Después del 'trimestre horribilis'

La vuelta a la normalidad de la R-2 y R-11 de Rodalies comienza a partir de este lunes

  • Aunque estaba prevista para el pasado domingo, Adif, encargada de las obras, reconoció "contingencias imprevistas" en el sistema de electrificación

  • Los maquinistas de Renfe empezaron el viernes la formación específicamente enfocada al nuevo tramo

Estación de Rodalies de Montcada i Reixac, en la provincia de Barcelona.

Estación de Rodalies de Montcada i Reixac, en la provincia de Barcelona. / Manu Mitru

3
Se lee en minutos
Manuel Arenas
Manuel Arenas

Redactor

Especialista en historias locales, audiencias e información del área metropolitana de Barcelona y reporterismo social

Escribe desde área metropolitana de Barcelona

ver +

La vuelta a la normalidad de las líneas R-2 Nord y R-11 de Rodalies se iniciará definitivamente este lunes 12 de diciembre, y no el pasado domingo, tal y como estaba previsto cuando empezó el 'trimestre horribilis' para los usuarios, las 12 semanas en que el servicio de estos trenes se ha visto afectados por las obras en la estación de Sant Andreu y la conexión de estas líneas con la estación de La Sagrera.

Adif Alta Velocidad, la empresa encargada de los trabajos, retrasó un día la puesta en servicio de la nueva estación de Sant Andreu y del trazado definitivo de la línea de red convencional Barcelona-Granollers-Girona debido a "contingencias imprevistas" relacionadas con el sistema de electrificación y la catenaria, que lleva a cabo la UTE Dragados-Tecsa.

El citado retraso ha supuesto además que los maquinistas de Renfe, cuya formación para el nuevo tramo debía comenzar con mayor antelación, se formasen 'in extremis' a partir del pasado viernes 9 de diciembre.

El decalaje en la entrega de esta parte de las obras, señala el comunicado de Adif, ha afectado al inicio de los recorridos de fiabilidad y a la formación de maquinistas, así como a los trámites administrativos para la puesta en servicio de las nuevas instalaciones.

La nueva estación de Sant Andreu Comtal

Más allá del día extra para la reapertura del servicio, el otro efecto directo del aplazamiento es que la puesta en marcha de la nueva estación de Sant Andreu, tras la despedida de Sant Andreu Comtal como estación más longeva de España, también se ha demorado hasta el lunes.

Hasta la fecha, la reconfiguración de los servicios ha afectado a un 19% de los pasajeros del transporte ferroviario de Rodalies, los cuales se han debido acostumbrar a cambiar de estación, hacer transbordo en el metro o coger un bus.

La nueva estación Sant Andreu y el nuevo trazado de la línea de red convencional Barcelona-Granollers son dos actuaciones claves en la operación la Sagrera-Sant Andreu, con las que se pretenden cohesionar los barrios situados a los lados de las vías.

Proyecto complejo

La operación forma parte del plan de infraestructuras 'Transformem Rodalies', el "más complejo y ambicioso que se realiza en Catalunya y España en los últimos años", según fuentes de Adif. Los trabajos han supuesto que desde el 19 de septiembre las líneas R2 Nord (la que va de Sant Celoni al aeropuerto) y la R11 (la línea que une Barcelona y Girona) han estado iniciando y finalizando su recorrido en Sant Andreu Comtal, desde donde los viajeros se han visto obligados a tener que buscar alternativas para llegar hasta sus puestos de trabajo o lugares de estudio.

Noticias relacionadas

Las obras que han interrumpido el tráfico ferroviario ordinario hasta paseo de Gràcia han sido determinantes dentro del macroplan de construcción y conexión de la estación central de La Sagrera, por cuyo piso inferior circularán trenes de Rodalies y Regionales, con ocho vías y cuatro andenes por sentido, de 240 metros de longitud y 11,8 metros de ancho. Por ahí ya circulan los trenes de la R1 y ahora, tras estos tres meses de obras, lo harán también los de la R2.

En el nivel intermedio de La Sagrera habrá dos aparcamientos para hasta 1.500 vehículos, una zona para taxis y el acceso a una nueva estación de autobuses interurbanos. Mientras que en el superior se situarán las líneas de alta velocidad: ocho vías con cuatro andenes de 400 metros de longitud y 12 metros de ancho. A esta estructura base hay que sumar un área para operaciones y logísticas de trenes de alta velocidad, la conexión con las líneas L4 y L9/L10 de metro y la construcción de un parque en la superficie de 38 hectáreas y 3,7 kilómetros de longitud.

Temas

Barcelona