Acuerdo público-privado

El futuro tanatorio de Sant Andreu se levantará finalmente en Potosí

  • Tras las quejas vecinales por el incumplimiento de los equipamientos pactados en los antiguos terrenos militares, el consistorio ha acordado una permuta

  • El Ayuntamiento de Barcelona pagará 740.000 euros a Serveis Funeraris de Barcelona - Mèmora para compensar la diferencia de valor de las dos fincas

Terrenos en los viejos cuarteles de Sant Andreu donde finalmente no se levantará el tanatorio previsto.

Terrenos en los viejos cuarteles de Sant Andreu donde finalmente no se levantará el tanatorio previsto. / Juan Camilo Moreno (Bcn)

3
Se lee en minutos
Helena López

El Ayuntamiento de Barcelona y la empresa privada Serveis Funeraris de Barcelona–Mèmora han acordado finalmente un convenio urbanístico según el cual el consistorio obtendrá, a través de una permuta y el pago de 740.000 euros por la diferencia de valor entre los terrenos, la totalidad del solar que el Consorci de la Zona Franca (CZF) vendió a Mèmora para construir un tanatorio privado que puso en pie a los vecinos. El barrio se había alzado contra la construcción del tanatorio por el incumplimiento que suponía de los acuerdos para los futuro equipamientos de los terrenos de los viejos cuarteles de Sant Andreu, peleados durante década por el vecindario organizado. En virtud de la permuta, la funeraria pasará a ser la propietaria de un solar municipal en el ámbito en transformación de la calle de Potosí, donde finalmente reubicará el tanatorio.

"El acuerdo da respuesta a la reivindicación vecinal de recuperar el suelo de los cuarteles para destinarlo a servicios que se ajusten a las necesidades y demandas del barrio. Sant Andreu ganará esta parcela como pedía el vecindario en el proceso participativo de cuarteles de Sant Andreu de 2006; para el actual gobierno del distrito es una prioridad hacer respetar los compromisos vecinales alcanzados", han apuntado este viernes en rueda de prensa la teniente de alcaldía de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad, Janet Sanz, y la concejala de Sant Andreu, Lucía Martín.

Falta de espacios de participación

La parcela en la que en un primer momento estaba previsto el tanatorio -lo que levantó al barrio, muy enfadado tras lustros de incumplimientos en los peleados terrenos- está ubicada en la esquina entre el paseo de Santa Coloma y la calle Gran de Sant Andreu y tiene una superficie de 1.984,93 metros cuadrados y 6.000 metros de techo edificable. En abril de 2018 el CZF -antiguo propietario, quien en su día compró el suelo al Ministerio de Defensa- la sacó a subasta y la adjudicó a Serveis Funeraris para ubicar salas de velatorio que encendieron el ánimo vecinal. De hecho, los vecinos llevaban tiempo denunciando la falta de espacios de participación en lo que respecta al futuro de los solares de la zona y reclamaban construir equipamientos públicos.

Tras las protestas, el gobierno local constituyó una mesa de trabajo con las entidades vecinales, el CZF y la empresa en busca de una solución, que se ha anunciado este viernes.

En el marco de la negociación, que ha sido larga y compleja, la funeraria cedió primero al ayuntamiento el 75% de su parcela para poder construir nuevos equipamientos y servicios públicos. Esto se tradujo en un Plan Especial Urbanístico de iniciativa privada "que cumplía con la normativa vigente y que la empresa tenía derecho a tramitar", ha justificado Sanz durante la narración de los hechos. El plan se empezó a tramitar en mayo del año pasado e incluía cuatro salas de velatorio. Su aprobación definitiva se retiró del plenario del pasado septiembre por falta de apoyo de los grupos municipales.

100% municipal

Noticias relacionadas

Con el acuerdo presentado este viernes, la parcela del paseo de Santa Coloma, 22-24, pasa a ser íntegramente propiedad municipal. Sus futuros usos -el tema que más preocupa al vecindario- serán "consensuados para ajustarlos a las actuales necesidades del barrio", ha apuntado la teniente de alcaldesa. "De este modo, se dará valor a un solar con un gran potencial debido a su centralidad respecto a los ámbitos de crecimiento del entorno previstos en los próximos años y su proximidad al tejido urbano y vecinal del barrio de Sant Andreu de Palomar", ha añadido.

Fruto de la permuta, la funeraria recibirá la propiedad de la finca de la calle Potosí, 1-3, hasta ahora municipal. Terrenos que tienen una superficie de 820 metros cuadrados y 1.500 metros de techo edificable, y está cerca del emplazamiento inicial y dentro del mismo distrito.

Temas

Funerarias