Informe del Institut d’Estudis Regionals i Metropolitans

El coste de vivir en Barcelona eleva de 250.000 a 340.000 los vecinos en riesgo de pobreza

  • Un estudio precisa cómo la renta familiar cae en las ciudades y las comunidades con los precios más elevados, como Barcelona y Madrid

La Rambla, en abril pasado.

La Rambla, en abril pasado. / Ferran Nadeu

4
Se lee en minutos
Toni Sust
Toni Sust

Periodista

ver +

De entrada, parece algo de sentido común: residir donde la vida es más cara reduce la capacidad adquisitiva que otorga un salario a una persona, que con el mismo dinero es más rico, o menos pobre, en un lugar en el que todo sea más barato. Pero aunque parezca evidente, es una estadística que no se había concretado por estos lares. El Institut d’Estudis Regionals i Metropolitans de Barcelona (IERMB) lo ha hecho.

Un barcelonés necesita un 21,6% más de dinero para y un madrileño un 24% para comprar lo mismo que la media española


De ese empeño surge el estudio Coste de la vida y riesgo de la pobreza en las Comunidades Autónomas, áreas metropolitanas y ciudades españolas, obra de los investigadores Àlex Costa (Ayuntamiento de Barcelona), Vittorio Galletto (IERMB), Jaume Garcia (UPF), Josep Lluís Raymond (UAB) y Daniel Sánchez-Serra (OCDE).

Los autores consideran que esta variación del poder adquisitivo debería ser tenida en cuenta en el diseño de políticas públicas, modificar salarios mínimos y prestaciones, aunque dejan ese debate para los políticos, y no es fácil que se produzca: las guerras de cifras entre territorios más o menos ricos suelen ser amargas e infructuosas, y es habitual que los datos acaben convirtiéndose en armas electorales arrojadizas.

Paridad de Poder Adquisitivo

A partir de un método de cálculo que tiene en cuenta especialmente el precio de la vivienda, el estudio ofrece las cifras, en porcentajes y números absolutos, que resultan de pasar la renta familiar por el filtro del entorno en el que se recibe. Al factor que corrige la cifra inicial para dar la definitiva se le conoce como Paridad de Poder Adquisitivo (PPA).

Tras el cálculo, Catalunya baja de la segunda autonomía más rica a la cuarta, y Madrid, de la segunda a la novena

Una de las primeras conclusiones: los precios de las ciudades son más elevados a los de su área urbana, y los de esa área urbana son, a su vez, superiores a los de las comunidades autónomas en la que se encuentran.

Madrid y Barcelona

Vivir en Barcelona en Madrid supone necesitar mucho más dinero que en otros lugares de España para comprar lo mismo, para residir en una vivienda similar. El informe precisa esa diferencia. Siendo 100 la media en toda España, el indicador de precios de Barcelona está en 121,6, el segundo más elevado de la lista, y el de la ciudad de Madrid, el primero, en 124. Es decir, un barcelonés necesita un 21,6% más de dinero que la media de los españoles para comprar lo mismo, y un madrileño, un 24% más.

Pobreza

Visto por la parte de la población que apura los meses con la cuenta al límite, los resultados son elocuentes. Según la estadística del INE, con datos de 2018, los últimos disponibles, en Barcelona un 15,4% de la población vive en riesgo de pobreza, pero una vez aplicada la PPA, el porcentaje sube al 20,8%. En números absolutos, los barceloneses en riesgo de pobreza pasan de 250.000 a 340.000 personas: 90.000 más.

Si se mira este dato en el conjunto de Catalunya, el número de población en riesgo de pobreza crece un 14% una vez considerado el coste de la vida, de 1.044.745 a 1.195068 personas. Son 150.000 personas más, de las que Barcelona se lleva casi el 75% de ese aumento con las 90.000 citadas

El cálculo del efecto del coste de la vida altera los ránquings de pobreza. Así, Catalunya, cuarta comunidad más rica en función de la renta familiar, pasa al séptimo lugar si se tiene en cuenta el coste de la vida. El caso de la Comunidad de Madrid es más rotundo: pasa de la segunda a la novena plaza. En cambio, Aragón sube del octavo al sexto puesto; Castilla y León, del décimo al quinto, la Rioja, del quinto al tercero. Obviamente, las comunidades que suben tras aplicar la PPA son las que tienen un coste de la vida por debajo de la media fijada en 100.

Noticias relacionadas

Otra lectura del efecto de los precios: la renta familiar disponible en Barcelona baja un 18% una vez se aplica el coste de la vida, de 16.386 a 13.477 euros.

Políticas públicas

Explica Galleto, uno de los autores del estudio, que el equipo responsable del trabajo cree que Europa y España deberían tener en cuenta este factor, que si se analiza en EEUU. También recuerda que la UE, por ejemplo, supedita las ayudas que concede a la riqueza de los territorios. Sin embargo, admite que es un melón complicado de abrir, que no corresponde a los investigadores.