LISTO EN UN PIM PAM

Esta receta de bizcocho va a toda castaña

Un 'mug cake' de chocolate y castañas que se prepara mezclando todos los ingredientes en una taza y cociéndolos un par de minutos en el microondas

El ’mug cake’ de chocolate y castañas de Zaraida Fernández.

El ’mug cake’ de chocolate y castañas de Zaraida Fernández. / Ana Luz Sanz

3
Se lee en minutos
Eduard Palomares

No hace falta ser el Mago Pop para sacarse de la chistera un bizcocho en menos de cinco minutos. Solamente hay que saber la fórmula mágica y disponer de dos elementos clave: una taza y un microondas. El nombre que recibe este prodigio de la técnica repostera es el de ‘mug cake’ (pastel de taza, en inglés) y está abierto a diversas variaciones. En este caso, se trata de una propuesta de temporada de Zaraida Fernández, autora del libro ‘Cocina vegana casera’ y propietaria de Vegetartun ‘mug cake’ de chocolate y castañas, dos ingredientes que “juntos representan una de las mejores combinaciones del mundo”.

Ingredientes

  • 70 g de harina
  • 10 g de cacao
  • 30 g de azúcar
  • 5 g de levadura
  • 60 g de leche de almendras
  • 25 g de aceite vegetal
  • Una pizca de café soluble
  • Una cucharada de crema de castañas (marron glacé)

Elaboración

  1. Algo tan sencillo como mezclar todos los ingredientes en una taza (la crema de castañas en último lugar)
  2. Ponerla dos minutos al microondas. La única dificultad puede ser ajustar el tiempo exacto según cada aparato, aunque sigue sirviendo el truco de usar un palillo para ver si está cocido. Se tiene que comer al momento.

Variaciones

En vez de crema de castañas, se pueden cortar castañas asadas en pequeños trozos y diseminarlas como si fueran pepitas de chocolate (o, de hecho, se pueden combinar). Otra opción usar 60 gramos de harina y otros 10 de harina de castaña, o bien substituir la leche de almendra por leche de castaña (que se elabora mezclando 20 gramos de harina de castaña con agua).

Para todos los públicos

Noticias relacionadas

Y, tachán, casi por arte de magia aparece un bizcocho fácil y muy rápido de hacer, apto absolutamente para todos los públicos. “Durante el confinamiento fue una de las recetas que más triunfó; además, es ideal para las personas que viven solas o que se quieren dar un capricho”, comenta Zaraida Fernández. Aparte, a diferencia de otras recetas que se prometen como ‘mágicas’, no se trata de un alimento ultraprocesado o con compuestos químicos, sino que solamente se necesitan ingredientes naturales.

Eso sí, como todo en la vida, siempre existe alguien capaz de ponerle un pero. Hay quien asegura que este tipo de bizcocho responde a la inmediatez e individualismo propio de nuestros días, cuando los pasteles siempre han sido un dulce para compartir y celebrar con la familia y amigos. Por otro lado, se puede contraatacar afirmando que en unos tiempos tan centrados en el exterior, pero poco en el interior, este tipo de bizcochos representan una excusa ideal para cuidarse a uno mismo, dedícandose un ratito personal e intransferible. El debate está abierto, pero si se puede discutir con un ‘mug cake’ de chocolate y castañas en las manos, mucho mejor.