Obras en verano

Un defecto en la mejor biblioteca del mundo obliga a Barcelona a una reparación de casi medio millón de euros

La detección de "movimientos" en el voladizo de la García Márquez revela una "patología" en unos acabados del equipamiento galardonado e inaugurado hace dos años

La Biblioteca Gabriel García Márquez de Barcelona amplía horarios y espacio para adaptarse a la creciente demanda

La fachada de la Biblioteca Gabriel García Márquez, en el barrio de Sant Martí de Provençals, en Barcelona.

La fachada de la Biblioteca Gabriel García Márquez, en el barrio de Sant Martí de Provençals, en Barcelona. / FERRAN NADEU

Jordi Ribalaygue

Jordi Ribalaygue

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La mejor biblioteca pública del mundo presenta una tara que tendrá que someterse a arreglo en los próximos meses. La Gabriel García Márquez del barrio de Sant Martí de Provençals -el diáfano y galardonado templo lector de Barcelona- padece “movimientos que comportan patologías en algunos de los acabados” del edificio, según diagnostica el proyecto de reparación, encargado por la empresa municipal BIMSA. Los trabajos se acometerán este próximo verano y se calcula que costarán 478.092,59 euros

El defecto se tratará de corregir adosando unos soportes estructurales en la fachada para apuntalar el voladizo que cubre la entrada de la biblioteca, inaugurada en mayo de 2022 tras comprometerse un presupuesto de 9,3 millones de euros. Cuando se coloquen, los refuerzos formarán una visera que redibujará levemente el perfil del inmueble.

El equipo que ha diseñado la rehabilitación, Suma Arquitectura, asegura a EL PERIÓDICO que las deficiencias detectadas son “pequeñas patologías”, que se han manifestado con “la rotura de algunos de los grandes paños de vidrio”, característicos de un inmueble celebrado por la luminosidad del interior. En la tercera planta, varias grietas de gran tamaño rayan la cristalera que envuelve la terraza, fuera de servicio. “Sus grandes dimensiones los hacen más sensibles a los pequeños cambios”, aducen los arquitectos.

Suma Arquitectura explica que se va a “garantizar el control de las deformaciones mediante una intervención estructural”. La construcción visible será una pérgola formada por unas láminas de aluminio que sobrevolará la tarima de acceso al equipamiento. Precisamente, los temblores que justifican una reforma que el proyecto define como “necesaria” se concentran "en el vuelo del edificio sobre el chaflán”, ubican los arquitectos. 

El despacho de arquitectura afirma que las oscilaciones no suponen “ningún riesgo” de desprendimiento. “Este tipo de geometrías y estructuras siempre tienen ligeros movimientos”, alegan. A su vez, catalogan las obras previstas como “ajustes habituales dentro de los primeros años de vida de un edificio”. Recalcan que el inmueble es “complejo, incluso pionero en muchos aspectos, desde sus características constructivas y estructurales, hasta programáticas y de uso”. 

Recreación virtual de los soportes estructurales de apoyo que se prevén adosar a la fachada de la Biblioteca Gabriel García Márquez, en Barcelona.

Recreación virtual de los soportes estructurales de apoyo que se prevén adosar a la fachada de la Biblioteca Gabriel García Márquez, en Barcelona. / EL PERIÓDICO

Derribo y desmontaje

La instalación de los soportes conllevará algunos derribos y el desmontaje de estructuras de la biblioteca. La remodelación incluye tirar un muro abajo para levantar otro de hormigón armado con 20 centímetros de espesor y colocar una viga metálica, entre otros cambios. “No son refuerzos estructurales adicionales”, responde Suma Arquitectura, que las describe como las “soluciones constructivas más eficaces” para colocar los apoyos “sin afectar a las instalaciones del edificio”. 

Un análisis incorporado al proyecto técnico señala que la pérgola debe "mejorar la respuesta deformacional de la estructura ejecutada, que ha venido provocando problemas en la funcionalidad de las carpinterías". En ese sentido, se sustituirán piezas dañadas de carpintería de aluminio y vidrios de la primera planta, en la zona de la biblioteca infantil. El mismo estudio avala que la capacidad de los refuerzos que se montarán para soportar sobrecargas aleja "cualquier riesgo futuro de desplazamientos problemáticos".

La planificación sugiere distribuir las obras en 13 semanas. Advierte que las de mayor calado -como la demolición de un muro y el hormigonado de otro- deberán efectuarse con el edificio cerrado al público. El proyecto sugiere que los trabajos se aborden en el horario en que la García Márquez permanece a cal y canto. Cabe tener en cuenta que el centro abre también los domingos durante todo el año, incluso en verano y Navidad.

Una de las grietas visibles en la cristralera de la tercera planta de la Biblioteca Gabriel García Márquez, en Barcelona.

Una de las grietas visibles en la cristralera de la tercera planta de la Biblioteca Gabriel García Márquez, en Barcelona. / JR

“Las obras se ejecutarán durante el verano de 2024, aprovechando los momentos de menos afluencia de usuarios”, indican los arquitectos. Apostillan que la reparación permite conseguir una “ampliación de la biblioteca”, incrustando un alero “a modo de nuevo umbral”. Se empleará también como cartelera de Biblioteques de Barcelona y el distrito de Sant Martí, así como para que haga las funciones de cubierta en escenarios ocasionales.

Uso turístico

Miles de visitantes acuden a la García Márquez, seducidos por su aspecto excepcional y los premios que acapara. En diciembre pasado, se estimaba que atraía unos 40.000 visitantes al mes y unos 1.800 por día

Al margen de la remodelación del equipamiento, el gobierno municipal ha aprobado redactar un “proyecto para la mejora del uso turístico de la Biblioteca Gabriel García Márquez y entornos”, dotado con 50.000 euros a financiar con fondos del impuesto turístico. En todo caso, Biblioteques de Barcelona contesta que el plan “no está destinado a promover” la García Márquez “para usos turísticos, sino a una mejor coordinación” en sus instalaciones. El consorcio alude al “control de acceso”, la “organización de visitas profesionales” y la “integración de la actividad de la biblioteca a la del distrito”.

Suscríbete para seguir leyendo