29 sep 2020

Ir a contenido

GESTACIÓN

Masajes para antes y después del parto

Tras la última ampliación del centro, Etern alcanza los 400 metros cuadrados y 13 cabinas para tratamientos

Alberto González / Barcelona

Masajes para antes y después del parto

Debido a los evidentes cambios físicos que experimenta, es habitual que el embarazo provoque ciertos dolores en la mujer, en cervicales, lumbares, hombros, piernas o pies. Es por ello que, con ciertas precauciones (y especialmente a partir del primer trimestre de gestación), puede resultarle muy beneficioso un masaje que le ayude a descontracturar dichas zonas y hacer más llevadera esta preciosa experiencia. Además estos tratamientos preparto pueden contribuir también a que a las embarazadas no se le dispare la celulitis, no acumulen toxinas, no retengan líquidos y mejoren la circulación. Todo ello hará que la mujer disminuya su nivel de estrés y, por tanto, pueda descansar más relajadamente. Un bienestar y una sensación de placer que, sin duda, se transmitirá al bebé.

Pero los beneficios del masaje terapéutico también se extienden al postparto. A parte de la lógica relajación y mitigación del dolor, del estrés y la ansiedad, puede contribuir a la regulación hormonal, a la disminución de la inflamación, el fortalecimiento del suelo pélvico o la mejora de la lactancia materna.

Todos estos beneficios son los que han hecho que el masaje, aplicado a la etapa previa y posterior del nacimiento del bebé, haya experimentado un importante auge en los últimos años. Y uno de los lugares donde se ha implantado con fuerza es en Etern Wellness Clinic (calle de Arimon, 18-20). No en vano, el 80% de los clientes de este centro de Sant Gervasi son mujeres. “Aunque te sorprenderías la gran cantidad de hombres que vienen semanalmente, sobre todo los viernes, y que son fieles, por ejemplo, a nuestros masajes”, explica Patricia Muñoz. Lejos de cualquier ansia de protagonismo, la propietaria pone el acento en su equipo multidisciplinar, compuesto por una veintena de profesionales, entre los que hay esteticistas, quiromasajistas, acupuntor, fisioterapeutas o médicos. “Desde hace ocho años ofrecemos un servicio integral de belleza” en unas instalaciones que, tras varias ampliaciones, han alcanzado los 400 metros cuadrados y las 13 cabinas (una de ellas para parejas). Son salas cálidas, bien iluminadas y decoradas. Sin embargo, Muñoz prefiere poner el acento en la calidad del servicio. Es ahí donde radica el éxito del establecimiento.

Su carta incluye desde tratamientos de depilación (se utiliza láser alejandrita, que también sirve para trabajar las manchas en la piel), uñas, bronceado (solarium y caña de azúcar), maquillaje, tratamientos faciales (previa evaluación de cada caso), medicina estética, dietética, nutrición y multitud de tratamientos corporales.

A su favor también juega el amplio horario del centro, pues abre hasta las 22.00 horas entre semana (los sábados hasta las 20.00 horas) y solo descansa los domingos. Y en verano, para dar cobertura a la demanda, comienzan los servicios a las 7.30 de la mañana. “Hay que garantizar que todos estemos estupendos”, bromea Muñoz.