Vial de oro

Por qué el paseo de Gràcia ya es el eje más cotizado de España

  • La mayor resistencia a la pandemia que otros ejes, el mix de lujo y marcas populares y el imán cultural turístico ha puesto sus alquileres por primera vez por encima del Portal de l'Àngel y de las mejores calles de Madrid

Tiendas de lujo en el Paseo de Gracia de Barcelona

Tiendas de lujo en el Paseo de Gracia de Barcelona / Jordi Cotrina

5
Se lee en minutos
Patricia Castán
Patricia Castán

Periodista

Especialista en Economía local, comercio, turismo, vivienda, ocio, gastronomía y tendencias urbanas.

Escribe desde Barcelona

ver +

El paseo de Gràcia ya es formalmente el eje comercial de oro en España. La calle donde todas las marcas quieren estar y donde están dispuestas a pagar los precios más altos de alquiler. Esta vez ha superado por muy poco a la competencia directa en Barcelona (el Portal de l'Àngel, que solía encabezar el ránking) y las calles 'top' de Madrid. Y lo ha hecho a base de resiliencia, tras el mal trago de la pandemia, que también afectó al paseo, aunque en menor media que en otras calles de las llamadas zonas 'prime' o primera línea. Pero también por sus características diferenciales.

De hecho, en 2019 el paseo sumaba cinco locales disponibles para alquilar (normalmente con relevo rápido), mientras que en el segundo trimestre del 2021 (tras la pesadilla sanitaria) alcanzó los 18 cerrados. En estos momentos, cuenta con una decena sin uso, aunque algunos con contratos inminentes o reactivaciones en breve. Solo unos pocos están encallados por sus particularidades estructurales. No obstante, hay cola de marcas al acecho en busca de su espacio idóneo. Y eso que varias firmas pagan en el tramo de lujo 60.000 euros mensuales por unos 200 metros cuadrados y cantidades en esa línea en función de las dimensiones.

Algunos detalles los aporta a este diario Domènec Casellas, responsable de Retail en España de Cushman & Wakefield, la consultora inmobiliaria que el miércoles publicó su clasificación 'Main Streets Across the World', con las 92 calles comerciales más cotizadas del mundo, donde el paseo ocupa el puesto 18, mientras la Quinta Avenida de Nueva York es la más cara.

Pese a aglutinar el comercio de lujo, el paseo de Gràcia nunca había estado a la cabeza en España porque el informe mide el precio más alto por metro cuadrado (y no total), donde solía imponerse el Portal de l'Àngel, como referente de las grandes marcas populares, en continuo pulso por hacerse con el máximo de locales en un calle particularmente corta y muy disputada.

Hasta 300 euros por metro cuadrado

Pero 2022 no solo ha traído la recuperación del consumo a pie de calle y la del indispensable turismo para el comercio de centralidad (que no se nutre de vecinos de la zona sino "de toda la ciudad y el mundo"), sino que ha puesto de manifiesto la notable fortaleza del paseo de Gràcia ante la crisis previa.

Lo cierto es que ha ganado por muy poco a la rival local y a las madrileñas Serrano, Gran Vía, con Preciados a algo más distanciada. El eje barcelonés que va de la plaza de Catalunya a la Diagonal lidera el podio con una renta de 2.677 euros por metro cuadrado y año, que suponen 223 euros por metro cuadrado y mes. En el tramo superior del paseo, que concentra un 60% de la oferta total y alinea a las marcas de lujo, el precio de renta alcanza fácilmente los 300 euros por metro cuadrado, relata Casellas.

Ser la calle comercial más cotizada del Estado implica, por encima del dinero, que todos los grandes operadores quieran poner un pie en ella y ser un punto de referencia imprescindible para el comprador. Por eso, la recuperación ha sido vigorosa y con un tasa de disponibilidad de solo un 6% en sus 170 establecimientos (un 8,5% en términos de metros cuadrados) este otoño, aunque sin ninguno libre en la parte de tiendas más elitistas. En otras calles del centro, los locales no activos representan aún dos dígitos porcentuales.

En el paseo los precios de locales en el mercado han bajado un 15%, cifra la consultora, lo que incluye inmuebles que llevan tiempo esperando novio por sus particularidades. Por ejemplo, lo que fue el Bulevard Rosa, por su gran tamaño pero con hándicaps como la baja altura de los techos, u otros por contar con escaleras, o una fachada estrecha.

El presidente de la Associació del Passeig de Gràcia, Luis Sans, pone en valor el buen momento del paseo, "no llegó a tener tantas bajas ni caídas de precio como otras zonas". Su equilibrio comercial, con un 40% de comercios del llamado mercado de masas y el resto de lujo, con buques insignia de diferentes multinacionales, con gastronomía con estrellas Michelin, con interés cultural y dos filones turísticos de primer orden como los edificios de Gaudí son claves para que haya lista de espera de operadores que buscan un determinado tamaño o emplazamiento. Es común que un arrendatario deje un local solo para mudarse a otro mejor, como han hecho Adidas o Hermès, por ejemplo. O que sigan llegando firmas de prestigio como, recientemente, Ralph Lauren.

Apunta que el paseo no ha sufrido tanto la desertización de visitantes ni algunos problemas que han afectado al Gòtic por la pandemia. Y que muchos operadores lograron alcanzar acuerdos temporales sobre sus rentas.

La temporada turística ha sido buena en el paseo, aunque las ventas a viajeros aún están un 25 o 30% por debajo de 2019, en ausencia de turistas chinos y rusos, sobre todo, aunque paliadas con el auge de americanos y europeos. Sans no obstante espera una buena campaña de Navidad, ante la cuota de visitantes del resto de la ciudad y de Catalunya que ha fidelizado la zona.

Recreación virtual de las nuevas luces de Navidad en el paseo de Gràcia

/ Associació del Passeig de Gràcia

Noticias relacionadas

En este sentido, otra de las claves del éxito ha sido su esfuerzo por posicionarse como eje de paseo obligado, con reclamos como la iluminación navideña de diseño propio que abanderan hace años. Este jueves precisamente encenderán su nueva propuesta, basada en la estrella de la Sagrada Família, que no duda que "causará sensación" ya que luce "incluso de día".

Casellas argumenta, además, que el paseo de Gràcia tiene elementos comparables a Champs Elysées, al aglutinar tantos atractivos, que no tienen otras calles que le siguen en el ránking español, dado que tienen su oferta cultural o de moda más repartida por zonas.