• Domingo 21 julio 2019, 17:44 h

elPeriódico.com

Regístrate | Iniciar sesión

ADMINISTRACIÓN PÚBLICA

Los bomberos ya somos como una empresa privada

Domingo, 4 de enero del 2015 Pablo M. Castro (Castelldefels)

Un nuevo año en mi destino de bombero en Sant Boi de Llobregat, el quinto sin plaza fija pese a que soy funcionario. En medio del silencio mediático, la crisis y los recortes, asistimos  a un cambio de modelo que avanza lenta pero inexorablemente. Los concursos de traslado han desaparecido. Hemos convertido en norma la excepción, y el destino temporal en indefinido. Hace seis años que solo tienen lugar cambios excepcionales de destino y en forma de permuta de trabajadores, los llamados concursillos de destino. Es solo la última etapa de algo fraguado lentamente. La estructura de mando de bomberos emula a la empresa privada y ha sustituido progresivamente las plazas asignadas mediante oposición o concurso por puestos de libre designación (sí, a dedo). La concentración de poder de toda la estructura es muchísimo mayor que hace 20 años. El cargo político al mando de nuestro departamento (un abogado con carnet de partido) puede rebajar el sueldo de manera inmediata al 95% de su plantilla técnica, un centenar entre  subinspectores e inspectores. El resultado es sencillo: una cúpula más gobernable en el periodo de mayor malestar y precariedad desde la fundación como cuerpo catalán. El precio: la ausencia de autocrítica. No escuchará usted debates, ni se cuestionarán actuaciones. Tampoco se publicarán datos ni estadísticas que puedan apuntar a una reorientación en la gestión y el sistema de trabajo. Si Piketty parece haber demostrado que el capital se concentra con más rápidez de lo que la economía crece, Bomberos enseña que los organigramas de inspiración privada concentran su poder hasta anular la crítica interna. El 2015 será el año de los bomberos interinos. Trabajadores temporales con menos derechos que análogos de la empresa privada. Veremos  cómo la clase media desaparece en Bomberos. Opulentos directivos contra trabajadores precarios sin contrato ni destino fijo. Son los tiempos, supongo. 



Si quiere debatir sobre este tema, escríbanos aquí

EL PERIÓDICO publica opiniones, réplicas y sugerencias de interés general, respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas enviadas podrán ser extractadas. Aun así, resulta imposible publicarlas todas. Para publicarlas, EL PERIÓDICO se reserva la posibilidad de pedir datos adicionales como DNI, domicilio y teléfono con el fin de contrastar su contenido y la identidad del autor. No se mantendrá correspondencia por correo electrónico ni se atenderán visitas o llamadas telefónicas sobre cartas o comentarios no publicados en cualquiera de los soportes de EL PERIÓDICO.
QUEJAS: Los lectores pueden expresar sus quejas al diario o bien al Consell de la Informació de Catalunya (CIC). Al CIC solo cuando consideren que se han vulnerado los principios recogidos en el Código Deontológico, por el tratamiento que dan los medios informativos sobre los diferentes temas. Pueden dirigirse al Consell de la Informació de Catalunya llamando al 93 317 19 20.