Día Mundial del Cerebro: Claves para mantenerlo sano y en forma

Día Mundial del Cerebro: Claves para mantenerlo sano y en forma
3
Se lee en minutos

Cada 22 de julio, se celebra el Día Mundial del Cerebro con el fin de concienciar acerca de las enfermedades neurológicas.

Este año, se ha dedicado a una afección que afecta a unas 55.000 personas en España: la esclerosis múltiple.

Te puede interesar: Esclerosis Múltiple: la primera causa de discapacidad entre los jóvenes de 20 a 40 años

Bajo el lema «Detener la esclerosis múltiple«, esta no es el único trastorno señalado en esta fecha.

Hay más de 600 enfermedades de origen neurológico que se originan en el sistema nervioso y tan importante es tratarlo como prevenirlo.

Las patologías más comunes

Entre este gran número de afecciones, hay algunas que son las más habituales entre la población.

Por ejemplo, el Parkinson o el Alzheimer, que provocan un deterioro progresivo del sistema nervioso y la muerte neuronal.

También destaca por afectar a cientos de miles de personas la epilepsia, una patología que se debe a un funcionamiento desequilibrado de los grupos neuronales.

En este caso, estos se encuentran hipersensibilizados y reaccionan de forma anómala a la estimulación provocando crisis severas en quienes la padecen.

Según los últimos datos de Down España, unas 34.000 personas sufren este síndrome en el país. Un número preocupante que hace que aparezca en esta lista.

Esta enfermedad tiene su origen en factores genéticos que alteran el funcionamiento y morfología del cerebro.

Por último, una de las más conocidas y la más frecuente, ya que afecta a unos cinco millones de personas: la migraña.

Sus síntomas son claros, se presenta como un tipo de dolor de cabeza recurrente de intensidad variable. Produce una sensación punzante en uno de los lados de la cabeza.

Un avance preocupante

La Sociedad Española de Neurología (SEN) estima que un 16% de la población puede padecer algún trastorno neurológico.

Esto se traduce en que unos 7 millones de personas en España podrán padecer algún tipo de enfermedad cerebral a lo largo de su vida.

Debido a estos datos, la SEN recomienda mantener hábitos saludables para el cerebro desde edades tempranas, algo que pretenden inculcar con el Día Mundial del Cerebro.

El objetivo no es sólo cuidar de este órgano, sino tener una mayor posibilidad de envejecer sin secuelas neurológicas.

Y es que, ya está más que demostrado que tener malos hábitos en edades medias de la vida pueden tener su repercusión décadas después.

Así, se podrían generar problemas cerebrovasculares o incrementaría considerablemente el riesgo de demencia.

¿Se pueden prevenir las enfermedades que afectan al cerebro?

Hay diversas fórmulas que pueden ayudar a frenar el número de personas que sufren esas tan frecuentes patologías que se han mencionado.

Lo que se debe aclarar es que un cerebro sano es aquel que funciona de forma óptima para la edad y las circunstancias de la persona. Y ese es el objetivo a conseguir.

La actividad física, así como cualquier tipo de actividad social, es decir, que implique estimulación cognitiva, son esenciales para un correcto funcionamiento de este órgano.

De este modo, mantenerse activo intelectualmente realizando actividades que activen la actividad cerebral (escribir, leer, hacer crucigramas, bailar) es muy beneficioso.

Como se ha señalado, potenciar las relaciones sociales y tener una actitud positiva frente a la vida puede cambiar y mucho el estado de nuestro cerebro.

Asimismo, practicar ejercicio físico moderado de forma regular y evitar el sedentarismo es lo ideal para un bienestar general.

El mismo beneficio tiene llevar una dieta equilibrada, evitando el sobrepeso. La dieta mediterránea tradicional es la ideal para el cerebro.

También se debe dormir con un sueño de calidad y con una duración adecuada, entre 7 y 9 horas diarias.

Noticias relacionadas

En muchas ocasiones controlar los factores de riesgo vascular (tensión arterial, diabetes o hiperglucemia) puede prevenir daños en el cerebro.

Por último, siempre se debe proteger el cerebro contra las agresiones físicas del exterior mediante la utilización del casco o del cinturón de seguridad.