DILDOS Y CONSOLADORES

Juguetes para potenciar y disfrutar más del sexo

Curiosidades y posibilidades de los diversos aparatos para complementar las relaciones en pareja o mejorar los momentos de excitación en solitario

Juguetes para potenciar y disfrutar más del sexo
4
Se lee en minutos

En el tema de consoladores, las cosas están cambiando, ya que se pasa de pensar que son artilugios que aportan consuelo frente a la soledad, o ante la ausencia de un amante, para verlos como un auténtico plan A, cara a disfrutar del sexo. Hoy en día, son muchas las plataformas y asociaciones que buscan cambiar el término consolador ya que sentir deseo sexual no es una enfermedad y por ello nadie necesita ser consolado/a

Fue la enfermedad conocida como histeria femenina la que dio origen al primer consolador. A finales del siglo XIX, era muy común diagnosticar este padecimiento a las mujeres que se mostraban irritables. La ansiedad, aburrimiento y depresión, entre otros, eran los síntomas de esta supuesta dolencia. Para curarla, el doctor o la comadrona les hacían un masaje en los genitales. Cansado de masturbar a las mujeres para que se aliviaran, el médico británico Joseph Mortimer Granville patentó el primer consolador con vibración con el fin, que el mismo nombre indica, de consolarlas.

Los orígenes

El consolador también puede ser conocido como dildo. De origen anglosajón, hace referencia a todo juguete sexual con forma de pene erecto. De distintos materiales, colores y formas, han ido evolucionando y han acompañado, a quién más quién menos, en su vida sexual.

La principal diferencia entre los dildos y consoladores con los vibradores, es que los primeros no cuentan con ningún mecanismo eléctrico, mientras que los segundos sí, lo que les otorga varias ventajas como, por ejemplo, poder utilizarlo bajo el agua, la virtud de ser silencioso y tener un precio más económico.

Este complemento para la masturbación y las relaciones sexuales en pareja es cómodo e intuitivo de usar y, al mismo tiempo, muy versátil.

Tipos de consoladores y dildos

Desde su nacimiento hasta hoy, no sólo las mujeres están interesadas en comprar este tipo de juguete como estaba pensado desde su origen. Son muchos los hombres interesados en adquirirlos, para complementar las relaciones en pareja o mejorar los momentos de excitación en solitario. Es más, actualmente hay dildos para todos/as y para todas las orientaciones sexuales. Por ello, el sector erótico no ha querido quedarse atrás y actualmente ofrece todo tipo de consoladores más allá del dildo clásico con forma de pene y sin vibración.

A lo largo del tiempo este sector ha evolucionado tanto que a día de hoy podemos encontrar hasta un consolador para la doble penetración en caso de parejas homosexuales compuesta por mujeres.

Por otro lado, respecto a la estimulación anal, encontramos el plug anal, adecuado  para principiantes que, como todos los juguetes anales, tiene una base más gruesa y manejable para evitar que el juguete quede dentro.

Fantasías eróticas

Por lo que refiere a los consoladores realísticos, son un tipo de dildo muy demandados que, como muchos/as aseguran, es perfecto para disfrutar e imaginar que estás teniendo sexo con quién se quiera. De hecho, los consoladores realísticos han llegado hasta tal punto que es muy común encontrarte con réplicas exactas de penes de actores porno famosos como el de Nacho Vidal.

Y como no podría ser de otra manera, como desde su origen, los dildos para mujeres siguen a la orden del día: existen modelos vaginales grandes, pequeños para estimular el punto G (que se encuentra a 3-5 cm de la entrada vaginal), o consoladores con ventosa para poder dejar libres las manos y disfrutar del cuerpo al máximo. 

Claves para su uso

Usar un dildo o un consolador puede parecer sencillo y, de hecho, es uno de los juguetes más seguro para usar en la cama. Aun así, es necesario tener en cuenta los siguientes requisitos para disfrutar al máximo y evitar posibles molestias, dolores o reacciones alérgicas que conviertan un momento de placer en un disgusto.

En primer lugar, algo que no puede faltar en cualquier práctica, con o sin dildo, es estar lubricado/a o usar lubricante para hacer la experiencia aún más placentera.

En segundo lugar, cuando se trata de placer anal, ya sea con o sin juguetes eróticos, el uso del lubricante de base de agua y, a poder ser de un relajante anal, es imprescindible.

Finalmente, la calidad de estos juguetes es un requisito básico. La silicona, por ejemplo, es un material muy utilizado a la hora de fabricar estos juguetes, ya que garantiza un uso seguro y respetuoso con la piel y la zona íntima.

Producto de éxito

En el ámbito erótico, los dildos son juguetes muy populares. Competir con un vibrador de doble o triple estimulación, un vibrador con control remoto, un succionador de clítoris o cualquier otro juguete sexual de tecnología avanzada parece complicado y, aunque los dildos y los consoladores clásicos no tengan las propiedades que otro juguete más joven e innovador pueda tener, estos nunca pasan de moda.

Beneficios de usar un juguete sexual

Ya sea un dildo, un consolador, o un vibrador conejito, tener un juguete sexual a mano es algo que puede aportar beneficios

Para empezar, activar las hormonas del placer, ya sea con o sin juguetes eróticos es muy beneficioso para la salud, tanto a nivel físico como psicológico.

Masturbarse, con o sin juguetes sexuales, ayuda a conocerse mejor y entender cómo funcionan los genitales, aprendiendo así cómo llegar al orgasmo.

La monotonía es una tendencia que muchas veces no se sabe cómo solucionar. En el terreno sexual, los juguetes dan ese empujoncito para descubrir nuevos placeres.

Noticias relacionadas

Los juguetes sexuales están siempre disponibles para proporcionar placer y alejar el estrés y preocupaciones.

Las infecciones de transmisión sexual quedan abolidas con el uso de juguetes sexuales. Disfrutar del sexo sin preocuparnos por nuestra salud es más divertido y relajante.