Ir a contenido

SEXOLOGÍA

Ocho escenas de masturbación femenina en la gran pantalla

Ocho escenas de masturbación femenina en la gran pantalla

Las escenas de sexo suelen ser un bombazo, un recurso muy utilizado en las películas para elevar la temperatura de la sala de cine. El éxito de la trilogía de '50 sombras' habla por sí solo. Sin embargo, la masturbación (especialmente la femenina) sigue siendo un tema tabú que, en escasas ocasiones, se ha llevado a la gran pantalla. Las expertas del 'sexshop on line' Platanomelón han elaborado una lista de esos mejores momentos.

'Secretary' (2002)

Protagonizada por Maggie Gyllenhaal, la secretaria Lee Holloway comparte con la audiencia una de las escenas de masturbación femenina más magistrales de la gran pantalla. Nos sumerge en sus fantasías, dejándolas al descubierto para nosotros, invitándonos a participar en su romance con Mr. Grey mientras deja volar su imaginación ante un mundo de erotismo y sensualidad.

   

'Esta no es otra estúpida película americana' (2001)

Es una de las escenas de masturbación femenina más épica y graciosa de la gran pantalla. Un vibrador rosa que se mueve en círculos, una película romántica de fondo, una mujer disfrutando de uno de los placeres íntimos más naturales de la sexualidad y la accidental aparición del padre, el perro, el cura y hasta los abuelos con una perfecta tarta de nata que acaba manchando a todo el mundo. ¿Qué mejor regalo de feliz cumpleaños que esto?

 

'Virgen a los 40' (2005)

Beth, interpretada por la maravillosa Elizabeth Banks, decide aparecer por sorpresa en la casa de su 'mejor amigo' Andy pasar una velada muy burbujeante que acaba siendo, en realidad, una escena de masturbación femenina ante la virgen mirada de su compañero que descubre los dulces y mágicos poderes del agua.

 

'Cisne negro' (2010)

Nina –interpretada por la majestuosa Natalie Portman– desea ser la mejor bailarina que haya existido jamás. Pero, para conseguirlo, su coreógrafo le recomienda que “se suelte un poco”, así que Nina decide abandonarse al placer más puro y natural bailando entre las sábanas y dejándonos una gran escena para recordar.

 

'But I’m a cheerleader' (1999)

La inocencia de una joven Natasha Leyonne le llevan a hacer un descubrimiento sexual ligado a la masturbación femenina, de la mano de una de sus compañeras que disfruta de la autoestimulación para dar rienda suelta a sus fantasías nocturnas con un ruidoso y luminoso juguetito.

 

'Sólo Dios perdona' (2013)

Imagínate sentad@ en una silla, atad@ de manos viendo como alguien se masturba, de forma muy sensual, en frente de ti. Y tú solo debes limitarte a mirar. Esta es la escena que Mai –protagonizada por la conocida Rhatha Phongam– le hace vivir (y juzgando por su cara, sufrir) al mismísimo Ryan Gosling en esta erótica escena.

 

'Átame' (1989)

¡Un placer sumergible! En esta toma, fiel al estilo de Almodóvar, la protagonista disfruta de un baño muy placentero con una escena de masturbación femenina poco usual en la gran pantalla: un submarinista de juguete se encarga de darle placer a su protagonista.

 

'La forma del agua' (2017)       

Y no podíamos terminar este artículo sin incluir la más reciente y brillante representación de la masturbación femenina en la gran pantalla. Pertenece a la película 'La forma del Agua', donde la protagonista Elisa comienza su día (o más bien su noche, ya que es cuando empieza su jornada laboral) hirviendo huevos, limpiando sus zapatos y masturbándose bajo el agua. Así como lo lees. Una escena del súmmum del placer.

Según su director, Guillermo del Toro, "estamos acostumbrados ya sea a nunca representar la sexualidad femenina o a representarla de una manera glamurosa y artificial". En una entrevista con Indie Wire, agregó: “Pensé que, en realidad, la mayor parte de la sexualidad en la película no tiene glamur (…) Así poco a poco, el espectador se enamora de la criatura”.

0 Comentarios
cargando