Iniciativa singular

Un restaurante de Castelldefels da un giro a las paellas y suma un menú para perros

  • La cocina de Unlugar apuesta por el producto de proximidad de Parc Agrari del Baix Llobregat, el mar y los paelleros de alta precisión, mientras debuta con la primera carta de España para las mascotas que acompañan al comensal

Zara devora un helado en Un lugar, en Castelldefels.

Zara devora un helado en Un lugar, en Castelldefels. / ELISENDA PONS

4
Se lee en minutos
Patricia Castán
Patricia Castán

Periodista

Especialista en Economía local, comercio, turismo, vivienda, ocio, gastronomía y tendencias urbanas.

Escribe desde Barcelona

ver +

La magia de la climatización permite que un jueves de julio luzca un sol achicharrante que ahuyenta incluso a los bañistas, pero que Isa y su perra Zara se estén dando (a partes iguales) un homenaje gastronómico con vistas a la playa de Castelldefels. Las dos tienen el plato lleno, la primera de paella De la tierra (con secreto ibérico y setas de temporada), y su mascota, de arroz con pollo y verduras, que engulle como si no hubiera un mañana a los pies de Isa. La pintoresca imagen se produce en el restaurante Unlugar, que estrenará una carta de paellas de alta precisión (por obra y gracia de la tecnología), con hiperespecialización en la generosa cosecha del Parc Agrari del Baix Llobregat, a la par que lanza la primera solo para canes. Ambas se desplegarán a partir del día 20.

Elaboración de las nuevas paellas del establecimiento.

/ ELISENDA PONS

El restaurante que lideran Gabriel y Germán Buchaillot junto Claudia Quintero abrió en 2018 centrado en sus añorados sabores de Argentina. De esa etapa mantienen sus 'hits' (empanadas, solomillo o entrecots importados al vacío de primera), pero en su creciente arraigo local querían sucumbir al producto más cercano. Y si el kilómetro 0 es tendencia gastronómica hace años, tener el Mediterráneo a los pies y el Parc Agrari del Baix Llobregat eran suficientes argumentos para armar su nevera de proximidad y reescribir su propuesta. El asunto canino surgió espontáneamente, porque Sofía Fortuna, la directora del Grupo Quibuch en el que están integrados, era una fan de alimentar bien y saludablemente a las mascotas, confiesa. Y de no tener que aparcarlas en casa para un buen ágape.

Zara devora el menú de arroz con pollo y verduras en Un lugar, en Castelldefels.

/ ELISENDA PONS

Nace así la nueva etapa de Unlugar, con mesas 'pet friendly', donde la gastronomía hace salivar al animal y a su dueño. Para Gabriel, saborear y casar los productos más cercanos "del mar y la tierra" supone un subidón diario, explica en la presentación. Su chef ejecutivo, Pablo Drucaroff, elige en los campos del parque agrario y mercados próximos los sabores del día. La zona es "mucho más que las alcachofas de El Prat o los espárragos de Gavà", clama Buchaillot. A su lado, un camarero aparece con grandes jeringuillas de contenido verde, que denotan que no son vacunas anticovid XXL, aunque el pesto de rúcula que contienen es digno de noquear a un virus. Lo inyecta a la burrata, que se mece entre tomatitos de la huerta. Por algo el local se ha integrado en el colectivo de cocina Sabors de l'Horta.

Burrata inyectada con pesto, con ensalada de tomates del Baix Llobregat.

/ ELISENDA PONS

En el plato y en el comedero

Noticias relacionadas

Mientras el copropietario relata las novedades. Zara, una preciosa perra de agua, y la mestiza de otro cliente emiten pequeños gruñidos intuyendo que se acerca algún manjar. En cocina, la nueva apuesta por los imprescindibles arroces en un paseo Marítim se ha acompañado de varios paelleros Mimcook, con esos prodigiosos fuegos capaces de clavar los tiempos de cocción e intensidad en función de la receta que se les introduzca. "No hay riesgo de que el chef no pueda atender todos los fogones, ni que una paella esté más cocida un día que otro en función de quien la prepare", explica ante la "herramienta" de alta precisión diseñado por Sergi Escolà para alcanzar siempre la misma "calidad, textura y sabor" siempre. Por supuesto, que no hay artilugio que valga si antes no se acierta en la alquimia del fumet, la receta y sus proporciones, tercia Fortuna.

La perra de agua disfruta un helado de plátano y yogur.

/ ELISENDA PONS

Y el establecimiento lugar salta al ruedo arrocero con el cereal de Pals, por su agradecida textura, también en versiones marinera o negra, mientras en otras propuestas mar y verde se vuelven a aliar en la ensalada César con lubina rebozada en harina de garbanzo, o se mima la patata 'baby' (al vapor) bajo su bravísima salsa. Para entonces, ya ha aparecido el camarero con los comederos y un sobre del mencionado arroz perruno que cada propietaria dosifica al gusto a su animal. Es el primer restaurante de España con licencia para producir comida para mascotas bajo su propia marca, 4Petz, con ingredientes frescos y de temporada. Hay también esnacs con formato de galleta de garbanzos y, atención, como postre unos helados con palo comestible en dos sabores: mango con yogur o plátano con yogur. Zara se lo piensa; de buena gana se zamparía otro principal, pero al final da cuenta de la tentación de banana. Y como su menú no tiene café, tras relamerse se permite hasta una siesta.