Cómo prevenir los hongos en los pies

Cómo prevenir los hongos en los pies
2
Se lee en minutos

La piscina se convierte en lugar ideal de encuentro y ocio para aguantar las altas temperaturas. Hasta aquí todo bien. Pero los podólogos advierten que los hongos son también unos grandes «amantes» de estos entornos y aprovechan la desnudez de los pies para agarrarse a ellos.

Según los datos que aporta el Colegio Oficial de Podólogos de Castilla-La Mancha (COPCLM), el 15% de la población mundial sufre de hongos en los pies. La afección más común que producen es el «pie de atleta» llamada también tiña podal.

Te puede interesar: Cómo cuidar tus pies en verano

Para los podólogos manchegos, los hongos colonizan nuestros pies debido a varias razones:

  • Usar de forma generalizada calzado deportivo o no adecuado.

  • Usar calcetines hechos con materiales que no dejan que el pie transpire.

  • Realizar deportes que favorezcan que el pie esté permanentemente húmedo.

  • Exceso de sudor.

  • Andar descalzo en lugares públicos, en condiciones de calor y humedad, como las piscinas, saunas, duchas…

  • No cuidar la limpieza de nuestros pies.

  • Enfermedades como la diabetes o tener problemas de circulación favorece este tipo de patologías.

  • Consumo de antibióticos y/o corticoides.

Qué molestias provocan los hongos

Una vez que estos microorganismos ya han encontrado acomodo en los pies, los signos de su colonización que podemos experimentar son según el COPCLM:

  • Aparición de un sarpullido entre los dedos.

  • Escozor y picor.

  • Se puede ver la piel descamada e incluso agrietada.

  • Mal olor.

  • Uñas que cambian de color o de grosor.

  • La zona afectada puede llegar a inflamarse y aparecer vesículas.

10 pautas para prevenir los hongos

Aunque este tipo de infecciones cutáneas no conllevan gravedad si que son muy molestas para el que las padece.

Noticias relacionadas

Por eso, los especialistas del Colegio Oficial de Podólogos de Castilla-La Mancha facilitan un decálogo de consejos con el que evitar la infección por hongos.

  • Lo primero, mucha higiene. Cuando te duches no te olvides de darles con un poco de jabón a tus pies.

  • Una vez limpios no olvides secarlos bien. Recuerda pasar la toalla entre los dedos de los pies.

  • La elección de los zapatos que usamos también es una cuestión importante. Lo mejor es optar por calzado fabricado con materiales que permitan que el pie transpire.

  • Tanto si por un exceso de sudoración o por otras causas, los zapatos o zapatillas se humedecen procura que se sequen completamente antes de volver a usarlos.

  • Los calcetines siempre fabricados con tejidos transpirables, como el algodón.

  • Aunque sea a veces incómodo no olvides llevar siempre chanclas o sandalias cuando camines por zonas comunes.

  • Nada de compartir calzado ni toalla con otros. Los hongos son muy efectivos a la hora de contagiar a otra persona.

  • En casa también extrema la higiene. Limpia el baño habitualmente, en especial el plato de ducha y la bañera.

  • Si tienes diabetes o alguna enfermedad autoinmune sé especialmente precavido.

  • Y como ya conoces los síntomas, en cuanto que sientas u observes alguna anomalía en tus pies acude a la consulta del podólogo para que te indique el tratamiento más adecuado.