Reforma pendiente

Vecinos contentos, paradistas cabreados y el mercado de la Estrella sin destino provisional

  • El consejo del Baix Guinardó aborda la suspensión dictada por Colau del traslado de la instalación a los jardines del barrio

  • Los titulares de las paradas renuncian a acudir a la cita con la concejala Alarcón porque creen que es la alcaldesa quién debe dar soluciones

Los Jardines del Baix Guinardó, vistos desde la parte superior.

Los Jardines del Baix Guinardó, vistos desde la parte superior. / ELISENDA PONS

3
Se lee en minutos
Toni Sust
Toni Sust

Periodista

ver +

“Habéis conseguido enfrentar a los paradistas y a los vecinos”, ha afirmado este lunes una vecina en el consejo del Baix Guinardó, que entre otros puntos ha abordado el que más polémica ha causado últimamente en el barrio: el traslado frustrado del mercado de la Estrella a los Jardines del Baix Guinardó.

Un traslado provisional previsto durante dos años, el periodo previsto aproximadamente para reformar su sede habitual, en la calle de Pi i Margall. Pero como subrayaba la concejala de Horta-Guinardó, Rosa Alarcón, el punto era informativo, no de debate, porque todo está paralizado a la espera de que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, determine dónde se instala la carpa provisional del mercado.

El punto de inflexión

Fue Colau quien, apelando al rechazo vecinal, desautorizó al distrito de Horta-Guinardó y a su titular, Alarcón, así como al área de Mercados. Para ser más exactos, a los que advirtieron a los vecinos que no había otra opción que los Jardines del Baix Guinardó para albergar provisionalmente el mercado.

Para ilustrar a los residentes en la zona, ha participado en el consejo de barrio, Xavier Sirvent, director de Mercados, que ha explicado cómo fue el proceso por el que se eligió los Jardines del Baix Guinardó para instalar la carpa provisional.

Las alternativas

Sirvent ha relatado que primero se buscó una alternativa en el propio distrito en el que está la Estrella, en Gràcia. Pero los dos escenarios posibles analizados fueron descartados: la plaza Rovira porque es más pequeña que la instalación prevista, según el técnico. La plaza de Joanic, por la proximidad del mercado provisional de la Abaceria, que está a 200 metros.

También ha citado otros puntos descartados, incluido el de los campos de petanca que están delante de la sede del distrito de Horta-Guinardó, en Alfons X, por lo difícil que resulta a los potenciales compradores acceder a la zona. Sobre la opción de los jardines, ha asegurado que la carpa provisional hubiera ocupado el 7% del espacio, un 10% del no ocupado por edificaciones. No ha convencido a los vecinos, que han aplaudido cuando Alarcón ha recordado que Colau fue quien decidió paralizar el traslado del mercado y quien debe señalar el destino definitivo.

Las firmas

“No ayuda al buen clima que los paradistas recojan firmas para ir al parque”, ha afirmado un vecino. No ha sido el único que ha hablado de los profesionales del mercado, acusados de no encajar la posición vecinal. La distancia entre los vecinos y los paradistas es amplia en estos momentos.

Tanto, que los segundos han decidido no acudir al consejo de barrio. Lo han explicado en un comunicado en el que han señalado los motivos. Han recordado que 14 meses atrás se les informó de que debían trasladarse de forma urgente y de que solo había una opción viable: los jardines del Baix Guinardó.

“Este traslado ha sido parado por la alcaldía, y creemos que es quien nos debería escuchar y darnos respuestas. Seguimos a la espera de saber, si la encuentran, la nueva ubicación”, reza el texto, que subraya que el distrito y sus consejeros pusieron “lo que estaba en su mano para ofrecernos un nuevo espacio donde trabajar en las mejores condiciones”.

“Por eso hoy no asistimos. No tenemos nada que decir. No queremos seguir la polémica con vecinos que no nos quieren escuchar, que no han aceptado en ningún momento la opción de compartir espacio, perdiendo un 10% de la superficie de los jardines durante un tiempo concreto, pero ganando un equipamiento que les podría aportar muchas cosas buenas”.

Presiones

“Nunca un paradista ha ido a molestar a los vecinos, pero muchos paradistas estamos aguantando que algunos vecinos vengan a nuestras paradas a hacernos sentir culpables de una situación que no hemos provocado”.

Noticias relacionadas

Los paradistas recuerdan también que dieron 15 días al consistorio para contar con la nueva ubicación temporal del mercado. Un plazo que expira mañana. “Si no son capaces de darnos otra ubicación que sea la mejor para todos, obviamente pediremos que se haga un paso atrás. Y muchísimos vecinos están de nuestro lado, por eso la recogida de firmas, para que demostrar que no solo se puede tener en cuenta la opinión de los que hacen más ruido o tienen mejores contactos”, advierte el comunicado.

La decisión

Mientras vuelan los dardos, se espera que llegue la decisión de Colau, que en el pleno municipal del pasado viernes aseguró que era cuestión de días conocer el desenlace de una situación compleja que difícilmente acabará con todas las partes implicada satisfechas.