Acuerdo municipal

El mercado del Ninot se frota las manos ante la futura llegada de la Escola Entença y una sede del Clínic a Provença

Paradistas y vecinos celebran que el solar que está encima de la instalación tenga por fin un destino 14 años después de que se fueran los bomberos

Barcelona desencalla en una precisa carambola el futuro de la Escola Entença, los bomberos y el Clínic

El mercado del Ninot, este viernes, día en que se conoció que el solar que está encima acogerá la Escola Entença y un equipamiento sanitario del Clínic.

El mercado del Ninot, este viernes, día en que se conoció que el solar que está encima acogerá la Escola Entença y un equipamiento sanitario del Clínic. / Jordi Otix

Toni Sust

Toni Sust

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Hace ya nueve años que concluyó la reforma del mercado de Ninot y el resultado, dicen los conocedores de estos asuntos, es de los mejores, si no el mejor, entre las remodelaciones que estas instalaciones han vivido en Barcelona en los últimos años.

El Ninot es un mercado amplio, en el que este viernes a mediodía se podía caminar sin mayor dificultad. Hay algunos turistas, pero no vienen por millones a tomar zumos y fotos, como en la Boquería. Algunos están saboreando las estupendas tortillas que ofrece uno de los bares del mercado, el Ket.

Maria Àngels Font, este viernes en su bar del mercado.

Maria Àngels Font, este viernes en su bar del mercado. / Jordi Otix

De los bomberos a los alumnos

La responsable del establecimiento, Maria Àngels Font, que estuvo años en la junta del mercado, supo por este diario que el Ayuntamiento de Barcelona acababa de anunciar que la escuela Entença y un edificio del Clínic se levantarán en el solar que está encima del Ninot, en Provença, donde anteriormente tenían su base los bomberos, que se fueron hace ya 14 años de allí para recalar temporalmente en el parque de Joan Miró. Pero la temporalidad se fue perpetuando.

Según el acuerdo que anunció este viernes el alcalde, Jaume Collboni, y que cuenta con el apoyo de Junts, Comuns, ERC y el PP, ahora esos bomberos ya tienen un nuevo destino, en la avenida de Sarrià, y ya no volverán a Provença, donde gracias a una solución a varias bandas se ubicará un equipamiento sanitario del Clínic y la Escola Entença, situada en la antigua cárcel Modelo y que logra así un destino definitivo y satisfactorio, con lo que se mitiga, a falta de que todo el proceso se complete, el calvario que los padres y los alumnos llevan años viviendo en busca de una estabilidad que no llegaba.

Vecinos bienvenidos

La escuela se erigirá en la parte de Provença más cercana a Villarroel: un centro de cinco plantas con capacidad para dos líneas con un patio de 1.500 metros cuadrados. La parte más cercana a Casanova acogerá una construcción del Clínic de cinco plantas destinadas a usos sanitarios, en total casi 20.000 metros cuadrados de techo.

Parada de carne en el Ninot.

Parada de carne en el Ninot. / Jordi Otix

La titular del bar Ket sonríe: un colegio y un equipamiento sanitario son, dice Font, una buena compañía: “Hace 37 años que trabajo aquí. Lo importante es que haya un proyecto. Los mercados, aparte de las iglesias, son lo que mandan en un pueblo, y como más servicios haya en l’Esquerra de l’Eixample, mejor”.

Un entorno virtuoso

Es cierto que faltan años para que el proyecto se concrete, pero la unión de un mercado que satisface a clientes y paradistas con el colegio y el equipamiento sanitario reforzará el papel del Ninot como elemento de nueva centralidad en la Esquerra de l’Eixample.

Xavier Riu, vicepresidente y vocal de Urbanismo de la asociación de vecinos de la Esquerra de l’Eixample, se muestra considerablemente contento sin abandonar la prudencia: ·”Todavía no conocemos muchos detalles pero la cosa está enfocada”.

El desbloqueo

“Llevamos muchos años arrastrando esto temas, se habían envenenado mucho y estábamos muy preocupados. Estamos contentos de que se haya desbloqueado la situación”, prosigue Riu, que muestra cierta inquietud por los plazos, que si los bomberos no llegarán hasta 2030 a su nuevo destino y el colegio, hasta 2029. Pero vuelve a ver el vaso lleno: “El tema de fondo es que se ha encontrado salida a cuestiones que estaban bloqueadas”.

Riu, que es vecino del parque de Joan Miró, cree que no tenía mucho sentido hacer convivir a los bomberos –“Hacen bastante ruido cuando salen, pero no me quejo”, subraya- con un hospital. Por otra parte, advierte de que no todo es perfecto. Le duele que no se haya contemplado una alternativa a la tala de árboles que tendrá lugar a partir del 15 de julio en el Joan Miró por las obras de prolongación de la L8 de FGC de plaza Espanya hasta Gràcia, y afirma que no compensa que con el tiempo el parque recupere la zona que hoy ocupan los bomberos, porque allí, dice, no habrá zona verde, es un espacio con cemento.

El solar

Sobre todo, recalca el presidente del mercado del Ninot, Eduard Escofet –que lo es también de los mercados barceloneses y catalanes-, con el anuncio municipal por fin se ha dado un destino al solar de Provença, que dice, suele ser pasto de suciedad y ratas. Este viernes a media mañana, un hombre orinaba junto a la valla del extremo del terreno que da a Casanova.

“Es un lujo para los que vienen a comprar y para los que trabajen en él”, afirma sobre cómo quedó el mercado tras su reforma. Pero faltaba resolver el futuro del solar anexo. “Bienvenido sea todo lo que se haga, porque será mucho mejor que lo que tenemos ahora, y si hay más afluencia de gente, mejor. Los equipamientos nunca molestan”, añade.

El solar, con el mercado al fondo.

El solar, con el mercado al fondo. / Jordi Otix

La Escola Entença

“El tema del colegio era un escándalo. En el Eixample arrastramos un déficit escolar muy grande”, denuncia Xavier Riu. Si al vicepresidente de la asociación de vecinos le parece tremendo el proceso vivido por el centro, es de imaginar cómo lo han vivido los padres y madres de los alumnos. La Entença, abierta en 2016 para paliar el déficit de plazas públicas en la zona, estuvo primero en la Escola Industrial y luego fue a la Modelo. Ha tenido seis destinos posibles.

Ahora que ya tiene destino, Oriol, padre de dos hijos, uno de 11 –alumno de la Escola Entença- y uno de dos años y medio, muestra una satisfacción con retranca y un regusto algo amargo por un camino tan intenso has encontrar un emplazamiento: “Esperamos disfrutarlo con nuestro segundo hijos, el primero seguro que no lo aprovechará. Estamos contentos de acabar junto el Clínic, y esperamos tener una escuela con todas las condiciones. Lluc se habrá pasado toda la enseñanza infantil y primaria en centros provisionales. Esperamos que Ot pueda estrenar la nueva”.

Suscríbete para seguir leyendo