Consejos 'on the rocks'

Cómo disfrutar a tope de un buen whisky

El experto Daniel Sempere te cuenta unos cuantos trucos para gozar de cada trago

Copas con whiskies de Glenmorangie para una cata.

Copas con whiskies de Glenmorangie para una cata.

Ferran Imedio

Ferran Imedio

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Una cata de whiskies siempre aporta pequeños grandes descubrimientos y aprendizajes. Y si es con Daniel Sempere, embajador de destilados del grupo Moët Henessy y uno de los dos únicos formadores en España del Wine & Spirit Education Trust (lo que vendría a ser un 'master of wine' de los destilados), la experiencia alcanza niveles místicos.

El experto en whiskies Daniel Sempere, durante una cata de Glenmorangie en Idillyca.

El experto en whiskies Daniel Sempere, durante una cata de Glenmorangie en Idillyca. /

Aprovechando que dirigió una presentación de la escocesa Glenmorangie, que acaba de lanzar la edición limitada Forest, le pedimos consejo sobre cómo disfrutar a tope de un whisky.

Este joven sabio recomienda usar una copa pequeñita y con el final un poco cerrado para que concentre mejor los aromas, inclinarla a unos 45 grados para oler lo que contiene, no agitarla como un vino, no meter la nariz dentro de ella para evitar dejarla inservible durante los 20 minutos siguientes y mojarse los labios previamente para oxigenar el paladar y poder captar mejor todos los matices del whisky que aparecerán en cada trago.

A partir de ahí, llega la pregunta que "siempre" le hacen a este joven sabio. "Hay quien dice que no se le puede añadir agua, quien asegura que poner un hielo es un sacrilegio, que mezclarlo con un refresco es horrible... Hay un whisky para cada momento y un whisky para cada tipo de consumidor, y no existen rituales de una secta secreta que nos diga cómo se tiene que tomar, sino tener claro cómo nos gusta el whisky a nosotros".

Y sobre esa libertad, siempre van bien unos consejos de alguien con tanto bagaje como Sempere. Básicos, eso sí. Como estos.

Si lo tomas solo...

"Si lo quieres disfrutar tal cual, pon un vaso de agua bien fría, con hielo mejor, al lado y combina un trago de whisky con otro de agua, así ayudarás a rebajar la temperatura de la boca y a hidratarla a la hora de beber. El sabor del whisky cambia con el agua porque le das la vuelta a los aromas, haciendo que los terciarios, los que derivan de la madera, queden en segundo plano y que los más frescos, los primarios, los 'frutales', aparezcan más. En cambio, en nariz será igual (si le pusieras hielo o le añadieras agua, cambiaría) Un tipo de whisky que le iría bien a esta manera de beber sería un 'single malt' joven, de unos 10 o 12 años".

Si lo tomas con hielo...

"Si le quieres añadir hielo, este tiene que ser de calidad, transparente, comprado en una gasolinera, que es mucho mejor que el que podrías hacer en casa, que es blanco y con mucha burbuja de aire dentro. El hielo reduce la temperatura y diluye un poco de agua, lo que ayuda a reducir la sensación alcohólica y a abrir los aromas del whisky. Ah, y una cosa importante: se puede retirar, no tiene por qué estar en la copa hasta que se funda, a no ser que te guste el whisky aguado. Sugiero un whisky más maduro o que haya pasado por barricas de Oporto o de Jerez para abrirlo más y muestre los aromas vínicos de la barrica donde se ha criado".

Si lo tomas con agua...

"Tienes que echarle un poquito, y que sea de mineralización baja. Es decir, no le pongas un Vichy catalán, por ejemplo, porque modificaría su sabor por completo. Al añadir el agua estás haciendo lo mismo que cuando mueves la copa de vino: oxigenarlo, que se abra para que aparezcan sus aromas. Para beberlo así, recomiendo un 'single cask', un 'from the barrel' o un 'cask strength', que vienen de la barrica directamente y no tienen dilución previa, y su graduación alcohólica es más elevada (50, 52, 57 grados...); así se disfrutará mejor de los 40-45 minutos que dura una copa".

Si lo tomas en un combinado...

"Si alguien lo quiere mezclar con un refresco, por ejemplo, siempre estará más bueno cuanto mejor sea el whisky, de la misma manera que si haces una receta que lleva vino, mejor saldrá el plato cuanto mejor sea el vino. Tampoco esto diciendo con esto que uses un whisky de 10.000 euros para mezclarlo con cola, porque no ha estado esperando 30 años a que le metas un refresco lleno de azúcar que le modificará el sabor. Pero al final quien paga decide..."

Suscríbete para seguir leyendo