Rutas de madrugada (y 5)

Barcelona, 5am: tras la calma, la tempestad

Aún no se ha montado la gran jarana que tiene en pie de guerra a los vecinos de la Barceloneta, pero ya se está gestando el temporal

Jóvenes en el paseo Marítim, al cierre de las discotecas.

Jóvenes en el paseo Marítim, al cierre de las discotecas. / JORDI COTRINA

2
Se lee en minutos
Bernat Gasulla
Bernat Gasulla

Subdirector

ver +

Barcelona, 5am. Circular por la ciudad a estas horas tiene algunas ventajas. Algunas resultan obvias. Otras, no tanto.

1.  – Menos tráfico

El grueso de la circulación de madrugada en Barcelona se compone de taxis, transporte público, vehículos de servicios de limpieza, furgonetas de reparto, coches policiales... Muy poco vehículo privado. Todo fluye en el tráfico de la gran ciudad a esas horas y, sorprendentemente, con bastante respeto por las normas y las señales. Siempre hay excepciones, claro, pero no se respira la hostilidad de otras horas de la jornada.

2.      – Menos peatones

La ciudad, ya era hora, ha cambiado el paso y ha puesto el foco en el peatón. Caminar por la trama metropolitana empieza a ser (y lo será más en los próximos años, ya lo verán) el eje que marca la estrategia pública de la movilidad. Pero, ay, el peatón es un indómito animal urbano. Y acaba convirtiéndose en peligro. El transeúnte, tanto en solitario como en grupo, es imprevisible. Cambia el ritmo y la dirección de su desplazamiento sin aviso previo. Cruza por donde y cuando no debe. Claro, no todos. Pero la ausencia de peatones de madrugada acaba siendo un respiro para el ciclista madrugador.

3.      – Menos ruido

No es un tópico. Y uno lo dice por experiencia propia. La falta de luz natural de madrugada viene acompañada por el silencio. La disminución del ruido (a excepción de los famosos 11 puntos negros ya identificados en Barcelona) permite que la oscuridad no sea tan dramática. ¿Por qué? Adonde no llega el ojo, llega el oído. Hagan caso: al conducir de madrugada se puede escuchar al coche oculto en el cruce o al peatón ruidoso e incauto. Un exorcismo eficaz contra la tentación de circular con auriculares.

Menos tráfico, menos peatones, menos luz y menos ruido: así se circula por BCN de madrugada

Barcelona a las 5 de la mañana. Ruta Barceloneta. / EL PERIÓDICO

Barcelona 5am. Hoy toca acercarse al mar. Transitar por los diferentes paseos marítimos hacia la Barceloneta es sinónimo de soledad (y de la oscuridad que mencionábamos antes). Aún han llegado muy pocos grupos a celebrar el fin de fiesta a las playas. ¿Dónde está la gente?

Noticias relacionadas

La ‘normalidad’ aparece al acercarse a la Torre Mapfre y el Hotel Arts. Ahí está la gente. Aún no se ha montado la gran jarana que tiene en pie de guerra a los vecinos de la Barceloneta, pero ya se está gestando el temporal. Siluetas tambaleándose ante el mar, vasos y botellas en el suelo. El Opium aún tiene las luces encendidas. Un coche patrulla plantado en la calzada parece avisar: “No se desmadren”. De momento, parecen hacer caso.

Barcelona, 5am. La hora en que la calma de la madrugada da paso a la tempestad