DIETA NECESARIA

El precio a pagar por ser celiaco

El colectivo reclama que se aplique en los Presupuestos una rebaja del IVA a los productos sin gluten

El sobrecoste en la cesta de la compra que afrontan actualmente se sitúa en torno a los 910 euros

Productos sin gluten en el último salón Alimentaria, en Barcelona.

Productos sin gluten en el último salón Alimentaria, en Barcelona. / Ricard Fadrique

Se lee en minutos

Eduard Palomares

Siempre se dice que, para alcanzar el éxito, hay que pagar un precio determinado. Y esto puede ser algo justo cuando se trata de una elección. Las personas celiacas –una enfermedad crónica inflamatoria y autoinmune causada por la ingesta de gluten– no tienen esa capacidad de escoger, ya que tienen que pagar un coste extra sí o sí para seguir adelante con su vida. En concreto, unos 75 euros al mes o 910 euros al año según el último informe de la Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE). Por eso, la Associació Celíacs de Catalunya reclama que en los próximos Presupuestos Generales del Estado se incluya la rebaja a un IVA superreducido (del 4%) de los productos alimentarios sin gluten.

De no ser así, las personas que sufren esta patología seguirán haciendo frente a un sobrecoste por desayunar algo tan habitual como, por ejemplo, pan con tomate y jamón. La diferencia es más que evidente, porque medio kilo de pan de payés sin gluten cuesta 7 euros, mientras que uno con se sitúa entre 1,40 y 2 euros. Si les apetece algo dulce y quieren preparar en casa un bizcocho, la diferencia de precio puede situarse en 3,70 euros, ya que la harina de repostería sin gluten cuesta 4,15 euros frente a 1,13 euros, y la levadura, 0,92 frente a 0,50 euros. Y la diferencia en un plato tan habitual como los espaguetis rondaría un euro (0,77 de la pasta y 0,20 del queso rallado).

El pan con tomate es un placer más caro para los celiacos.

La dieta sin gluten, más cara

Tres ejemplos de recetas tan comunes que, día a tras día, generan un coste extra que tiene que pagar una persona celiaca simplemente para alimentarse. “El único tratamiento existente para la enfermedad celiaca es la dieta sin gluten, que debe realizarse de forma estricta durante toda la vida una vez diagnosticada la enfermedad, ya que esta patología hoy por hoy no tiene cura”, remarcan desde la Associació Celíacs de Catalunya, a la vez que recuerdan que la enfermedad afecta a 470.000 personas en España (el doble de mujeres que hombres) aunque con una tasa de diagnóstico muy baja. Según el estudio de la FAPE, la mayor diferencia de precio se encuentra en las harinas panificables, el pan de molde y los productos para desayuno, como los cereales.

Ante ello, piden que los productos alimentarios sin gluten elaborados específicamente para personas celiacas tributen un IVA del 4%, considerándose producto de primera necesidad, y no al 10% actual. Sería el caso de las papillas, las harinas de cereales, la pasta seca, los panes especiales, cereales para el desayuno y la repostería, todos ellos en su versión sin gluten. Productos, la mayoría de ellos, que se deben encontrar en secciones de dietética, herbolarios, farmacias o tiendas especializadas con precios más elevados que los de cualquier supermercado. Y es que el gluten es uno de los ingredientes favoritos de la industria alimentaria para añadir de manera artificial esponjosidad y elasticidad.

Ayudas directos a celiacos

Te puede interesar

Actualmente, solo los panes comunes y harinas panificables sin gluten cuentan con tipo impositivo superreducido, pero esto no se aplica a los panes considerados especiales, como pan integral, pan de Viena, pan rallado, pan de molde, regañás, picos… Por ello, la reclamación del colectivo es simple y llana: “Es necesario implantar programas de ayuda directa a nivel estatal y una deducción del tipo impositivo del IVA en los productos específicos para personas celiacas, para disminuir  o compensar la diferencia de precio que suponen los productos específicos respecto de sus homólogos con gluten”. La cuestión es si el Congreso sabrá (o querrá) encontrar la partida presupuestaria necesaria para ello.

Veritas da el primer paso

A la espera de decisiones políticas –que suelen ser lentas–, algunas iniciativas privadas ya contemplan la reclamación de las asociaciones de celíacos. Por ejemplo, la cadena de supermercados ecológicos Veritas ha decidido ofrecer hasta 120 euros anuales a las personas celiacas en concepto de ayuda para la adquisición de productos sin gluten. Una decisión que se enmarca en el proyecto ‘Provoquemos un cambio’, que ha impulsado juntamente con la Associació Celíacs de Catalunya, la Asociación de Familias Numerosas de Catalunya y el Col·legi de Dietistes-Nutricionistes de Catalunya.