En 2022

Barcelona invertirá 70,5 millones en la rehabilitación energética de edificios y viviendas

  • La cifra, la más alta de la historia, es la suma de los 41 millones de los fondos europeos Next Generation y los 29,5 aportados por el consistorio

  • El 74% del montante se reservará para seis barrios vulnerables del eje del Besòs; el resto estará abierto a todos los vecinos de la ciudad

Uno de los entornos prioritarios de actuación del ayuntamiento es el barrio de Canyelles.

Uno de los entornos prioritarios de actuación del ayuntamiento es el barrio de Canyelles. / Elisenda Pons

4
Se lee en minutos
Natàlia Farré
Natàlia Farré

Periodista

Especialista en arte, patrimonio, arquitectura, urbanismo y Barcelona en toda su complejidad

Escribe desde Barcelona

ver +

Las cifras son sabidas pero ello no las hace menos importantes. Ahí van: Barcelona tiene un parque de viviendas envejecido, con una mediana de edad de entre 69 y 75 años, depende de las fuentes. Y un parque que además de envejecido es energéticamente ineficaz: entre el 80 y el 90%, aquí las fuentes tampoco se ponen de acuerdo, de las construcciones son anteriores a la normativa energética (la que obliga al aislamiento térmico), de hecho, la clasificación energética de la mayoría de las casas de Barcelona es pésima (categoría E o inferior).

En lo que sí hay consenso es en que el 20,5% de las emisiones de CO2 de la ciudad tienen a las viviendas como origen, que entre todas emiten 735.000 toneladas. Los números son un desastre pero pueden mejorar: con pequeñas intervenciones en los edificios se podría ahorrar en la factura eléctrica doméstica y evitar la emisión de 811 kilogramos de CO2 por vivienda. La mala noticia es que la rehabilitación es una asignatura pendiente de la ciudad; la buena es la inversión de 70,5 millones de euros para la rehabilitación energética y regeneración del parque de viviendas que el ayuntamiento pone sobre la mesa para este año.

Entre el 40 y el 100% de subvención

“Una cifra histórica” a juicio de todos los presentes la mañana de este martes en la apertura de la convocatoria, que eran muchos: tres concejales del ayuntamiento; los presidentes de los colegios de arquitectos, aparejadores y administradores de fincas, y representantes de los ramos de la construcción y de la instalación. Un pleno al 15, pero lo dicho, la inversión, la más alta nunca presentada se lo valía. No solo son 70,5 millones (41 son la primera de tres anualidades que llegan de Europa con los fondos Next Generation y 29,5 que pone el consistorio) sino también las condiciones: subvenciones entre el 40 y el 80%, dependiendo del ahorro energético y del coste (y con un tope de 6.300 euros por vivienda), pero que en los casos de máxima vulnerabilidad pueden llegar al 100%; financiación bancaria para el resto del montante, si se precisa, con un interés del 5,25%; incentivos fiscales y la realización del Informe Técnico del Edificio (ITE), del certificado energético y del proyecto de intervención a cargo de Europa.

Plazos de solicitud

Una “oportunidad única” según todos los presentes que hay que aprovechar, pues la convocatoria europea tiene plazos: el periodo de solicitudes acaba el 30 de junio de 2023 y las obras deben finalizar en junio de 2026, si no, se pierden los fondos. Una premura que ha levantado las voces de los profesionales para pedir al consistorio más diligencia en los lentos trámites para conseguir las licencias de obras y que el ayuntamiento se ha comprometido a acelerar. Los presentes también han indicado que no solo se movilizan 70,5 millones, sino que se calcula que cada euro invertido en rehabilitación tiene un retorno del sector privado de cerca de tres. Por ello se cifra en 213 millones el retorno que se generará, cantidad que se traduce en la creación de casi 12.000 puestos de trabajo.

Para aprovechar todos estos recursos ayuntamiento y colegios profesionales unen fuerzas para acompañar, ayudar y facilitar los trámites a los vecinos. A través de las Oficines Tècniques de Rehabilitació (OTR) los arquitectos y aparejadores; y el consistorio a través de las Oficines de l’Habitatge ya existentes, o de una oficina específica para las subvenciones que abrirá en breve y de la creación de un equipo de 40 profesionales que se centrarán en las zonas más necesitadas de la ciudad. El objetivo es rehabilitar 15.000 viviendas en los próximos tres años.

30% ahorro energético

Noticias relacionadas

Las ayudas van dirigidas tanto a viviendas y edificios, como a barrios; en los dos primeros casos todo el mundo puede optar a ellas siempre y cuando con la rehabilitación se consiga un ahorro energético como mínimo del 30%, el exigido por la UE, lo que puede suponer una rebaja de 620 euros anuales en la factura eléctrica. Y que puede obtenerse, en muchos casos, con un buen aislante y el cambio de cerramientos y cristales.

Para la rehabilitación y regeneración de los barrios, el ayuntamiento reserva el 74% de los 70,5 millones para invertirlos en las zonas más vulnerables y priorizará el eje del Besòs a través del Pla de Barris (20 millones) y de la estrategia Entorns Residencials de Regeneració Urbana (24 millones), iniciada en 2020 en Besòs i el Maresme, Trinitat Vella y Canyelles, y que ahora ampliará a La Pau, el Congrés i els Indians y Can Peguera. Los seis ámbitos se han escogido teniendo en cuenta el parque edificado, la calidad ambiental y el nivel socioeconómico de la población. En total, suman 87.500 habitantes, 350 edificios y 11.000 viviendas, y el consistorio prevé que se podrán acoger al programa 2.210 pisos hasta el 2026; un 20% del total.