Entrevista

David Escudé, concejal de Deportes de Barcelona: “Un gran evento deportivo debe adaptarse a una ciudad, y no al revés”

  • El edil recuerda los Juegos Olímpicos de 1992 y ve todavía lejana su mayor ambición: "El Mundial de Atletismo es un gran sueño, pero necesitamos mucho más tiempo”

David Escudé, junto a las Piscinas Picornell, en la sede en la que tiene un despacho, con el Palau Sant Jordi detrás, el 25 de julio.

David Escudé, junto a las Piscinas Picornell, en la sede en la que tiene un despacho, con el Palau Sant Jordi detrás, el 25 de julio. / RICARD CUGAT (EPC)

5
Se lee en minutos
Toni Sust
Toni Sust

Periodista

ver +

Con la resaca todavía cercana del adiós a la candidatura de los Juegos Olímpicos de Invierno, el concejal de Deportes del Ayuntamiento de Barcelona, David Escudé, no cree que esa puerta esté cerrada definitivamente. Cree que algún día se tienen que pedir otros de verano, y que ambas citas son compatibles. Ve todavía lejos su sueño de que Barcelona albergue un mundial de atletismo.

Estos días se han cumplido tres décadas de la inauguración de los Juegos Olímpicos de 1992. ¿Cuántos años tenía?

Tenía 17 años. Venía de una familia a la que le gustaba mucho el deporte. Habíamos ido a ver la copa del mundo de atletismo, la de las goteras. Estamos todos pendientes de ver la ceremonia. Estaba con mis padres y mis abuelos viéndola por la tele.

Escudé, delante de una foto de natación sincronizada.

/ RICARD CUGAT

¿Fue el mejor momento de la historia de Barcelona?

Creo que ha habido muchos mejores momentos gracias a los Juegos Olímpicos. También recuerdo muy bien la nominación. En los Juegos tuve la suerte de ver muchas competiciones.

¿Qué vio?

Un poco de todo. Gimnasia rítmica, con mi hermana, que era una gran fan; balonmano, fútbol, básquet. Fui uno de los que pudo ver al Dream Team, la selección de básquet estadounidense, en acción. Tuve la suerte de estar en la curva, con mi padre, y ver a Fermín Cacho y sus 1.500 metros icónicos. Aquella entrada con Fermín mirando atrás. Nadie esperaba una carrera tan grande, aunque era de los favoritos. Mi padre también es corredor (el concejal Escudé es un gran aficionado a correr). En el Estadi Olímpic vi decathlon.

¿Difícil repetirlo?

Creo que es imposible y sería un error comparar.

¿Cree que no estamos cayendo en la nostalgia?

Nostalgia, romanticismo. Pasaron tantas cosas, fue tan revolucionario, un punto de inflexión tan grande, que es imposible que no comparemos un poco. No sé si es nostalgia, la palabra no me gusta mucho. Pero es el orgullo de haber vivido el que posiblemente fue el momento más importante de la historia moderna de la ciudad.

¿Cree que Barcelona no podrá aspirar a organizar otros juegos de verano?

Soy un gran defensor de que Barcelona se pueda plantear un día organizar otros Juegos Olímpicos de Verano. Lo tenemos todo para ello.

!Era el momento de tener los Juegos de invierno. No ha podido ser por los motivos que todos sabemos. Y son compatibles los Juegos de verano e invierno"

Venimos de un final abrupto de la carrera de los Juegos de Invierno.

Esta ciudad nunca apagará la llama olímpica. Lo que tenemos que saber es cuál es el momento. Era el momento de tener los Juegos de invierno. No ha podido ser por los motivos que todos sabemos. Y son compatibles los Juegos de verano e invierno.

Hay una corriente de gente que dice que no tiene sentido que Barcelona aspire a los de invierno en pleno cambio climático.

Tiene sentido si se puede hacer lo que se ha probado que era viable: tener unos juegos sostenibles. Esa es la clave para el Comité Olímpico Internacional. Sostenibilidad medioambiental, social, económica. Londres lo demostró y dio un paso adelante, marcó el camino.

A diferencia de 1986, ahora las infraestructuras están hechas, y a diferencia de otros lugares, bien conservadas. No sería difícil presentar candidatura.

No. Además, ahora está claro que no sirve un gran evento al que una ciudad deba adaptarse, tiene que ser el evento el que se adapte a la ciudad.

Tampoco es que mucha gente pida otros Juegos de Verano.

Los próximos libres son los de 2036. Pero quien presenta candidatura es el COE, y primero habría que convencer al COE. Creo que ahora tocaban los de invierno.

"Recuerdo que al principio no había unidad para los Juegos de 1992. Algún partido que gobernaba otra administración hizo un uso político del evento"

¿Se echa de menos la cohesión de hace 30 años que tanto se reivindica ahora?

Recuerdo que al principio no había unidad para los Juegos de 1992. No existía. Algún partido que gobernaba otra administración hizo un uso político del evento. La Generalitat quedaba algo al margen: eran el ayuntamiento y el Estado. Luego sí se acabó cosiendo todo. Ahora había entendimiento para el proyecto olímpico de invierno, menos por parte del presidente de Aragón.

¿El Mundial de atletismo es un objetivo?

Es un sueño, soy un fanático del atletismo, me muero de ganas, pero no es un objetivo por el cual estemos trabajando todavía. No está cerrada todavía la puerta de los Juegos de invierno: 2034 está allí. Y estamos trabajando para el Mundial de fútbol 2030, que se celebra en España y Portugal. Para el Mundial de Atletismo necesitamos mucho más tiempo. Es un evento de magnitud sideral. Es un gran sueño.

Y luego está la Copa América

Con la Copa América, todos hemos ido de la mano.

"La Copa América será un éxito porque seguirá el modelo Barcelona de eventos: el evento se adaptará a la ciudad y no al revés"

Tranquilice a los que asocian la Copa América con la peor etapa del PP de Valencia.

Es que es normal. Es el modelo que no tenemos que seguir. La Copa América será un éxito porque seguirá el modelo Barcelona de eventos: el evento se adaptará a la ciudad y no al revés. El Port Olímpic se iba a hacer igual, aunque ahora cobra más sentido. La reforma del litoral se iba a hacer igual. Este es el modelo: no inventar cosas faraónicas.

Noticias relacionadas

Como concejal de Sant Martí, parte de su distrito registra problemas de ruido. Parece que los afectados son pocos pero que lo sufren mucho. El triángulo golfo es un ejemplo.

Lo conozco. Cuando yo salía de joven iba a esa zona. Entonces no había botellón, había gente. Sufro por los vecinos. Sé que cerrar las tiendas no acabará con el botellón radicalmente, pero lo dificultamos. No por el alcohol, que se lo traen de casa. Pero el hielo, los vasos y el combinado: se lo ponemos más difícil. Otra cosa básica: el incremento de las sanciones a 600 euros en casos graves. Creo que uno de los problemas es que los jóvenes no cuentan con la oferta de ocio que antes existía. Muchos establecimientos cerraron con la pandemia. Si reduces la oferta a un único punto, todos acaban allí.