29 oct 2020

Ir a contenido

La receta de mi vida

Receta de 'focaccia'

"Es muy común en Italia; era un clásico acompañar a tu madre a la panadería y salir con un corte de rica 'focaccia' para merendar", comenta Stefano Mazza, chef de Last Monkey

Stefano Mazza (Last Monkey)

La ’focaccia’ de Stefano Mazza, chef de Last Monkey.

La ’focaccia’ de Stefano Mazza, chef de Last Monkey. / JORGE GIL

«La focaccia fue el primer plato que cociné de niño. Pasé de la masa de la plastilina a la de la focaccia de forma natural y lúdica, y desde entonces (como buen italiano), las masas y cómo incide la fermentación en ellas me fascinan. Es muy común en Italia; era un clásico acompañar a tu madre a la panadería y salir con un corte de rica focaccia para merendar. Esta receta infalible no es complicada. Solo necesita tiempo y cariño. ¡Disfrutad!», comenta Stefano Mazza, chef de Last Monkey.

DIFICULTAD: BAJA

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

- 250 ml de agua tibia

- 5 g de levadura fresca

- 7 g de sal

- 300 g de harina común

- Aceite de oliva virgen extra

- Una rama de romero fresco


PREPARACIÓN

1. En una taza, disolver la levadura en el agua tibia.

2. Mezclar en un bol la mitad de la harina con la mezcla de agua y levadura. No hace falta que quede muy bien mezclado; si quedan grumos no pasa nada. Esperar dos minutos.

3. Añadir la sal y lo que falta de harina, y mezclar durante unos segundos hasta que la masa quede fluida.

4. Ahora viene la parte importante de la receta: tapar el bol con 'film' transparente y meterlo en la nevera. Dejarlo reposar durante 12 horas o, mejor todavía, toda la noche porque quedará realmente mejor. Al día siguiente, unas dos horas antes de hornear, sacarlo de la nevera y dejarlo a temperatura ambiente. Si no se dispone de tiempo suficiente para ello, en vez de dejarlo tanto tiempo en la nevera se puede dejar el bol con la masa durante dos horas a temperatura ambiente, siempre tapado.

5. Cubrir toda la superficie de una bandeja de horno con dos cucharadas de aceite. Verter a continuación la masa, y, con los dedos de las manos mojados en aceite, extender en la bandeja. La idea es hacerle unos 'hoyos' con los dedos. Según el tamaño de la bandeja, quedará más o menos alta y esponjosa. Lo ideal es que, justo al verter la masa, esta mida dos centímetros de alto. Taparla con papel 'film' y dejar reposar en el molde durante una hora a temperatura ambiente.

6. Cuando haya reposado, preparar una salmuera en un vaso: mezclar dos dedos de agua, un dedo de aceite y sal, y verter encima de la masa. Para aportar más sabor a la 'focaccia', aconsejo poner una rama de romero fresco; queda genial.

7. Antes de meterla en el horno, hay que calentarlo durante media hora antes a la potencia máxima, unos 240 o 250 grados.

8. Hornear hasta que la superficie esté bien dorada, aproximadamente durante unos 15 o 20 minutos. Sobre todo, es importante no dejarla demasiado tiempo porque de lo contrario quedará muy seca.

9. Subirá un poco de volumen, pero es normal. Una vez hecha, dejar enfriar un poco... ¡y ya estará lista para comer!
 

Temas Recetas