Distinción con gusto

Albert Sastregener (Bo.Tic), Premi Nacional de Gastronomia 2022

  • El chef del restaurante de Corçà (Girona) recibe el máximo reconocimiento en la 20ª edición de los premios que entrega la Acadèmia Catalana de Gastronomia i Nutrició

Albert Sastregener, chef de Bo.Tic (Corçà, Girona), en la gala de los premios de la Acadèmia Catalana de Gastronomia i Nutrició, donde este miércoles ha sido galardonado con el Premi Nacional de Gastronomia 2022.

Albert Sastregener, chef de Bo.Tic (Corçà, Girona), en la gala de los premios de la Acadèmia Catalana de Gastronomia i Nutrició, donde este miércoles ha sido galardonado con el Premi Nacional de Gastronomia 2022.

4
Se lee en minutos
Ferran Imedio
Ferran Imedio

Periodista

ver +

Albert Sastregener, chef y propietario del restaurante Bo.Tic (Corçà, Girona), ha sido distinguido con el Premi Nacional de Gastronomia 2022. Quién se lo iba a decir cuando era un joven con vocación de cocinero, ya que su familia no veía con buenos ojos sus aspiraciones. Pero su vocación se impuso y se formó en la Escola d'Hosteleria de Girona, donde aprendió de grandes maestros como Salvador Brugués o Joan Roca entre otros, además de estudiar un año en el restaurante-escuela de pastelería Espai Sucre de Barcelona.

También realizó estancias en Francia y Bélgica, pasó por restaurantes como Mas Pau (Avinyonet de Puigventós), L'Aliança (Anglès), Àbac (Barcelona), Roser II, Molí de L'Escala y la Cuina de Can Pipes (Mont-ras), donde ejerció de jefe de cocina.

En 2007, se cruzó con Cristina Torrent, su mujer. Con 28 y 25 años, respectivamente, decidieron abrir su propio restaurante, Bo.Tic. Su propuesta gastronómica de raíz catalana, creativa y de producto, complementada con un excelente servicio y bodega, mereció una estrella Michelin cuando no hacía ni dos años que habían abierto. Una estrella que mantuvieron durante 11 años.

En 2017 decidieron hacer cambios y trasladaron el negocio a una nueva ubicación que combina el encanto de una antigua casa de piedra restaurada con una construcción más actual para ofrecer, según sus propias palabras “más sorpresas, dibujar sonrisas más amplias y emocionar, aún más, a quienes se acercan a la experiencia Bo.TiC”. El reconocimiento a la excelencia que había alcanzado con los cambios llegó en 2020 con la segunda estrella Michelin.

No han sido los únicas distinciones que se han entregado este miércoles en el restaurante Mas Marroch, de los hermanos Roca, durante la gala de la 20º edición de los premios que entrega la Acadèmia Catalana de Gastronomia i Nutrició, que ha congregado a 425 invitados.

Premio Revelación: Elisabet Farrero (El Ventador)

Elisabet Farrero (chef y propietaria de El Ventador -Barruera, Lleida-) ha sido galardonada con el Premio Revelación por su propuesta gastronómica de producto de proximidad y temporada del Alt Pirineu tratado desde una óptica personal. Lo que comenzó siento un bar de vinos y tapas abierto con su madre se ha convertido en un restaurante de nivel en el que participa ahora su pareja, Pierre Cosnard. Curiosamente, Farrero, licenciada en Humanidades por la Universitat Pompeu Fabra con un posgrado en realización documental, comenzó a trabajar unos años en el sector cultural de Barcelona. En un viaje a Canadá conoció a su pareja y ahí empezó a cambiar su destino.

Premio Jefe de Sala: Joan Junyent (Windsor)

Joan Junyent, del restaurante Windsor (Barcelona), ha sido reconocido con el Premio Jefe de Sala. Forjó su voluntad de mejora constante, dedicación y pasión por una profesión que empezó a aprender en el Café Roy en su Sitges de origen, en verano. De ahí se llevó valores como la puntualidad, la fuerza de voluntad, el compromiso y la capacidad de resistencia física para aguantar todo un verano. También aprendió la importancia del trato al cliente. En los años 90 pasó por el Gran Casino de Barcelona, en Sant Pere de Ribes, el Hotel Arts y, finalmente se instaló en Windsor, donde fue creciendo profesionalmente hasta ser el jefe de sala.

Carla Simón, Premio Especial

La guionista y directora de cine Carla Simón se ha llevado el Premio Especial por su contribución a la cultura gastronómica de Catalunya. Con 'Alcarràs' (Oso de Oro del Festival de Berlín), logra transmitir el delicado equilibrio entre el cultivo de la tierra y las familias que dependen de ella. Un equilibrio que la implacable transformación del mundo ha alterado. "Un sector, la agricultura que tiene mucho que ver con la gastronomía y que actualmente está sufriendo el impacto de la transformación en el origen de los alimentos que después cocinamos y servimos", en palabras del presidente de la Acadèmia, Carles Vilarrubí.

Premio Nèstor Luján: Joan Esculies

Noticias relacionadas

El Premio Nèstor Luján, que nace este año para reconocer la labor de divulgación y apoyo al sector gastronómico por parte del periodismo especializado, ha sido otorgado a Joan Esculies, periodista e historiador. El artículo por el que el autor recibe este reconocimiento es ‘La estrella catalana de la restauración azteca’, en el que sigue la trayectoria de Dalmau Costa, exjefe de protocolo de la Generalitat y del Parlament de Catalunya durante la Segunda República, en el exilio mexicano. Publicado en el suplemento ‘Culturas’ de ‘La Vanguardia’, elaboró el reportaje a partir de la biografía del personaje escrita por Lluís Burillo y de artículos de la prensa gastronómica de la época.

Vilarrubí ha subrayado "la importancia de reconocer a todos los actores que hacen de la gastronomía uno de los motores económicos en todo el mundo". "Son unos premios que nacieron por preservar la identidad de una herencia tan íntima y propia como es la cocina de nuestro país y que establecimos para ayudar a salvaguardar una dedicación tan noble y antigua como es el oficio de cocinar. Cocinar y comer constituyen una actividad entrañable por compartir. El tiempo pasa y el mundo cambia, pero los propósitos que nos han llevado hasta aquí como Academia permanecerán inmutables al lado, y al servicio de nuestra gastronomía".