Sabores ahumados

Asado Barcelona: leña a las 'burgers'

  • El nuevo restaurante del pasaje de Pellicer ofrece una carta reducida pero convincente de hamburguesas de carne ecológica y platillos cocinados con brasas de madera y carbón

Una de las ’burgers’ de Asado Barcelona.

Una de las ’burgers’ de Asado Barcelona. / El Periódico

Se lee en minutos

La cosa pinta muy mal en el mundo de la restauración, pero apetece animarse con cualquier pequeño detalle que invite al optimismo, y eso sucede cuando se descubre un nuevo restaurante en el pasaje de Pellicer: Asado Barcelona. Este nuevo negocio no tiene nada que ver con la alta cocina, sino con los bocados más populares de hoy en día. Ubicado en el número 12 de la callejuela más gastro de la ciudad (en apenas un hectómetro de longitud hay un restaurante casi cada 10 metros), sirve 'burgers', patatas fritas, croquetas, alitas y chicharrón de pollo, brócoli a la brasa y 'nuggets' de morcilla hechos en una parrilla argentina de leña y carbón que les aporta un sabor diferenciador. Sota, caballo y rey, sí, pero aquí han sabido convertir estos pocos platos en cartas ganadoras.

Carne de vaca madurada 30 días

Mandan las hamburguesas (cinco, más dos infantiles) con carne ecológica de Cal Tomàs de vacas de al menos ocho años que pastan en libertad y que ha madurado 30 días. Casi todas pueden ser dobles, una opción que le irá de perlas a los más hambrientos, aunque con las normales ya llenarás el buche de sobras. Especialmente si se piden patatas fritas, que cortan a mano y aderezan con sal de romero.

El 'hit' de la casa es El Don, con un punto dulzón por el brioche caramelizado y la salsa con azúcar moreno en la que se ha marinado la carne de vaca vieja que ahúman en su punto justo con la brasa de carbón y leña. Los veganos y vegetarianos tienen su opción con una que lleva heura, mayonesa y queso cheddar veganos, salsa chimichurri y kétchup caseros, cebolla roja en escabeche y lechuga.

La croqueta de Asado Barcelona.

/ El Periódico

Pero hay que guardar sitio para sus croquetas, que son de escándalo. Contundentes, crujientes por fuera, densas por dentro, con un sabor potente y ahumado y un toque picante, podrían entrar en la lista de las mejores de la ciudad sin bajar del autocar. Tal cual. Llevan entraña de vaca vieja ahumada, panceta guisada y paprika. 'Top', 'top', 'top'.

Te puede interesar

De postre, solo dos opciones: 'cheesecake' de maracuyá y 'mousse' de chocolate. Todo lo elaboran en el restaurante. También la carta de bebidas es reducida: ocho vinos naturales catalanes, un par de cervezas artesanas de la barcelonesa Garage Beer Co y refrescos.

Al mediodía, hay un menú por 13,50 euros que incluye 'burger', patatas fritas, bebida y postre.