Votación popular

El nombre de la nueva biblioteca de Sarrià divide el barrio en dos: ¿J.V. Foix o Carme Serrallonga?

Los vecinos deciden estos días la denominación del equipamiento que se construye en el epicentro del vecindario, y la cosa parece estar entre el ilustre poeta, propuesto por el distrito, o la pionera pedagoga, avalado por la Taula d'Entitats

Adiós al San Marco de Sarrià: réquiem por el mejor cortado de Barcelona

La biblioteca aún sin nombre de Sarrià, este martes, en obras

La biblioteca aún sin nombre de Sarrià, este martes, en obras / Josep y Guillem Márquez

Carlos Márquez Daniel

Carlos Márquez Daniel

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

A las plazas de Sarrià y de la Bonanova les pasó algo muy similar. Ambos espacios dejaron de ser una rotonda para coches y se convirtieron en lugares más o menos peatonales. Pero la primera perdió por el camino uno de los bares más clásicos del barrio: el Bar de la Plaça, con su barra nada más entrar, las mesas, y a la derecha, al fondo, el billar y, cómo no, el futbolín. Al lado, en un bajo comercial, un extraño expositor/concesionario de coches clásicos. Se derribó, y durante años, ese espacio ha sido un parque sin ninguna gracia. Hasta que el ayuntamiento cumplió su promesa y en julio de 2021 se puso a construir la nueva biblioteca pública, la primera de Sarrià. Incluso Tres Torres tiene una. Pero no Sarrià, la zona con más escolares de la ciudad. Está previsto que se inaugure antes de que termine el año (tenía que ser en julio, pero va a ser que no), pero primero hay que decidir el nombre, algo que los propios vecinos están votando estos días, hasta el viernes. Hay cuatro opciones, pero la cosa parece que se reduce a dos personajes ilustres: el poeta J.V. Foix y la pedagoga Carme Serrallonga. Es la fiesta de la democracia, pero también dos maneras de entender el barrio.

Plaza de Sant Vicenç, este martes, con un cartel que anuncia un recital de poesía de J.V. Foix

Plaza de Sant Vicenç, este martes, con un cartel que anuncia un recital de poesía de J.V. Foix / Josep y Guillem Márquez

Lo bueno de la votación es que nada tiene que ver el ambiente con el de unas elecciones al uso. Es decir, las partes se dedican a defender a su candidato y no centran su estrategia en destruir al otro aspirante. Los que apuestan por Foix respetan a Serrallonga y los que respaldan a Serrallonga no tienen nada en contra de Foix. Pero sí hay algo de poder y contrapoder: al poeta lo propone el distrito de Sarrià-Sant Gervasi, es decir, el Ayuntamiento de Barcelona, y a la pedagoga la avala la Taula d'Entitats de Sarrià.

La pastelería, de parte

Todo, con peculiares actores secundarios, como la Foix de Sarrià, pastelería que, como es obvio, barre para casa y a sus clientes les ha obsequiado en estos últimos días con un librito de impresión casera en el que se glosa la figura del poeta, nacido en el pueblo de Sarrià en 1893, muchos años antes de que Barcelona absorbiera la villa en 1921. Se recuerda, entre otras cosas, que fue aspirante al Nobel. Los otros dos candidatos son Núria Vilaplana i Boixons, más conocida como Núria Pompeia, dibujante, humorista gráfica y periodista, y Emili Teixidor, escritor, pedagógo y periodista. Pero todo hace pensar que se disputarán el bronce y el diploma olímpico.

Cartel a favor de la Biblioteca J.V. Foix, en Major de Sarrià

Cartel a favor de la Biblioteca J.V. Foix, en Major de Sarrià / Josep y Guillem Márquez

Desde el 10 de junio se puede votar de manera telemática en la plataforma Decidim.Barcelona. Los menos duchos en materia informática pueden hacerlo presencialmente en urnas que se han ido colocando en los seis barrios que forman el distrito. Tienen derecho a sufragio los mayores de 14 años y hay que estar empadronado en Sarrià-Sant Gervasi. El miércoles todavía se puede votar en el casal de Gent Gran de Sant Ildefons de 17 a 19 horas. y el jueves, en el de Can Fàbregas entre las 10 y 13 horas. El voto 'online' se mantiene hasta el viernes.

De sobra conocido...

Montserrat Morera, portavoz de la Taula d'Entitats, pasó por Betevé días atrás y resumió el sentir a favor de Serrallonga: "Apostamos por ella porque queremos un Sarrià más femenino, más inclusivo, y en el que mujeres escondidas durante mucho tiempo tengan más visibilidad".

La plaza de Sarrià, en una imagen de 1932, con las vías del tranvía

La plaza de Sarrià, en una imagen de 1932, con las vías del tranvía y los urinarios subterráneos / Josep Domínguez

Es uno de los principales argumentos de los defensores de la pedagoga. Es decir, el hecho de que J.V. Foix ya es muy famoso (tiene, además, una larga avenida a su nombre) es razón suficiente para dar protagonismo a otros ilustres personajes que han vivido en el barrio, como Serrallonga, que tiene dedicado un jardín diminuto por encima de la Ronda de Dalt. Poca cosa. Si le preguntan a la hinchada contraria, no hay dudas al respecto: a Foix, quizás el mejor poeta catalán de todos los tiempos, no hay quien le tosa, y menos en Sarrià. Se vota el nombre de la nueva biblioteca de Sarrià, pero también está en juego el 'statu quo' del barrio.