Placer sin techo

6 terrazas para disfrutar de la primavera en Barcelona

  • Difícil resistirse a la idea de dar la bienvenida al buen tiempo en alguno de estos espacios al aire libre en los que comer y beber de maravilla

The Rooftop, la terraza del Hotel Sir Victor.

The Rooftop, la terraza del Hotel Sir Victor.

4
Se lee en minutos
Ferran Imedio
Ferran Imedio

Periodista

ver +

¡Albricias! El buen tiempo ya está aquí, y qué mejor idea que dejarse acariciar por los rayos de sol que aún no nos fríen la piel y por la brisa que no nos congela el alma. ¿Dónde? ¿Cómo? Pues comiendo y bebiendo en alguna de estas terrazas de Barcelona.

Patio

Patio, que acaba de inaugurar la temporada de verano, es la terraza del Alexandra Barcelona Hotel (Mallorca, 251): un rinconcito medio escondido, como un coqueto entresuelo del Eixample con vegetación mediterránea, piscinita, pérgola, mesas, sillas... Ya se puede comer allí (cenas, a partir del 18 de mayo). Se accede a ella atravesando el restaurante Solomillo, con el que comparte carta (carne al peso y guarniciones).

Un rincón de Patio, la terraza del Alexandra Barcelona Hotel.

/


The Rooptop

The Rooftop, el bar-restaurante con piscina en la azotea del Hotel Sir Victor (Rosselló, 265), ha reabierto hace pocos días. Mientras oteas la vecina Casa Milà y, cerca de allí, la Sagrada Família, puedes comer elaboraciones mediterráneas con toques griegos, básicamente platos crudos, marinados y cocinados al carbón, basados en productos frescos de proveedores locales. Hay 'hamachi' marcado a la parrilla y servido en ajoblanco, uvas verdes y almendras; ensaladas frescas y saludables como la griega o la Maroulosalata, pulpo a la brasa con patatas crujientes, limón, orégano seco y copos de chile; lubina entera cocinada a la brasa de carbón y acompañada de verduras hechas a fuego lento y limón; lomo alto a la brasa servido con patata crujiente y mantequilla de hierbas... Para beber, vinos ecológicos, todos ellos de agricultura biodinámica, y cócteles creativos. Y si vas a partir de las siete de la tarde, hay un 'dj' pincha soul, deep & organic house, R&B, melodic techno, afro tunes. Todo este buen rollito durará hasta finales de octubre.

The Rooftop, la terraza del Hotel Sir Victor.

/


Sta. Fe

Si te van los 'ssäms' y los 'rolls', no encontrarás otra terraza en Barcelona donde zamparlos al aire libre que la de Sta. Fe (Santa Fe de Nou Mèxic, 18). En este rincón de la zona alta, junta a la plaza de Sant Gregori Taumaturg, este agradable rincón tanto de día como de noche igual sirve para una comida de negocios, un rápido almuerzo al mediodía, una cena con amigos y familia o una velada romántica. Además de 'ssäms' (un bocado coreano que consiste en una hoja de lechuga sobre la que se colocan elaboraciones de todo tipo como pulpo con mayonesa de 'kimchi' o de ventresca de atún con mayonesa de 'wasabi') y 'rolls' (aquí con pan de brioche relleno de bogavante con mostaza o de panceta 'teriyaki'), hay tapas con toque 'gourmet' bien elaborados y de sabores potentes. Para beber, champanes exclusivos y cócteles de autor.


Els Pescadors

Difícilmente encontrarás una plaza más coqueta en Barcelona que la de Prim. En el número 1, está Els Pescadors, abierto desde 1980. La sensación de estar fuera de Barcelona, más que fuera, muy lejos de ella porque el escenario es propio de un pueblecito, es impactante. Tres bonitos ejemplares de bellasombra, una fuente, casitas blancas alrededor... Se nota que es una de las zonas más antiguas del Poblenou. ¿Y para comer, qué tienen? Platos de cocina marinera inspirada de las recetas que se elaboraban en los pueblos de pescadores, sin artificios pero trabajada con productos de proximidad de máxima calidad.

La terraza del restaurante Els Pescadors.

/


1881 per Sagardi

Pocas terrazas con mejores vistas del puerto de Barcelona encontrarás como esta. Y pocas más polivalentes, gastronómicamente hablando, ya que allí se puede tapear y vermutear (atención a las patatas bravas), comer platos de la carta (cocina mediterránea y parrilla de carne y pescado a base de buen producto) o beber un cóctel (de viernes a domingo a partir de las 16.00 horas pincha un 'disc jockey'). Ubicada en lo alto del Museu d'Història de Catalunya (plaza de Pau Vila, 3), tiene vistas sobre el puerto de Barcelona, Montjuïc y la Barceloneta.

La terraza de 1881 per Sagardi.

/ Ferran Imedio


El Mescladís del Pou

Este rinconcito medio escondido del Gòtic (Carders, 35) tiene un encanto especial. Y no solo por la atmósfera que se respira en él (parece un zoco, ya que es un espacio cerrado con una parte interior al aire libre), sino por el proyecto que hay detrás de cada plato y de cada copa que te sirven. Se trata de un espacio solidario, multicultural, con sentido inclusivo y comunitario que surge de la iniciativa conjunta entre la Fundación Mescladís y el Casal de Barri Pou de la Figuera: es un proyecto de inclusión sociolaboral ya que enseña y da trabajo a jóvenes inmigrantes. La oferta gastronómica se basa en platos y alimentos de diversos lugares del mundo, recetas muchas veces recreadas y adaptadas a partir de las propuestas de los chicos que trabajan allí, vinculadas a historias de vida de muchas familias en distintos continentes. Usan productos de proximidad y sostenibles y cuentan como proveedores a empresas socialmente responsables como los yogures y helados de La Fageda, las verduras y frutas de agricultura ecológica de La Kosturica y El Tros d'Ordal, productos de la Xarxa de Consum Solidari, zumos de agricultura ecológica de Cal Valls, los vinos de la cooperativa L'Olivera o cervezas artesanas Las Clandestinas, 08 o Almogàvers.

El Mescladís del Pou.

/