Examen a fondo

Las mejores hamburguesas de supermercado

  • La OCU analiza en un laboratorio 16 'burgers' frescas en bandeja elaboradas con carne de vacuno

Hamburguesas de supermercado.

Hamburguesas de supermercado.

3
Se lee en minutos
Cata Mayor

La Organización de Consumidores y Usuarios se ha dado una vuelta por los supermercados para elaborar una lista con las mejores hamburguesas frescas en bandeja que tienen a la venta. Están elaboradas con carne de vacuno, aunque no sabe igual ni tiene las mismas propiedades nutritivas de un filete de ternera.

Raramente, este tipo de hamburgesas frescas de supermercado tienen solo carne picada como único ingrediente. En general, llevan un preparado que, además de la carne, contiene otros productos alimenticios, condimentos o aditivos: cebolla, soja, arroz y maíz, alguna especia como la pimienta, azúcar en forma de dextrosa, glucosa o lactosa. Y mucha sal. Además, ninguna hamburguesa está libre de aditivos.

La categoría 'burger meat'

Es más, existe una categoría de preparado de carne que se denomina 'Burger meat': hamburguesas que llevan como mínimo un 4% de cereales u hortalizas. A estas hamburguesas se les permite, además, llevar sulfitos como conservantes. Las personas sensibles a los sulfitos deben tenerlo en cuenta. 

¿Cómo saber si la carne de la hamburgesa es de buena calidad si ya está picada y mezclada con otros ingredientes y aditivos? Pues en un laboratorio. Allí llevó la OCU 16 hamburguesas frescas de supermercado para analizarlas hasta el último detalle con tres pruebas. Una, para determinar la relación colágeno-proteínas: "Si la hamburguesa tiene colágeno en cantidad abundante, es señal de que se ha picado carne con muchos tendones, de calidad comercial baja". Han encontrado muchas diferencias de calidad entre los productos analizados.

Sin restos de de carne de caballo

La segunda prueba sirve para medir la cantidad de calcio presente en la carne: si es alta, podría ser muestra de que la carne se ha separado mecánicamente (está prohibido por el problema de las vacas locas). "En nuestro análisis, los valores máximos encontrados están en línea con lo esperado en una carne de vacuno. No hay problemas en este sentido", tranquiliza la OCU.

Y la tercera, para comprobar si toda la carne es de vacuno. Dado que en años anteriores habían detectado carne de caballo mezclada con carne de vacuno, la búsqueda por la técnica de PCR no halló más que carne de vacuno.

Newsletter Cata Mayor

Pau Arenós te cuenta cada semana los secretos mejor guardados para disfrutar del buen comer dentro y fuera de casa.

Suscríbete

Estas hamburguesas son nutricionalmente peores que los filetes de ternera. De media, presentan más del doble de grasa (13,6% frente al 6%), menos proteínas (16,9% frente al 19%) y más hidratos de carbono (de hecho, no aparecen en la carne de vacuno, pero sí en las hamburguesas, alrededor de un 2% en forma de azúcar o almidón"), y mucha sal (de media, 1,46 gramos por cada 100 gramos de 'burger').

Noticias relacionadas

Un panel de expertos ha valorado las hamburguesas en crudo y cocinadas, y ha destacado tres de ellas "por estar muy ricas". Una buena hamburguesa, según los degustadores, debe tener color rojo vivo y olor esperado a carne cuando está cruda. Tras el cocinado, debe mantener la forma, tener un color y olor característicos de carne cocinada, sin olores extraños, y en boca debe ser jugosa y tierna, con ausencia de retrogustos extraños.

Tras analizar y comparar 16 hamburguesas frescas de vacuno, la OCU destaca por sus buena relación calidad-precio la hamburguesa El encinar de Humienta (8,19 €/kg). En el extremo opuesto, la peor valoración global es para la Lidl Raza Frisona (6,04 €/kg) por su carne pobre en proteínas y rica en colágeno, y además por problemas puntuales de higiene. Para ver los resultados completos del análisis, consulta el comparador de la OCU.