Respuesta municipal

Barcelona destinará dos millones a ayudas para tiendas y restaurantes que pongan puertas automáticas

  • El ayuntamiento anuncia un primer paquete de subvenciones para acompañar las medidas de ahorro energético impuestas por el Gobierno

Entrada a un comercio sin puerta automática en Barcelona.

Entrada a un comercio sin puerta automática en Barcelona. / Zowy Voeten (EPC)

3
Se lee en minutos
Patricia Castán
Patricia Castán

Periodista

Especialista en Economía local, comercio, turismo, vivienda, ocio, gastronomía y tendencias urbanas.

Escribe desde Barcelona

ver +

Tras constatar el "extraordinariamente alto" cumplimiento en Barcelona de las medidas de ahorro energéticas decretadas por el Gobierno, el ayuntamiento ha anunciado este miércoles que destinará inicialmente dos millones de euros para ayudar a las actividades económicas situadas en planta baja que así lo soliciten a realizar reformas que favorezcan un menor gasto energético. La ayudas irán sobre todo a la instalación de puertas automatizadas, pero también se contemplan la sustitución de sistemas de climatización por otros que utilicen energías renovables, entre otras obras de mejora.

Al contrario que Madrid, que se muestra "negacionista del cambio climático", el consistorio barcelonés opta por colaborar y ponerse "al lado de los sectores económicos" afectados, ha dicho el primer teniente de alcalde, Jaume Collboni. El edil ha explicado los detalles de esta primera convocatoria de ayudas para ayudar al sector comercial, de restauración, de ocio nocturno y hoteles de la ciudad a cumplir las medidas del real decreto ley de ahorro energético tras reunirse con representantes de los gremios y asociaciones empresariales correspondientes.

Ha hecho un llamamiento al "esfuerzo colectivo" para ser más eficientes desde el punto de vista energético y tener, por tanto, "menos dependencia de Rusia", haciendo "frente al desafió que ha hecho el régimen de Putin" a las democracias europeas.

Un millar de beneficiarios

La nueva línea municipal de subvenciones asciende a dos millones y se pondrá en marcha a final de septiembre con el objetivo de que los beneficiados la cobren a principios de 2023, ya que se articulará con los presupuestos del próximo ejercicio. Según Collboni, se calcula que favorezca a un millar de establecimientos, que podrán recibir hasta el 50% del coste de la instalación de las puertas (para mantener mejor la temperatura interior que fija el Gobierno) o de otras intervenciones en el mismo sentido, hasta un máximo de 2.000 euros por solicitante.

Todas las actuaciones deberán ejecutarse este otoño o en 2023, ha señalado. Comprende no solo las puertas automáticas (ahora muchos locales carecen de ellas), sino también obras de rehabilitación energética de los edificios e instalaciones; sustitución de sistemas de iluminación interior o exterior por alternativas más eficientes; instalación de sistemas de generación eléctrica de fuentes renovables para autoconsumo; y la sustitución de sistemas o equipos de climatización o de producción de agua caliente sanitaria por sistemas que usen exclusivamente fuentes de energía renovable.

Los interesados contarán también con asesoramiento complementario a través de la Oficina de Transición Energética de Pimec, impulsada por el consistorio. El teniente de alcalde ha insistido en que las ayudas podrían tener continuidad, en función de la respuesta que tenga esta primera partida para acompañar al decreto. Con la medida se da continuidad al programa ReActivem Barcelona que implicó el año pasado una inyección extraordinaria de casi 13 millones de euros (enmarcada en el fondo CECORE) que el ayuntamiento impulsó para apoyar a las actividades más afectadas por la Covid-19. Un total de 217 empresas locales se vieron beneficiadas en esta última fase.

Balance del verano

Noticias relacionadas

Tras la reunión con los sectores económicos Collboni también ha destacado que la reactivación económica de la ciudad está siendo "muy positiva" desde el punto de vista comercial, la restauración y la hostelería. Ha destacado que la alta afluencia turística está siendo muy importante para la recuperación del empleo y la "generación de riqueza" en la capital catalana.

También ha avanzado que la apertura comercial en domingos estaba funcionando satisfactoriamente, aunque no ha querido avanzar más datos hasta que el ayuntamiento finalice su informe al respecto.