Cuatro categorías

Las mejores cocas de Sant Joan de este año

  • Can Plana, Cobo, Can Berta y Joan ganan en las categorías de mejor pieza de crema y piñones, de 'llardons', tradicional de frutas y creativa, respectivamente

Varias de las cocas de Sant Joan presentadas en el concurso profesional.

Varias de las cocas de Sant Joan presentadas en el concurso profesional.

Se lee en minutos
Cata Mayor

Que las cocas de Sant Joan son uno de los dulces más populares queda claro cuando se convoca el concurso profesional para elegir las mejores piezas del año: casi un centenar panaderías y pastelerías de toda Catalunya han presentado sus piezas en la tercera edición del certamen.

Ha habido cuatro categorías, reflejo de la variedad que hay en el mercado: de crema y piñones, de 'llardons', tradicional de frutas y creativa.

Newsletter Cata Mayor

Pau Arenós te cuenta cada semana los secretos mejor guardados para disfrutar del buen comer dentro y fuera de casa.

Suscríbete

Can Plana (Sant Feliu de Llobregat) se ha llevado el premio a la mejor torta de crema y piñones; la pastelería bombonería Joan (El Papiol, Barcelona) ha conseguido el galardón a la mejor torta creativa, la panadería pastelería Can Berta (Palau Saverdera, Girona) ha sido galardonada por la mejor torta tradicional de frutas, la pastelería Cobo (Espluga del Francolí, Tarragona) ha sido premiada por elaborar la mejor coca de 'llardons'. Además, Montse Expósito, estudiante de hostelería del Institut Cavall Bernat, ha conseguido el premio a la categoría Coca Novel, una división nueva este año.

Un jurado con 17 miembros

Dada la gran cantidad de cocas recibidas, el número de miembros del jurado ha sido muy numeroso: ni más ni menos que 17. Entre ellos, los chefs pasteleros ganadores del año pasado Eric Ortuño, Pachi Larrea y Juli Álvarez, el ganador de la Coupe du Monde de Pâtisserie de 2011, Jordi Bordas, la maestra pastelera de Baluard Anna Bellsolà y la copresentadora de 'Cuines' (TV-3), Gessamí Caramés.

Noticias relacionadas

La coca de Sant Joan se consume durante la verbena, el 23 de junio, para celebrar el solsticio de verano. En el origen se amasaba con forma redonda, en una reminiscencia clara de culto al sol.

Con más de 100 años de tradición, este dulce ha convertido en un clásico indispensable para esta celebración.