Alergia a los ácaros del polvo: cómo prevenirla, síntomas y tratamiento

Alergia a los ácaros del polvo: cómo prevenirla, síntomas y tratamiento
2
Se lee en minutos

A estas alturas del otoño ya estarán puestos en las camas las mantas y edredones para protegerse del frio nocturno. Probablemente también las alfombras para dar más calidez al hogar.

Y también con toda probabilidad algunos estén empezando a experimentar los síntomas de la alergia a los ácaros. Por que durante estos meses estos artrópodos de minúsculo tamaño que les hace totalmente imperceptibles se sienten muy cómodos en los lugares, cálidos y húmedos.

Te puede interesar: Celiaquía, no es una alergia, es una enfermedad

Entre las más de 30.000 especies de ácaros, los que nos provocan alergia son los llamados ácaros del polvo doméstico (Dermatophagoides).

Como explican desde la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), este tipo de artrópodos «crecen en ambientes con una humedad superior al 70% y a una temperatura óptima en torno a los 25ºC». Están presentes en cualquier lugar, pero son las zonas costeras donde más proliferan.

Su forma de subsistir es alimentándose de «residuos orgánicos, sobre todo restos de piel muerta, por lo que se encuentran fundamentalmente en colchones, mantas, almohadas, alfombras, moquetas y muebles tapizados».

Síntomas de la alergia a los ácaros

Los ácaros del polvo pueden producir distintas reacciones alérgicas en función de por donde acceda ‘bichito’ a nuestro organismo.

  • Conjuntivitis alérgica: en estos casos el paciente sufrirá un intenso picor de ojos, lagrimeo o sensación de ardor o de tener algo en el ojo. Además, se puede producir un enrojecimiento de este.

  • Asma alérgica: tos, dificultad para respirar, opresión en el tórax y pitos en el pecho, son las molestias más habituales.

  • Rinitis alérgica: los ácaros del polvo domestico van a provocar la inflamación de la mucosa nasal, lo que se va a traducir en picor nasal, estornudos, mucosidad por lo general acuosa y congestión o taponamiento nasal.

Tratamiento para la alergia a los ácaros

Los expertos en alergología distinguen dos tipos de tratamiento. Por un lado, aquellos destinados a tratar los síntomas de la alergia, bien sean de conjuntivitis, rinitis o asma. Por otro lado, se encontraría la inmunoterapia para tratar la alergia en sí.

Cómo evitar la proliferación de los ácaros

Si sabemos que somos alérgicos a los ácaros, lo mejor que podemos hacer es huir de ellos. Y aunque esto no siempre es una tarea fácil, desde la SEIAC nos facilitan algunas medidas preventivas que pueden resultar fundamentales para «controlar la aparición de los síntomas».

  • Por mucho que nos gusten, si alguien en la casa es alérgico a los ácaros de polvo lo mejor es retirar alfombras y moquetas.

  • También es conveniente evitar, en la medida de lo posible, la acumulación de algunos de los objetos preferidos de los ácaros, como las mantas, los muñecos de peluche o los libros.

  • Probablemente no sean muy usados, pero los alergólogos recomiendan descartar colchones y almohadas de lana.

Noticias relacionadas
  • Están disponibles a la venta fundas para colchones y almohadas anti-ácaros.

  • Tanto las sábanas como las mantas deberían ser lavadas una vez a la semana con agua caliente.

  • Lo más recomendable según los expertos es mantener la humedad relativa del aire por debajo del 60%.

  • No usar humidificadores.

  • Reducir al mínimo el tiempo que pasamos en lugares con ambientes húmedos o «que hayan permanecido cerrados durante largo tiempo (sótanos, bodegas, trasteros, etc.)».