Biodiversidad

Las visitas al Zoo de Barcelona suben hasta 740.000 y superan las cifras previas a la pandemia

  • La institución ha liderado en 2022 más de 40 proyectos de conservación de especies en riesgo

Ambiente en el Zoo de Barcelona, zona de los elefantes.

Ambiente en el Zoo de Barcelona, zona de los elefantes. / ZOWY VOETEN

1
Se lee en minutos
El Periódico

El Zoo de Barcelona tuvo más de 740.000 visitantes en 2022, un 20% más que el año anterior, y superó con creces las cifras previas a la pandemia, con 710.000 en 2019, lo que consolida su crecimiento, según el ayuntamiento, que lo atribuye al despliegue del nuevo modelo, informa Efe.

En un comunicado, el consistorio destaca que el pasado año se cerró con 23.192 familias y 81.447 miembros en total adscritos como miembros del Zoo Club, lo que sitúa la cifra de socios un 65% por encima de las cifras anteriores a la pandemia.

Durante el pasado año, el Zoo ha seguido ampliando la oferta de actividades educativas dirigidas a familias y estudiantes, con las que quiere promover el respeto a la biodiversidad, y ha avanzado en la implantación de su nuevo modelo, con proyectos como el estreno el Espacio Invertebrados o el Centro de Descubrimiento de los Dragones de Komodo.

También ha colaborado en 43 proyectos de conservación de especies en riesgo y ha reintroducido en la naturaleza a 362 ejemplares de especies autóctonas, como la tortuga mediterránea o el tritón del Montseny.

La tercera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona y presidenta de la Fundación Zoo, Laia Bonet, ha mostrado su satisfacción por el aumento de visitantes, lo que considera que supone la "mejor muestra" de la "buena" acogida del nuevo modelo, con un enfoque centrado en las actividades y la participación del visitante, en el que la educación, la conservación y la investigación son los principales ejes de actuación.

Noticias relacionadas

En este sentido, el Zoo ha avanzado en crear espacios que mejoren la experiencia del visitante y que ponen en el centro la sensibilización sobre la necesidad de cuidar a la fauna salvaje y sus hábitos naturales, especialmente de las especies en riesgo de extinción.

Durante 2022 también se ha derribado el antiguo Aquarama, inaugurado en 1968, y este espacio se convertirá a una reserva de animales.