DERMATOLOGÍA

Los mejores tratamientos para eliminar las manchas de la piel

La mayoría de manchas no entrañan riesgos para la salud, pero además de resultar antiestéticas, resulta fundamental diferenciarlas y conocer cómo son sus síntomas para tratarlas con eficacia

Las manchas en la piel son el resultado de la diferente alteración de la melanina y las células que la producen, los melanocitos

Las manchas en la piel son el resultado de la diferente alteración de la melanina y las células que la producen, los melanocitos

2
Se lee en minutos

Las manchas en la piel son el resultado de la diferente alteración de la melanina y las células que la producen, los melanocitos. La melanina es el pigmento que protege de los rayos solares; con la exposición al sol los melanocitos segregan más melanina. La mayoría de manchas no entrañan riesgos para la salud, pero además de resultar antiestéticas, resulta fundamental diferenciarlas y conocer cómo son sus síntomas para tratarlas con eficacia.

Estos son los diferentes tipos de alteración del pigmento en la piel que se pueden encontrar:

Efélides o pecas: Acumulaciones de pigmento de coloración pardusca, redondeadas y no uniformes que se localizan más frecuentemente en zonas fotoexpuestas como cara cuello y brazos en personas de piel blanca, intensificándose con la exposición solar, siendo por tanto más visibles en verano.

Léntigos solares: Pequeñas manchas de coloración parduzca que aparecen en cualquier zona del cuerpo y que a diferencia de las pecas no cambian de color con la exposición solar.

Melasma: Manchas de color marrón claro o intenso que aparecen casi exclusivamente en mujeres y que se producen o agravan en el embarazo, la toma de anticonceptivos o la menopausia. Suelen aparecer en cara, frente, mejillas y generalmente a partir de los 30 años.

Vitíligo: Ausencia de melanina que produce el blanqueamiento de zonas bien delimitadas, de distribución simétrica normalmente en las piernas y alrededor de los ojos, la nariz y la boca. Parece tener un origen autoinmune y se relaciona en ocasiones con problemas tiroideos. También existen otros tipos de manchas que pueden ser de origen vascular o secuelas de la rosácea.

¿Cuáles son las más difíciles de tratar?

La Dra. Karen Angarita, del alicantino Instituto Pérez de la Romana de Cirugía Estética y Medicina Estética, explica que “hay que tener cuidado con las manchas que aparecen o empeoran con el sol, ya que una nueva exposición agravará o hará que reaparezca el problema”. Conocer el origen del melasma puede ayudar en algunos casos a prevenir este problema, pero sobre todo explica cuál es la causa de su aparición. La doctora Angarita enumera los detonantes más habituales:

Embarazo. Alrededor de 1 de cada 10 mujeres sufrirán melasma durante el embarazo. La razón es que las hormonas propias de la gestación pueden provocar un aumento de la producción de melanina que causa la aparición de manchas en la piel.

Fármacos anticonceptivos. Un buen porcentaje de las mujeres que utilizan anticonceptivos orales padecen melasma porque estos provocan alteraciones a nivel hormonal parecidas a las del embarazo.

Noticias relacionadas

Sol. La exposición al sol sin proteger la piel produce la aparición de muchos melasmas e incluso, aunque no sea su origen, puede incrementar la intensidad de la mancha. 

Medicamentos. La ingesta de ciertos medicamentos puede producir la aparición de manchas. Si se cree que este puede ser el origen, hay que consultar con un médico si es posible cambiar el tratamiento.