Dulce tradición

Menos monas de Pascua y más pequeñas

  • Las limitaciones en la cifra de participantes en reuniones y la mezcla de burbujas de convivencia lleva a los pasteleros a preparar formatos de menor tamaño

  • Pese a la crisis derivada de la pandemia, el Gremio de Pastelería de Barcelona espera vender este año casi 700.000 monas, un 5% menos que en 2019

Una mujer observa una mona de Pascua, este lunes en la pastelería Garde de Barcelona.

Una mujer observa una mona de Pascua, este lunes en la pastelería Garde de Barcelona. / Jordi Cotrina

Se lee en minutos

Cata Mayor

El Gremio de Pastelería de Barcelona encara la Pascua 2021 con optimismo y confía vender cerca de 700.000 monas artesanas, alrededor de un 5% menos que en 2019. Conscientes de las limitaciones en la cifra de participantes en reuniones y la mezcla de burbujas de convivencia, los pasteleros han preparado formatos un poco más pequeños. Como ya ha ido pasando en otras festividades recientes, la previsión es que el cliente elija unidades más pequeñas.

El sector, sin embargo, está convencido de que las ventas no tendrán nada que ver con las de hace un año, cuando la Pascua se celebró en pleno confinamiento domiciliario. Muchas pastelerías redujeron el surtido de monas u optaron por invitar a trasladar la celebración a la Segunda Pascua. Se calcula que las ventas cayeron cerca del 40%, aunque muchos padrinos las compraron 'on line', una opción que algunos establecimientos mantienen. Para el presidente del gremio, el pastelero Elies Miró (Castellterçol), "a pesar de los esfuerzos, el covi dejó muchos ahijados sin mona del año pasado. Este año la normalidad aún no es total, pero ya estamos comprobando que hay muchas ganas de mantener la tradición y volver a disfrutar de las monas artesanas y de la creatividad de los pasteleros".

Los clásicos, protagonistas

2020 también ha sido un año atípico en los cines y la falta de estrenos en la gran pantalla ha dejado sin nuevos personajes las monas de 2021. Por ello, las princesas de 'Frozen', 'Harry Potter', superhéroes, Ladybug, 'Patrulla Canina', 'Peppa Pig' o unicornios y animales de todo tipo vuelven a triunfar en las monas de los más pequeños. El videojuego 'Fortnite', 'The Mandalorian' y toda la saga 'Star Wars' y todo lo relacionado con el Barça también repiten protagonismo. Y para un público algo más adulto, monas personalizadas y de autor: diseños con moldes únicos, animales elaborados con huevos de diferentes tamaños y colores e imágenes impresas con tintas alimentarias en chocolate.

Newsletter Cata Mayor

Pau Arenós te cuenta cada semana los secretos mejor guardados para disfrutar del buen comer dentro y fuera de casa.

Suscríbete

Noticias relacionadas

Desde el gremio se recuerda que una mona artesanal de pastelería es el resultado de un trabajo artístico que implica más de tres horas de trabajo por pieza: creación de moldes, diseño de patrones para formar las figuras, trabajo con el chocolate, composición de la figura y decoración. Y con cacao de calidad, sin aditivos, ni aceite de palma, ni grasas trans o colorantes azoicos, ingredientes presentes en las monas industriales.

Una tradición centenaria

La existencia de la mona como pastel tradicional del día de Pascua está documentada desde el siglo XV. entonces se hacía con pasta de pan como base y tenía forma de roscón. Más adelante se empezaron a poner huevos duros pintados, uno por cada año del ahijado/a al que se le regalaba. Y en el siglo XIX, se empieza a hacer la mona actual, con una base de bizcocho, mantequilla y chocolate, y adornada con figuras de chocolate, fruta confitada y penachos. En los años 30, de la mano del pastelero Lluís Santapau, se extiende la tradición de modelar grandes figuras de chocolate y pastelerías de todo el país exponen sus creaciones en los escaparates. Con los años, las ventas de figuras de chocolate han superado las de monas tradicionales con pastel de bizcocho.