De forma cautelarísima

Un juzgado suspende in extremis el cierre de las paradas de los expajareros de la Rambla de Barcelona

El consistorio preveía acudir este jueves a recoger las llaves de los negocios que acataran la orden de clausura

Ultimátum a los antiguos pajareros de La Rambla: Barcelona revisará su cese de actividad el jueves antes de desalojarlos

Las tiendas que relevaron a las antiguas pajarerías de la Rambla, en funcionamiento este julio

Las tiendas que relevaron a las antiguas pajarerías de la Rambla, en funcionamiento este julio / Jordi Otix

ACN

ACN

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El juzgado número 1 del Contencioso Administrativo de Barcelona ha aceptado una de las peticiones de suspensión cautelarísima del cierre de los puestos de la Rambla gestionados por los antiguos pajareros. La clausura estaba prevista para este jueves.

El juzgado tiene tres días hábiles para pronunciarse al respecto, y hasta que haya una resolución el dispositivo municipal queda suspendido, según ha avanzado ACN y ha confirmado EL PERIÓDICO. El consistorio preveía acudir este jueves a los quioscos para constatar cuáles habían cerrado y cuáles no y recoger las llaves de aquellos que hubieran acatado el ultimátum.

El Ayuntamiento les envió el 26 de junio una diligencia de ejecución que les daba diez días para dejar los puestos -tienen la concesión caducada desde hace tiempo- y les alertaba de la ejecución forzosa si no lo hacían.

Las tiendas que relevaron a las antiguas pajarerías de la Rambla, en funcionamiento este julio

Las tiendas que relevaron a las antiguas pajarerías de la Rambla, en funcionamiento este julio / Jordi Otix

Sin embargo, los afectados manifestaban que no tienen intención de entregar las llaves, convencidos de que no hay ninguna orden judicial que les obligue a hacerlo. El consistorio matizó que este jueves no habría desahucio alguno, y añadía que si los pajareros no entregaban las llaves se estudiarían los siguientes pasos a seguir.