• Viernes 14 agosto 2020, 20:14 h

elPeriódico.com

Regístrate | Iniciar sesión

EL MODELO LINGÜÍSTICO

Una norma anticonstitucional

Sábado, 13 de abril del 2013 Juan J. Sánchez (Cornellà de Llobregat)

Estoy estupefacto. Soy jurista. Cuando estaba en la facultad de derecho de la UAB tuve profesores eméritos y reconocidos como el Dr. Manuel Gerpe o el Dr. Francesc de Carreras. Nos daban derecho Constitucional y ellos me enseñaron que ya los romanos se dieron cuenta de que para poder organizar un país era necesario un cuerpo jurídico, es decir, lo que vienen a ser unas normas de convivencia, y como no, comerciales, que dotaran a los ciudadanos del antiguo imperio romano de seguridad jurídica. O lo que viene a ser lo mismo, evitaba que aquello se desorganizara y cada cual hiciese lo que le viniese, con el resultado lógico del caos y de la anarquía. Lógicamente surgían siempre controversias, que eran resueltas por magistrados que eran respetados. Y aquí tenemos el problema: para los romanos, era evidente que las resoluciones de los jueces debían de ser cumplidas, porque lo contrario llevaba a la anarquía.
Esto que parece tan evidente parece haber sido olvidado por el Gobierno de Catalunya, algunos medios de comunicación y también por muchos ciudadanos. Desde que se implantó el sistema de normalización lingüística, vengo diciéndoles a mis familiares y amigos que algún día habría una sentencia que declarara la anticonstitucionalidad de la norma. Me tomaron por loco e iluminado pero la sentencia ahí la tenemos, porque dicha ley, aunque a muchos no les guste, era anticonstitucional. Discriminaba por razón de idioma y así se probó y dictaminó. Se había dado un paso atrás en el bilingüismo real, y por razones políticas se nos vendió a todos que esto era muy bueno.

El descenso de la capacidad de expresión escrita en ambas lenguas de los chicos en los últimos años ha caído en picado. Hay informes internacionales que critican el sistema por discriminatorio, y no se informa de esto y de otras tantas cosas¿ No soy del PP, no soy de C¿S ni del PSC ni de nada, ni siquiera tengo hijos, así que en el fondo me da igual el idioma que se use en la escuela, pero por favor, dejen ya de mentirle a la gente. Díganles la verdad: que es una ignominia que ningún Gobierno que se precie pueda ni plantearse no acatar una resolución judicial. Que sí, que es justo que una clase entera haga la mitad de las clases en un idioma y la otra, en el otro, y lo que no era justo es que ese chico fuera privado de poder ser escolarizado también en su lengua materna. Digan que 13 fueron las familias que se pudieron gastar el dinero y el tiempo en un abogado y demandar a la Generalitat, pero que hay mucha más gente que desea esto, sobretodo en poblaciones como Cornellà, L¿Hospitalet, El Prat, Santa Coloma, Badalona, etc. Digan, por favor, que tan legitimas son las opiniones de un señor de Campdevànol como de uno de Singuerlín y, por favor, digan que es una vergüenza que tengamos que estar hablando de esto cuando en Catalunya hay gente que esta noche no va a cenar, ni este mediodía ha podido comer, porque no tenía nada que llevarse a la boca. O bien podemos seguimos la senda del 'Mesias' Mas, a ver a que precipicio nos lleva.



Si quiere debatir sobre este tema, escríbanos aquí

Participa

Decisión del TSJC sobre el catalán en la escuela

¿Crees que una clase entera tiene que cambiar el idioma si la familia de un alumno lo pide?

EL PERIÓDICO publica opiniones, réplicas y sugerencias de interés general, respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas enviadas podrán ser extractadas. Aun así, resulta imposible publicarlas todas. Para publicarlas, EL PERIÓDICO se reserva la posibilidad de pedir datos adicionales como DNI, domicilio y teléfono con el fin de contrastar su contenido y la identidad del autor. No se mantendrá correspondencia por correo electrónico ni se atenderán visitas o llamadas telefónicas sobre cartas o comentarios no publicados en cualquiera de los soportes de EL PERIÓDICO.
QUEJAS: Los lectores pueden expresar sus quejas al diario o bien al Consell de la Informació de Catalunya (CIC). Al CIC solo cuando consideren que se han vulnerado los principios recogidos en el Código Deontológico, por el tratamiento que dan los medios informativos sobre los diferentes temas. Pueden dirigirse al Consell de la Informació de Catalunya llamando al 93 317 19 20.