Efectos de la crisis climática

Sequía en Catalunya: Así afectarán las restricciones de agua en Barcelona

Instalaciones de Aigües Ter Llobregat (ATLL) en Abrera.

Instalaciones de Aigües Ter Llobregat (ATLL) en Abrera.

1
Se lee en minutos

La cuenca del Ter-Llobregat y el pantano Darnius-Boadella entrarán este martes en estado de alerta por sequía. Ello supondrá que en 515 municipios de 26 comarcas catalanas habrá restricciones en el consumo de agua. Entre ellos, Barcelona y su entorno, abastecida por el sistema Ter-Llobregat. El ciudadano de a pie puede estar tranquilo porque las restricciones no afectarán al consumo de boca. Este martes, el Ayuntamiento de Barcelona detallará las medidas. ¿Cómo afectarán las restricciones a los barceloneses? Las reparemos a continuación.

Hay un primer paquete centrado en el consumo de agua en la industria, la agricultura, la ganadería y en los usos recreativos, por ejemplo los campos de golf.

Las restricciones son las siguientes:

  1. Reducción del 25% en el consumo de agua para riego agrícola

  2. Reducción del 10% para usos ganaderos

  3. Reducción del 5% para usos industriales

  4. Reducción del 30% en usos recreativos que impliquen riego y del 5% en otros usos recreativos.

Noticias relacionadas

El paquete de usos domésticos, impone ciertas limitaciones, aunque no afectan a aspectos básicos cotidianos como el consumo de agua para ducharse o cocinar. En este ámbito, las restricciones son las siguientes:

  1. Se restringe el riego de jardines y zonas verdes.

  2. Se restringe el llenado de piscinas o el lavado de coches particulares.

  3. Se prohíbe llenar fuentes ornamentales.

  4. Los particulares no pueden limpiar la calle con agua de red.

En el consumo global por abastecimiento se fija un máximo de 250 litros diarios por persona, una cifra suficientemente amplia para que la ciudadanía no lo note. Para hacerse una idea, según datos del Ayuntamiento de Barcelona, cada barcelonés consume al día una media de 106 litros de agua.