Investigación

Detenidos en Barcelona un hombre y una mujer que robaban cuando hacían falsas inspecciones

Ambos están acusados de varios robos con fuerza en pisos de personas de la tercera edad

Agentes de los Mossos d’Esquadra.

Agentes de los Mossos d’Esquadra. / Epi_rc_es

3
Se lee en minutos

Los Mossos d'Esquadra han detenido a un hombre y a una mujer acusados de varios robos con fuerza en pisos de personas de la tercera edad, ante quienes se hacían pasar por inspectores de las compañías de servicios.

La policía catalana ha informado este domingo de que los detenidos son un hombre de 31 años y una mujer de 33, que están acusados de dos robos y un delito de estafa en el caso del hombre y de un robo con violencia en el de la mujer. Los agentes buscan también a un tercer hombre relacionado con los hechos.

Método de actuación

La investigación de este caso, a cargo de la División de Investigación Criminal de la Región Policial Metropolitana de Barcelona, comenzó a partir de un robo registrado el pasado 4 de mayo en el distrito de Sant Martí de Barcelona. En aquella ocasión, un hombre de 73 años recibió una llamada en la que el comunicante dijo hablar en nombre de su compañía de luz y gas y que era necesario concertar una cita para una inspección para prevenir posibles fugas. En esa llamada, indica la policía, quien contactó con el anciano hizo varias preguntas para asegurarse que se trataba de una persona vulnerable.

Un rato después de la llamada, una pareja llegó al piso de la víctima sin uniforme ni identificación de ninguna compañía de servicios. Una vez allí, insistieron en que el hombre se quedase con su mujer en la cocina, que tenía una discapacidad casi completa. Pasado un rato, el ladrón le pidió el número PIN de su libreta para el pago de la revisión, lo que llevó a la víctima a sospechar, por lo que se negó a dárselo. Al oír la negativa, el hombre sacó una navaja y le amenazó con la misma si no le indicaba el PIN.

Cuando los dos ladrones salieron de la casa, la víctima comprobó que todo el piso estaba revuelto, que le habían sustraído 2.300 euros en efectivo y que le habían robado joyas por valor de 6.225 euros. Además, con su tarjeta se hicieron movimientos fraudulentos con los que le robaron otros 9.100 euros.

En la investigación del caso, los agentes pudieron identificar al ladrón, quien utilizaba teléfonos a nombres de terceras personas para dificultar su filiación. También miraron las cuentas corrientes a las que se habían hecho transferencias con las tarjetas robadas, cuyos titulares dijeron a la policía que una mujer que conocían les había ofrecido ganar dinero fácilmente con un proceso que consistía en que debían darle los números de sus cuentas corrientes, en las que recibirían un ingreso de 3.000 euros. Posteriormente, este importe deberían retirarlo en el cajero automático y dárselo en efectivo, transacción por la que recibirían doscientos euros como contraprestación.

Detención

El ladrón, que operaba sobre todo en L'Hospitalet de Llobregat, Cornellà y Esplugues, fue detenido finalmente el pasado 13 de junio. El hombre fue detenido poco antes de las 20:00 horas de ese día mientras estacionaba su moto. Se le encontraron 1.300 euros en efectivo, guantes de látex y diversas libretas y tarjetas bancarias. De la cantidad de dinero hallada, 1.100 euros estaban escondidos en billetes de 50 en el interior de uno de los guantes. En la moto, los agentes encontraron también dinero y varios anillos, pulseras y pendientes. La policía recuperó en esa detención 11.000 euros en metálico, además de las joyas. Dos días más tarde se detuvo a la mujer que le acompañaba en los robos.

Noticias relacionadas

Al detenido se le imputa un robo hecho con el mismo procedimiento en L'Hospitalet el día de su detención y otro el 13 de mayo en Esplugues. Los Mossos subrayan que en todos los casos iba acompañado de otro hombre, que está pendiente de ser identificado. En esos dos robos obtuvo 5.220 y 4.720 euros, respectivamente, así como diversas joyas. El hombre pasó a disposición judicial el pasado 16 de junio, día en que se decretó su ingreso en prisión mientras que la mujer quedó en libertad con cargos.

La policía recuerda que desde octubre de 2018 las visitas comerciales de luz y gas que no se hayan solicitado no están permitidas y que la compañía oficial avisa de las inspecciones con una carta en los días previos.