Gala anual

El paseo de Gràcia premia a los impulsores de la Copa América en Barcelona y defiende más hoteles de lujo y seguridad

El paseo de Gràcia celebra dos siglos de oro

Un monumento de papel rinde homenaje al paseo de Gràcia en su bicentenario

El tetris de paseo de Gràcia: el comercio se mueve para crecer

Sans, Puig, Catà y Valls, en el acto celebrado en el Majestic Hotel & Spa.

Sans, Puig, Catà y Valls, en el acto celebrado en el Majestic Hotel & Spa. / Associació del Passeig de Gràcia

Patricia Castán

Patricia Castán

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Coincidiendo con la recta final del aniversario de los 200 años del paseo de Gràcia, el comercio del eje comercial de oro de Barcelona reunió a otros tantos invitados la noche del jueves para otorgar su premio anual y, como siempre, lanzar su lista de reivindicaciones al ayuntamiento. En este caso, el alcalde Jaume Collboni no pudo acudir a causa de los actos de la campaña electoral en Catalunya, pero su teniente de alcaldía de Promoción Económica, Jordi Valls, recogió algunos piropos, tras ocho años en los que el colectivo había expresado sus desavenencias con la exalcaldesa Colau.

La carrera electoral también rebajó la presencia de políticos en el encuentro, sin representante municipal de Junts, ni de los Comuns, por ejemplo. Pero los asistentes a la cita en el Majestic Hotel & Spa vivieron una noche más relajada que en anteriores ediciones, como consecuencia de la mejora en las relaciones del comercio de los ejes turísticos y el consistorio. Ya lo dijo el presidente de la Associació del Passeig de Gràcia, Luis Sans, en su siempre rotundo discurso: "Estamos más tranquilos, hemos pasado ocho años difíciles pero ahora estamos esperanzados", dijo, aludiendo también a la marcha de la ciudad.

Y en concreto al papel de los premiados de este año, que fueron Dani Puig, presidente del comité ejecutivo de la Fundació Barcelona Capital Nàutica, y Aurora Catà, America's Cup Events Barcelona (ACE Barcelona), ambos artífices de la elección de Barcelona como escenario este año de la Copa América de Vela 2024. Subrayó que aunque la exalcaldesa era "un poco hostil con estas cosas", la labor de los galardonados había permitido un nuevo logro para la capital catalana en "esta etapa sin tanta crispación y con todos remando en la misma dirección", dijo, aludiendo a las nuevas sinergias con el equipo de gobierno municipal socialista.

Posiblemente habría subido el tono de haber conocido las declaraciones de la portavoz de BComú Janet Sanz este viernes contra el espectáculo previsto en el paseo de Gràcia para promocionar el Gran Premio de F1. La concejala ha reclamado que se retire la iniciativa que considera contaminante, además de argumentar que el paseo ya está lo bastante "masificado por el turismo". Pero ayer Sans optó por dar la bienvenida a la copa de vela y a eventos como el desfile de Louis Vuitton en Barcelona o una futura feria de lujo. "Hay muchas potencialidades y hay que ir a por todas", dijo.

Más iluminación y promoción

Sabiendo que lidera la calle comercial más cara de España, su portavoz expresa cada año los deseos de comerciantes y operadores. En este caso se dirigió al ayuntamiento para reclamar cambios en la normativa local que permitan abrir más hoteles de alta categoría (rememorando la pérdida del Four Seasons); también que Barcelona tenga una mejor iluminación nocturna --"ahora que la ciudad coge ritmo no puede ser que todo se apague"--; que la limpieza --"que ha mejorado"-- sea aún más notoria; y que la seguridad sea una prioridad. Agradeció a las fuerzas policiales su esfuerzo y la instalación de cámaras, entre otras medidas, pero insistió en que esta labor "se atasca porque se necesitan cambios en la justicia" para que "Barcelona sea más segura". Por su parte, la asociación anunció iniciativas promocionales en China, tras sus campañas en EEUU, México y Próximo Oriente en 2023.

Ante el micro y en presencia de algunos representantes sectoriales del Govern, de la Cambra de Comerç de Barcelona y de la patronal Barcelona Oberta, entre otros, Valls subió al estrado para alabar la importancia del paseo de Gràcia y destacar que el turismo se "ha de transformar, pero no se puede sin complicidades", dijo en alusión a su relación con los sectores económicos de la ciudad. En su opinión, la Copa América significará una gran aportación a Barcelona, pero también a la inversa. "La temporada turística será extraordinaria pero la tendremos que gestionar", enfatizó.