• Viernes 5 junio 2020, 09:35 h

elPeriódico.com

Regístrate | Iniciar sesión

PROBLEMAS SANITARIOS

El fémur roto, el pasillo y la conciencia

Jueves, 8 de diciembre del 2011 M. Ángeles Alonso Pola (Barcelona)

El 26 de noviembre mi madre, de 94 años, se cayó y se fracturó el fémur y el hombro. Creímos con toda inocencia que en el Hospital de Sant Pau nos atenderían enseguida, pero aunque debe ser operada de ambas fracturas, nos dijeron que eso no sería posible hasta el 9 o 10 de diciembre por falta de quirófano. Y tampoco había habitaciones libres. Al terrible dolor físico y psíquico de mi madre, se unió mi impotencia ante la situación. Constaté que en la misma sala (urgencias de traumatología) había quirófanos cerrados y camas vacías. A mi madre la dejaron donde, al cabo de tres días, seguía estando: en un pasillo. Atada para que no tirara de las sondas, rabiando de dolor o drogada por los calmantes, apenas comía, apenas hablaba, y cuando lo hacía decía cosas sin sentido, propias de una demencia que no padecía tres días antes. Y lo peor de todo: estaba sola. A mí no me permiten estar con ella más de dos horas al día, de pie, a su lado, en el pasillo. Ha necesitado tres transfusiones de sangre, pues sus heridas sangran internamente y le han causado una anemia. En su misma situación, esperando habitación y quirófano en el pasillo, hay decenas de enfermos sometidos al trajín de un lugar de paso de un hospital precioso y nuevo, pagado entre todos y perfectamente equipado. Los médicos y las enfermeras, que la atienden con la toda la humanidad de que son capaces, tampoco creen lo que ven. No dejo de pensar en las madres del señor Mas y del señor Ruiz. Señores: les pido, por favor, que abran los ojos, que escuchen el clamor de los enfermos y restablezcan los servicios que han eliminado. Su política de recortes mata a la gente. Se me parte el corazón ante una situación tan injusta y degradante. No me gustaría estar en la conciencia de los señores Mas y Ruiz.



Si quiere debatir sobre este tema, escríbanos aquí

EL PERIÓDICO publica opiniones, réplicas y sugerencias de interés general, respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas enviadas podrán ser extractadas. Aun así, resulta imposible publicarlas todas. Para publicarlas, EL PERIÓDICO se reserva la posibilidad de pedir datos adicionales como DNI, domicilio y teléfono con el fin de contrastar su contenido y la identidad del autor. No se mantendrá correspondencia por correo electrónico ni se atenderán visitas o llamadas telefónicas sobre cartas o comentarios no publicados en cualquiera de los soportes de EL PERIÓDICO.
QUEJAS: Los lectores pueden expresar sus quejas al diario o bien al Consell de la Informació de Catalunya (CIC). Al CIC solo cuando consideren que se han vulnerado los principios recogidos en el Código Deontológico, por el tratamiento que dan los medios informativos sobre los diferentes temas. Pueden dirigirse al Consell de la Informació de Catalunya llamando al 93 317 19 20.