Urbanismo

El parque de las Glòries estará terminado antes de 2025

La plaza inicia a finales de año 20 meses de obras que permitirán que Barcelona disponga de nueve hectáreas más de verde urbano

La nueva y futurista zona de juegos infantiles, conocida como nodo dinámico

La nueva y futurista zona de juegos infantiles, conocida como nodo dinámico / El Periódico

6
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

Especialista en Movilidad, infraestructuras, política municipal, educación, medio ambiente, área metropolitana

Escribe desde Barcelona

ver +

Uno de los problemas del mal encaje histórico de Glòries en Barcelona es que el soterramiento de las vías del tren, que era el principal impedimento para dar forma humana a la plaza, coincidió con el 'boom' del automóvil. Y de la infraestructura ferroviaria se pasó a la vial, sin parar por la casilla peatonal. Para los Juegos del 92, los pensadores urbanísticos del ayuntamiento idearon el tambor aéreo que pretendía generar un parque interior a nivel de suelo. Jamás funcionó. Tres décadas después, los coches siguen siendo los protagonistas, pero ahora como mínimo, aunque son los de siempre, no se ven gracias al túnel que entra y sale. La galería los esconde desde Castillejos hasta la rambla del Poblenou, lo que ha generado un espacio diáfano de 12 hectáreas. Ya se ha actuado en la parte oeste de la plaza, con la gran esplanada como protagonista. Ahora toca dar nueva forma al espacio que ocupaba la continuidad de Gran Via en su choque con Meridiana y la Diagonal. Las obras empezarán a finales de año, y al cabo de 20 meses, en el segundo semestre de 2024, las Glòries, a la espera de equipamientos y edificios de viviendas, será, o esa es la idea, una plaza definitiva.

Nodos y zonas del futuro parque de la plaza de las Glòries

Perspectiva aérea de lo que se acometerá a partir de finales de año. Es el ámbito que va desde las vías del Tram hasta la gran esplanada

/ El Periódico

La propuesta Canòpia Urbana ganó en 2014 el concurso público convocado por el consistorio liderado entonces por Xavier Trias. El proyecto se pactó en 2007 en tiempos de Jordi Hereu, pero con Joan Clos cuando la reforma de la plaza entró en los planes públicos al incorporarse en el plan de acción municipal. Ada Colau será la alcaldesa que lo ejecutará. Es decir, que Glòries, si todo termina como está previsto, será uno de esos escasísimos proyectos que los gobiernos han respetado y continuado según estaba previsto, como pasa con el plan de bibliotecas o la gestión de las fiestas populares de Barcelona.

Movilidad activa

El coste del proyecto, aprobado en comisión de gobierno esta semana, asciende a 26,4 millones de euros y está previsto actuar sobre 4,3 hectáreas de superficie, en las que se plantarán 472 árboles. Para fijar sobre el mapa lo que está por venir, los trabajos se ejecutarán entre la gran esplanada, abierta al público en septiembre de 2021, y las vías del tranvía, sobre las que ya se trabaja para conectar el Tram desde el pasado mes de marzo, en un primera fase, desde Glòries hasta Verdaguer. Para más adelante, ya en el siguiente mandato y siempre que el gobierno saliente de las elecciones de mayo de 2023 lo apruebe, abordar el segundo tramo hasta la plaza de Francesc Macià. El objetivo de la transformación, tras 100 años de dominio del ferrocarril y 60 del coche, es que finalmente sea la movilidad activa (a pie y en bicicleta) la protagonista del espacio. Pero no solo eso. La plaza ofrecerá todo tipo de elementos de ocio, desde la cultura a la simple contemplación. Porque ahora, en la plaza, ya sucede un fenómeno insólito tres meses atrás: el silencio.

El jardín de inmersión, que ejercerá también de entrada y salida del metro de Glòries

/ El Periódico

"Por primera vez podremos ver la magnitud y la dimensión del futuro parque de las Glòries. Finalmente, podremos contemplar la transformación de un espacio con vocación de centralidad, tal y como proyectó Ildefons Cerdà", señala Xavier Matilla, arquitecto jefe del Ayuntamiento de Barcelona. El plan de Ensanche de Barcelona diseñado en 1859 por el genial urbanista convertía la plaza en el epicentro de Barcelona, desde el Besòs hasta Montjuïc. Pero la autopista C-32 entró hasta Glòries y se dio la sensación de que la ciudad empezaba aquí, y no 3,5 kilómetros más allá, cuando Sant Martí marida con Sant Adrià y el Besòs.

Los valores

Según Matilla, el nuevo diseño dota a la plaza de nuevas potenciales, nuevos valores: "El valor del encuentro tras décadas de barrios segregados y separados; el valor ambiental, con 9.000 metros cuadrados de nuevo verde, y el valor social", vinculado a todo lo que pueden albergar en el futuro, para cualquier segmento de edad, los espacios que se crearán con la reforma del entorno. Todo, con una Diagonal que seguirá cruzando la plaza con un suelo de bloques de hormigón que dará continuidad a los que van a pie y en bici pero no permitirá el paso de coches y motos. A lo largo de este paseo se instalará una fuente ornamental de 70 metros de longitud, una "lámina de agua que reflejará la naturaleza y el cielo".

La Diagonal paseable y la fuente-espejo de 70 metros de longitud

/ El Periódico

Por debajo de la avenida, junto a la rambla de los Encants, se situará la ágora sensorial Berta Cáceres, un espacio de 1.000m2 de uso polivalente rodeado de una corona de bambús gigantes y pensado para albergar eventos culturales. Justo debajo se situará una segunda zona para perros de 760m2. Y a lado el jardín de inmersión, un pequeño bosque de cactus en distintas alturas que ejercerá, al mismo tiempo, de entrada y salida de la estación de metro de Glòries. No será un espacio accesible para personas con movilidad reducida, que, en cambio, dispondrán del acceso al subterráneo a través de un ascensor situado muy cerca de aquí. La accesibilidad, remarca Matilla, sí se ha garantizado en la nueva área de juego infantil (conocida como nodo dinámico), con distintas alturas y una superficie de casi 2.000m2. Según Ana Coello, una de las arquitectas responsables del proyecto, el diseño de la plaza está pensado "para usos muy distintos, de manera que todos los perfiles de la sociedad dispongan de un espacio específico". Eso incluye, como es obvio en estos tiempos, a las mascotas.

Jardín botánico

Noticias relacionadas

Otros elementos serán una zona de juegos de agua pensada para el verano, un enorme mirador justo encima de la entrada del túnel de Glòries, con gradas y espacio verde con vistas a la Gran Via, y un aparcamiento subterráneo para bicis que se instalará en uno de los cuatro grandes espacios bajo tierra que han quedado libres con la construcción del túnel viario (un segundo espacio se usará para almacén y vestuarios del ágora sensorial). También se instalarán zonas para potenciar la biodiversidad vegetal y animal de la ciudad.

En estos espacios no habrá ninguna especie vegetal que supere el 15% de la superficie. Es decir, un pequeño jardín botánico en la plaza más grande de la capital catalana. Todo, con una gestión del agua que se espera que sea autosuficiente. Una vez finalizadas las obras, en el segundo semestre de 2024, Barcelona habrá ganado un parque de nueve hectáreas en el que se alzarán más de mil árboles y se generarán 30.000 metros cuadrados de verde. Será necesario, sin embargo, un tiempo prudencial, una vez esté la obra terminada, para que la sombra y el espesor vegetal alcancen su clímax. Y faltará, además, completar el parque inmobiliario previsto, en el que se incluyen, entre otros, edificios de vivienda privada y social y una escuela.