mayor

Especialista en gastronomía

Escribe desde Barcelona

ver +

El 'chow mein' (fideos salteados, según la traducción) es uno de los platos chinos más populares del mundo, una rutina en las cartas y en el 'take away' de miles de películas, hundido en cajitas de cartón que apuran y 'palillean' desde oficinistas descorbatados a familias naufragadas por la vagancia culinaria.

El éxito planetario es también la medida de su fracaso. El 'chow mein' que nació, probablemente, en la provincia de Guangdong (Cantón) se parece poco al que disparan en EEUU, desde donde se expandió al planeta.

En ese sentido, EEUU es una gran caja de resonancia, que expulsa al mundo, principalmente sobre vehículos audiovisuales, platos de inmigrantes, desdibujando los orígenes.

Los fideos 'chow mein' de Kao Street.

/ Pau Arenós

Además, se trata una combinación borrosa, distinta según los territorios estadounidenses, que bajo el nombre genérico perpetran variantes tan surrealistas como el apelotonamiento en un sándwich, propio de Nueva Inglaterra, un panecillo de hamburguesa que, a modo de sombrero, es incapaz de contener el desmelene, que se presenta crujiente tras ser sumergido en aceite hirviendo en lugar de paseado por el 'wok'.

Un día quise cocinar 'chow mein', busqué recetas y el muestrario ofrecía un número de 'varietés' incoherente e inabarcable.

¿Cuál era la original? ¿Cuál de las miles de fórmulas reproducía el comedido plato y no el desparramamiento viajero?

Pensé en los que cocinaba Kao Tze Chien, nacido en 1925 en Shandong, en el norte de China, y fallecido en el 2013 en Barcelona, donde fue cocinero del primer restaurante chino de la ciudad, Gran Dragón, y que en 1976 fundó el Shanghái, donde sus hijos menores, Josep Maria y Lluís siguen al frente.

Mi cita era con la nieta, Meilan Kao, directora creativa del Grupo Kao y repentina estrella de los 'realities' tras el estreno en Netflix de 'First Class'.

Los establecimientos Shanghái, Kao Dim Sum y Kao Street estaban uno junto al otro y fue en el tercero donde me encontré con los fideos de 'yéye', es decir, del abuelo.

“En la comida familiar se repetían tres recetas cada semana: los 'jiaozi' de ternera, el 'chow mein' y las verduras salteadas. Y seguimos haciendo el 'chow mein' del abuelo. En China, los fideos están en todas las regiones: recetas fáciles, saciantes y baratas. Pueden acompañarse de gambas, ternera, pollo…”.

Además del básico de 'yéye', los Kao han sofisticado la pasta: espaguetis frescos de La Italiana (curioso: en EEUU, los gigantes de la alimentación enlatada occidentalizaron el plato con especias... italianas), huevo pochado, 'rossinyols' y 'tartufata'.

El bikini de pato Pekín.

/ Pau Arenós

Voy a por el 'chow mein' elemental, con zanahoria en juliana, cebolla, 'pak choi', soja germinada, soja, salsa de ostras, aceite de sésamo y vino 'shaoxing'.

“La salsa tiene que quedar bien adherida”. Y lo está, y los fideos, salteados en el 'wok' con las hortalizas, son deslizantes e intensos en esta aparente simplicidad. Pocos elementos, que se enredan sin liarse y que mantienen la integridad. Con los palillos, he vaciado la caja de cartón, acto que me sirve también como reflexión sobre el consumo, la prisa y el movimiento.

El bocadillo de 'pastrami chino' con salsa picante.

/ Pau Arenós

Completo la visita con dos bocadillos: el sándwich de pato Pekín, con cebolla caramelizada y el delicioso obstáculo de la piel crujiente, y el 'roll' de lo que, de forma comercial, llaman 'pastrami chino', carne de ternera adobada, largamente cocinada y desmenuzada y salseada con mayonesa con aceite de chili.

Es el sello Kao: la adaptación o la reformulación de lo conocido, con un lenguaje con el que la nueva generación se encuentra cómodo.

A mediados del siglo XIX, desde el puerto de Guangdong (ciudad de Cantón), el 'chow mein' viajó al de San Francisco con los inmigrantes chinos, atraídos por la búsqueda del oro y sometidos después a los hierros del ferrocarril.

Noticias relacionadas

El racismo con el que fueron recibidos ha escrito algunas de las páginas más oscuras y truculentas de la historia de EEUU.

Se acepta mejor la comida que las personas: giramos las órbitas de los ojos de gusto y placer para evitar mirar a quien nos sirve.