trago popular

Secretos, verdades y mentiras del vermut

Tres expertos desvelan muchos detalles de esta bebida que quizá no conozcas

Dos vasos de vermut rojo, el más vendido en España.

Dos vasos de vermut rojo, el más vendido en España.

1
Se lee en minutos
Ferran Imedio
Ferran Imedio

Periodista

ver +

El vermut sigue de moda, pero aún hay quien apenas sabe de él. Por ejemplo, que en la grandísima mayoría de los casos solo se hace a partir de vino blanco. Según las hierbas y especias usadas en la elaboración, el color será rojo (el más vendido en España) o blanco (el más vendido en el resto del mundo). ¿Lo sabías?

Hemos hablado con los expertos Carlos Muñecas, de Vermut Zarro, el periodista Josep Sucarrats y Miquel Àngel Vaquer, de la bodega Casa Mariol, ambos coautores del libro 'Teoría y práctica del vermut'.

UNA VERDAD

UNA VERDAD"Todos llevan azúcar o edulcorante, esencial para contrastar el amargor de las hierbas. No hay ley que regule la cantidad de azúcar pero sí la que precisa la graduación alcohólica: entre 14,5 y 21 grados", explica Vaquer.

UNA MENTIRA

UNA MENTIRAEl sabor depende del número de hierbas y botánicos. Falso. Depende de su calidad y su combinación. "Nosotros maceramos e infusionamos las hierbas una a una y por separado", explica Muñecas. El envejecimiento, que es clave, potencia el sabor equilibrando aromas y modera el amargor.

UN APUNTE

UN APUNTEMuchos toman el vermut como aperitivo, pero hay quien lo prefiere tras comer, como digestivo. Al tener una graduación moderada aumenta la secreción gástrica (abre el apetito) pero también ayuda a digerir alimentos. "Mejor si es reserva", aconseja Vaquer.

DOS SECRETOS

DOS SECRETOSHipócrates lo usaba en el 400 a. C. "Y vermut viene del término 'wermut', ajenjo en alemán, que siempre se halla en su receta", recuerda Sucarrats.

Noticias relacionadas

UN CONSEJO

UN CONSEJOMuñecas recomienda potenciar el amargor del vermut rojo con una rodaja de naranja, pomelo o mandarina. "Los osados pueden añadir ginebra si quieren que sea más seco". Los amantes del toque cítrico y vainillado del blanco disfrutarán con una rodaja de limón, piña, fresa, grosella o frambuesa.