Día Mundial del Océano

Demandan mayor transparencia en los productos del mar y la propiedad de los buques

Coincidiendo con el Día Mundial del Océano, el próximo día 8, una treintena de investigadores constituyen el Grupo Español de Expertos en Ecosistemas de Carbono Azul

La Declaración de Barcelona reclama acciones urgentes para frenar la contaminación del océano

Praderas marinas de carbono azul.

Praderas marinas de carbono azul. / CEAB-CSIC

Glòria Ayuso

Glòria Ayuso

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Los ecosistemas marinos y las comunidades pesqueras que cumplen la ley son las principales víctimas de la pesca ilegal, un problema que se extiende en todo el mundo. Para proteger el océano de la sobreexplotación, asociaciones como Oceana reclaman que se establezca una mayor trazabilidad de los productos del mar que se consumen, especialmente los procesados como las sardinas o las latas de atún.

Actualmente, la UE no requiere en estos productos de pesca procesados la identificación de información como la especie, el origen, el arte de pesca y el método de producción, según explica la organización en un comunicado que ha difundido coincidiendo con el Día Internacional contra la pesca ilegal, el 5 de junio, y el Día Mundial del Océano, el próximo día 8.

Revelación de identidad

Favorecer una mayor transparencia es una de las demandas clave de las organizaciones que velan por los ecosistemas marinos. Los propietarios de barcos que realizan actividades sin seguir una reglamentación suelen registrar los buques pesqueros en países fuera de la Unión Europea.

La pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, indica la organización, "está vinculada a otros delitos transnacionales como la evasión de impuestos, el lavado de dinero, el contrabando y las violaciones de los derechos humanos". Para sacar a la luz esta realidad oculta, reclama que los estados miembro de la UE revelen la identidad de dichos propietarios de los barcos de pesca ilegales.

Recuperación natural

Coincidiendo además con la celebración, el 8 de junio, del Día Mundial del Océano, la organización Oceana reclama la restauración de las pesquerías y la protección de los hábitats marinos, reduciendo la presión pesquera para permitir la recuperación natural de los peces, "en paralelo con la asignación de cuotas más altas a la pesca artesanal que crea más empleos".

Asimismo, reclama un mayor compromiso para la protección y restauración de los hábitats marinos para aumentar la resiliencia del océano ante la crisis climática, teniendo en cuenta que los hábitats de carbono azul aumentan la absorción de carbono y actúan como barreras contra las tormentas.

El investigador del CEAB-CSIC, Miguel Ángel Mateo, realizando una observación de campo en una pradera de posidonia.

El investigador del CEAB-CSIC, Miguel Ángel Mateo, realizando una observación de campo en una pradera de posidonia. / CEAB-CSIS

Expertos en carbono azul

Precisamente, una treintena de investigadores en disciplinas como la biología, la ecología, la economía, las ciencias sociales o la administración pública han constituido el Grupo Español de Expertos en Ecosistemas de Carbono Azul, coordinado por el investigador del CEAB-CSIC Miguel Ángel Mateo y Fernando Brun, responsable de la Unidad de Carbono Azul de la Universidad de Cádiz (UCA).

Mateo destaca que el ritmo de desaparición de praderas marinas y marismas mediterráneas, entre el 1% y el 5% anual, “es alarmante". Con su pérdida, "no solo perdemos la función de enterramiento de carbono, si no otras muchas funciones como la protección de la erosión costera, la filtración de contaminantes del agua, o la de base de redes tróficas marinas”, añade. Los científicos calculan que cada año, en el planeta, se liberan unos 300 millones de toneladas de dióxido de carbono fruto de la destrucción o el deterioro de los ecosistemas de carbono azul.

Coordinación internacional

Especialistas en el papel de la vegetación litoral (marismas, manglares y praderas marinas) como sumidero de dióxido de carbono, la finalidad del nuevo grupo será promover la coordinación a nivel europeo e internacional y la difusión de proyectos de investigación y publicaciones científicas relacionadas con la ciencia del carbono azul. Uno de los aspectos en los que se pretende incidir es en los efectos que el cambio ambiental, tanto natural como derivado de las actividades humanas, tiene sobre la salud de estos ecosistemas de alto valor medioambiental.