Otro baja gastronómica en la ciudad

Cierra El Cuiner de Damasc, adiós al mejor 'kebab' de Barcelona

  • La jubilación del chef y propietario, Salem Kahbbaz, que coincide con el fin del contrato de alquiler del local, pone fin a 15 años del popular restaurante del Gòtic

Salem Kahbbaz, chef y propietario del restaurante El Cuiner de Damasc.

Salem Kahbbaz, chef y propietario del restaurante El Cuiner de Damasc.

2
Se lee en minutos
Ferran Imedio
Ferran Imedio

Periodista

ver +

Hay que mentalizarse: es época de llorar el cierre de restaurantes populares. Tras haber perdido La Llave, ahora le ha tocado el turno a El Cuiner de Damasc, al que muchos consideraban como el que servía el mejor 'kebab' de Barcelona, amén de un falafel de antología, un humus de vicio y un 'durum' insuperable. Pero así ha sido: su chef y propietario, Salem Kahbbaz, se jubila y coincide con el fin del contrato de alquiler del local.

El portón de madera que daba entrada a una gastronomía de Oriente Medio auténtica y accesible ya no volverá a abrir. Llevaba 15 años en la calle dels Templers, en el Gòtic.

Turistas, vecinos y trabajadores

Prueba de su éxito es que, en sus días de apertura (de martes a sábados), lo frecuentaban los turistas que han desaparecido con la pandemia y que están volviendo con cuentagotas, los vecinos del barrio y los barceloneses que sabían de sus aromáticos platos y querían viajar a aquellas tierras sin salir de la ciudad y los trabajadores de los comercios cercanos y los funcionarios del ayuntamiento, a pocos metros de El Cuiner de Damasc.

Una sala sencilla, una cocina honesta, un servicio amable... Un lugar, en fin, de atmósfera casera (de estilo árabe) y luminosa donde disfrutar de una comida tan agradable como asequible.

Newsletter Cata Mayor

Pau Arenós te cuenta cada semana los secretos mejor guardados para disfrutar del buen comer dentro y fuera de casa.

Suscríbete

La razón que ha llevado al cierre del restaurante es la jubilación del chef y propietario, el sirio Salem Kahbbaz, de 76 años, que ha hecho coincidir su despedida con el fin del alquiler del local. "Me gusta tener la conciencia tranquila y puedo decir que no he engañado a nadie y que he hecho cosas buenas, siempre con corazón", explica a este diario con orgullo. El mismo que sentía cuando ""la gente decía que nunca habían probado un 'kebab' tan bueno", recuerda. "Decían que su carne era buena, tierna, barata, deliciosa".

Noticias relacionadas

Y tenían razón. Su 'kebab' ya se echa de menos. Lo elaboraba el propio Kahbbaz: llevaba carne de cordero y de pavo adobadas con canela y pimienta con la que rellenaba un pan de pita tostadito en el que también metía lechuga, tomate, pepino y salsa picante. Antes se lloraba de emoción al comerlo; ahora, al añorarlo.

Queda el consuelo del libro que escribió en 2008 con su amigo el antropólogo Jordi Colobrans, ''El Cocinero de Damasco, cocina, cultura y recetas' (Zendrera Zariquiey).