Sabor de campeonato

Unos callos que unen Madrid y Barcelona, elegidos los mejores del mundo

  • Javier Muñoz Calero, chef del restaurante madrileño Ovillo, gana el Mundial de la especialidad

Los callos del restaurante Ovillo, ganadores del Mundial de la especialidad en 2022.

Los callos del restaurante Ovillo, ganadores del Mundial de la especialidad en 2022. / Facebook

2
Se lee en minutos
EFE

Unos callos elaborados con 'mongetes' de Santa Pau, con los que el cocinero Javier Muñoz Calero, del restaurante Ovillo (Madrid), ha querido "unir" la capital y Barcelona se han alzado como los ganadores del V Campeonato Mundial de Callos, un concurso que homenajea a un plato que se guisa "en todas las regiones".

Organizado por el cocinero asturiano Pedro Martino en La Guisandera de Piñera (Madrid), han participado 14 restaurantes de 8 comunidades autónomas, demostrando que "en cada región se preparan de una forma distinta y luego cada restaurante le da su punto", ha manifestado a EFE.

Si bien en Andalucía y Galicia se cocinan con garbanzos, el jurado ha votado de forma unánime los callos de Ovillo como ganadores, por "su equilibrado sabor, su textura melosa" y la originalidad de incluir 'mongetes' de Santa Pau, una pequeñas alubias blancas muy cremosas de Cataluña que Javier Muñoz Calero descubrió cuando trabajaba con Carme Ruscalleda, la cocinera que más estrellas Michelin ha logrado en el mundo.

Javier Muñoz Calero, chef del restaurante Ovillo (Madrid), con el trofeo que le acredita como ganador del Mundial de callos de 2022.

/ EFE

"Son oro en paño, por su tamaño y su untuosidad", ha apuntado a EFE el ganador, quien tarda 48 horas en elaborar estos callos que están en la carta de Ovillo y que se ahúman "para lograr el sabor de los embutidos ahumados sin añadir pesadez" y parten de un caldo de patas y morros que genera gelatina. Con este plato, el cocinero ha querido homenajear a los callos tradicionales de Madrid y el 'capipota' catalán uniéndolos a través de esta legumbre.

"Obligatorio mojar pan en ellos", recomienda Muñoz Calero, quien en Ovillo, además de guisar comida clásica internacional, desarrolla un proyecto social en colaboración con la Fundación Raíces por la que integra a inmigrantes con desarraigo familiar, además de formar a Menas para "buscarles un porvenir". Los callos ganadores de este V Campeonato Mundial están "elaborados por muchas manos de muchas nacionalidades, porque en Ovillo no entendemos de religión, género o color de piel", subraya.

Noticias relacionadas

El jurado, compuesto entre otros por los cocineros con estrellas Michelin Javier Olleros (Culler de Pau, O Grove), Benito Gómez (Bardal, Ronda) y Benjamín Urdain (que logró las tres primeras estrellas de España con el madrileño Zalacaín), los periodistas José Ribagorda e Ignacio Medina, y el ganador de la anterior edición, Jorge Losa (Zalacaín), han degustado 14 platos de callos que han dado muestra de la versatilidad y variedad regional de esta elaboración.

Además del ganador, Han participado en esta edición los restaurantes de Madrid Saddle, Media Ración, La López, Montia, el catalán Bonanova (Barcelona), el gallego Pazo de Santa Cruz, el vasco Txitxardín, el cántabro Joseín, el balear Celler Ca'n Marron, los asturianos Castro Gaitero y Sancho La Merced (Asturias) y los castellano-leoneses Tapas 3.0 y Casa Avelino.