LOS RESTAURANTES DE PAU ARENÓS

Matís Bar: hola y adiós

Artur y Juanjo Martínez, ante un cartel de Matís Bar. Foto: Ferran Nadeu

Artur y Juanjo Martínez, ante un cartel de Matís Bar. Foto: Ferran Nadeu

2
Se lee en minutos
Pau Arenós
Pau Arenós

Coordinador del canal Cata Mayor

Especialista en gastronomía

Escribe desde Barcelona

ver +

[Este restaurante está cerrado por diferencias entre el socio creativo y el financiero]

En la memoria de los hermanos Martínez, Artur y Juanjo, el desaparecido bar de la familia en Terrassa, ocupado por el Capritx, probablemente el restaurante con estrella más pequeño del mundo

Esta es una crónica de ‘hola’ y ‘adiós’. Hola a Barcelona y hola al Matís Bar, en el Col.legi d’Arquitectes, en espíritu, aquel bar de los Martínez, “un Manolo”, dice ellos, en realidad, “un Martínez”.

Si en espíritu es un Manolo o un Martínez, en cuerpo es otra cosa: dan  latigazos a los platos clásicos y un revolcón a lo popular. Un tapeo novedoso y atractivo,  apartado de las escayolas que despachan algunos trileros.

Como otros de su especie, Artur evita todo suflé que no sea culinario: “No aspiramos más que a dar de comer bien, y a buen precio. Canalla, divertido y, para mí, terapéutico”. 

Alto ahí, gurú ¿Terapéutico? No es palabra usual entre chefs. “Es un lugar relajado que me relaja. La decoración, por ejemplo. En las mesas hay conejitos. ¿Por qué? No hay ninguna razón”. Los camareros llevan una gorra rematada por una hélice.

El espacio es extraño: hace dos millones de años, Manel Martí lo convirtió en un rincón secreto y gurmet. Los Martínez lo encontraron cerrado, destartalado, lo han reformado, le han dado luz, alegría. ¡Amigos arquitectos, eminente colegiados, deben ustedes solucionar la sonoridad!

Juanjo, que se encarga de la sala, comienza la fiesta con una sangría de confianza, elaborada por ellos, nada de bebercio para turistas engañados.

La carta de vinos merece lectura, con espacio para los naturales. Toco el blanco Cinclus, el tinto El Vincle y el 'ranci' Etim.

Pico 23 cosas y, para acortar, olvido  aperitivos, embutidos y quesos (hay guiño familiar, la madre de los Martínez es cordobesa, así como las chacinas).

Me gustan el bombón de queso, la ensalada de tomate y bonito (descompensada de sal y de escaso bonito, curado en la casa) y los mejillones a la vinagreta.

Me entusiasman el 'xatorejo' (un romesco para comer al modo del salmorejo, salsa a cucharadas, conexión Córdoba-Terrassa), los espárragos blancos con miso y los piquillos rellenos de rabo de vacuno.

En la cima, las albóndigas a la jardinera (todo colágeno, de las mejores que he comido), el rosbif de vaca con emulsión de piñones, el taco nórdico, el dashi de 'empedrat' y el 'capipota' con hierbabuena, necesario toque herbáceo y refrescante.

La pelota de cocido suma blanduras y necesita picos.

Entre los postres, el flan con nata. Soy fanfan con nata.

Hola y adiós. Adiós a Terrassa: en el 2015 trasladarán Capritx (transformado  en LAM, L’Artur Martínez); han traspasado La Picoteca y cerrado el Colmado 1917. Los Martínez, de mudanza.

Matís Bar representa una pequeña revolución en una Barcelona con los precios inflados, la excelencia a precio chistoso. Que haya cambios en la ciudad, y deprisa.

        

Atención a: las mesas que Juanjo quiere repartir por la tienda del colegio.

Noticias relacionadas

Recomendable para: iniciarse en la cocina de Artur versión canalla.

Que huyan: los constructores y especuladores.