Dispositivo especial

Batlle, sobre la ocupación del espacio público este verano en Barcelona: "No será la undécima plaga de Egipto"

  • El ayuntamiento toma medidas para las aglomeraciones veraniegas con un operativo de un millar de agentes en la calle cada día

  • Habrá itinerarios seguros para que las mujeres puedan desplazarse por la noche

Dispositivo de la Guardia Urbana patrullando por las playas de Barcelona

Dispositivo de la Guardia Urbana patrullando por las playas de Barcelona / ZOWY VOETEN

5
Se lee en minutos
Toni Sust
Toni Sust

Periodista

ver +

La previsión es que el verano que se acerca, y que por temperatura ya se está viviendo, registrará una gran presencia en el espacio público en Barcelona, y el temor general es que ese regreso a lo grande, como no se ve desde antes de la pandemia del covid, genere molestias. Los botellones de la Mercè de 2021 están frescos en la memoria de los que no duermen bien en la ciudad.

Aunque a estas alturas todos conocen a alguien que se ha contagiado en los últimos días, las restricciones sanitarias son historia. Que la gente vuelva a vivir sin los límites de estos años, que disfrute del mar y del ocio, tiene que ser visto como algo positivo. Pero, como ha recordado este lunes el teniente de alcalde de Seguridad, Albert Batlle, el asunto tiene otra lectura posible: “La recuperación de la normalidad conlleva riesgos. Hay que minimizarlos”.

Operación Verano

Entre esos riesgos figura la subida de los delitos, algo que ya se está produciendo en Barcelona en 2022, con cifras en su primer trimestre por encima de las de 2021, aunque todavía por debajo de las de 2019, que no se darán a conocer hasta que se celebre la Junta de Seguridad de la capital catalana, según ha explicado el intendente de la Guardia Urbana, Pedro Velázquez, que ha presentado con Batlle la Operación Verano, un dispositivo que se activa del 1 de junio al 5 de septiembre.

La Guardia Urbana admite un incremento de los delitos desde 2021 aunque precisa que están por debajo de las cifras de 2019


“Queremos una ciudad ordenada. Esta es una ciudad con normas y deben respetarse. Encaramos el verano desde la responsabilidad y la profesionalidad, no como una fatalidad que nos someterá sin remedio, como si fuera la undécima plaga de Egipto. Queremos que Barcelona se quiera, que sea cómplice de sí misma”, ha afirmado el teniente de alcalde. El reto es garantizar la movilidad, la convivencia, el civismo y la seguridad.

Botellones

Hay una parte de Barcelona en la que los vecinos ya tiemblan ante la perspectiva veraniega. Por ejemplo, en el llamado Triángulo Golfo de Poblenou. Tienen follón consolidado ya hace tiempo, y además no solo los fines de semana, sino de miércoles a domingo, algo que, cuentan, es una novedad pospandemia. La pregunta es si su situación puede complicarse todavía más.

"No queremos esa Barcelona con tantos manteros y tanto desorden que hemos logrado dejar en su mínima expresión", afirma Batlle

Jerónimo Lorenzo, educador social de 55 años, vecino de Pere IV desde hace décadas y miembro de SOS Triángulo Golfo, cree que sí: “Será peor que ahora, porque vendrá más turismo de borrachera y además este año no existe la alternativa del Port Olímpic. Deducimos que los que iban allí vendrán ahora a nuestra zona”.

“En algunos momentos de la pospandemia parecía que nos perdíamos el respeto”, ha denunciado Batlle, que ha explicado que la Guardia Urbana, en colaboración con los Mossos, pondrá su atención de forma especial en las zonas más concurridas. Las fiestas mayores de Gràcia, Sants y la Mercè contarán con dispositivos propios.

Siete prioridades destacan en el plan de verano. La primera es la prevención de hurtos y la persecución de los multirreincidentes. El edil ha celebrado el cambio normativo al respecto de este problema que tanto el ayuntamiento como las fuerzas de seguridad denuncian hace años: “La impunidad de los multirreincidentes tiene que acabar. El cambio legislativo era el más necesario”.

Bicitaxis

La segunda prioridad es el control de circulación de los bicitaxis, un fenómeno que se incrementó en verano pasado y ante el que Batlle ha anunciado firmeza: “No queremos esta actividad económica en la ciudad de Barcelona. Genera problemática en términos de abuso del espacio público y pone en peligro a pasajeros, conductores y peatones”.

El concejal ha recordado que su jefe de filas, Jaume Collboni, pidió el viernes a la Generalitat prohibir esta actividad. Por ahora, el consistorio sancionará que trabajen sin licencia, aunque pagando una multa se puede recuperar los vehículos del depósito al que van cuando se detecta ese uso ilegal. El ayuntamiento quiere que el bicitaxi deba permanecer encerrado como medida cautelar mientras el procedimiento sancionador esté en marcha, es decir, durante meses. Esta medida está pendiente de una valoración jurídica.

Venta de alcohol

El tercer punto es el de los botellones. Además de la vigilancia de venta de alcohol a menores, para lo que se han reforzado las inspecciones, se está buscando, ha dicho Batlle, cómo avanzar de las 00.00 a las 23.00 la hora límite de venta de alcohol en tiendas, algo que ERC propuso en comisión, que se aprobó y que depende de la Generalitat.

La idea, ha dicho, es prevenir la celebración de los botellones y aplicar la ordenanza del civismo. La presencia de la policía en la calle perseguirá un efecto disuasorio antes de que se inicie el botellón. En lo que va de 2022, la Guardia Urbana ha recibido 788 llamadas a través del 112 por molestias generadas por el consumo de alcohol en la vía pública, y ha interpuesto 6.175 denuncias, casi mil más que en el mismo periodo del año anterior.

El cuarto punto de la lista de prioridades de Batlle, que ha precisado que no los ha citado en orden de importancia y que todos suscitan la misma dedicación por parte de la Administración barcelonesa, es la presencia de “grafitis, pintadas y otras expresiones gráficas”. La quinta prioridad es perseguir la venta ambulante: “Es una actividad que ha desaparecido y así debe seguir. No queremos esa Barcelona con tantos manteros y tanto desorden que hemos logrado dejar en su mínima expresión”.

Itinerarios seguros para mujeres

Noticias relacionadas

La lucha contra la violencia machista constituye la sexta prioridad de la lista, incluyendo la puesta en práctica de itinerarios seguros para las noches veraniegas. “Destacaría tres zonas: el litoral, donde hasta las paradas de metro las patrullas están muy pendientes, saturamos ese espacio para dar seguridad de forma especial a la mujeres que van de las zonas de ocio hasta el transporte público. La zona de Marina con Almogàvers y la de Tuset son otras dos donde se mantiene esta práctica. “Tenemos que potenciar la estrategia comunicativa para que la gente conozca que existen esas rutas”, ha admitido Velázquez.

El séptimo punto de la lista es la coordinación policial con los Mossos durante el periodo estival, además de con los servicios de limpieza y agentes cívicos. “La coordinación es extraordinaria, no tenemos ninguna queja”, ha resumido Batlle.