Servicio público

Colau continúa con su plan de choque para limpiarle la cara a Barcelona

Los Jardins de Joan Maragall son uno de los puntos donde se están plantando parte de las 55.000 flores previstas en el plan Cuidem Barcelona.

Los Jardins de Joan Maragall son uno de los puntos donde se están plantando parte de las 55.000 flores previstas en el plan Cuidem Barcelona. / Joan Cortadellas

  • El ayuntamiento destinará 40 millones de euros a 3.100 actuaciones, hasta el fin del actual mandato, para mejorar el espacio público 

  • Las intervenciones incluyen desde la plantación de 1.500 árboles en alcorques vacíos a la mejora del alumbrado y el pavimento

4
Se lee en minutos
Natàlia Farré
Natàlia Farré

Periodista

Especialista en arte, patrimonio, arquitectura, urbanismo y Barcelona en toda su complejidad

Escribe desde Barcelona

ver +

Barcelona está sucia y dejada o esta es la percepción que tienen sus vecinos, que en el último barómetro municipal situaron la poca pulcritud que presenta el espacio público de la ciudad como la segunda de sus preocupaciones tras la inseguridad. Las críticas sobre el estado, supuestamente malo, de las calles, plazas, parterres y otros elementos urbanos hace tiempo que están en la boca de todos, también de la oposición municipal, y alcanzaron su punto álgido tras el verano pasado. Fue entonces cuando el ayuntamiento admitió que, quizá, algo había de cierto en tanta reprobación y lanzó un plan de choque: Cuidem Barcelona, con una inversión de 70 millones de euros. De estos, 30 han sido para la nueva contrata de limpieza activada el mes de marzo; los 40 restantes se emplearán en 3.100 actuaciones (1.600 si se resta la plantación de 1.500 árboles) a realizar desde ahora y hasta las elecciones, o final de mandato, en mayo de 2023, según asegura el concejal Eloi Badia.

Nueva brigada

El plan –“de mantenimiento integral”, apostilla Badia- supone la creación de una nueva brigada de intervención rápida y flexible que refuerce las 10 ya existentes, una por distrito, y que intervenga desde todas las ópticas. “Hasta ahora actuábamos de la mejor manera posible pero servicio a servicio: cuando trabajábamos las fuentes, lo hacíamos desde las fuentes; cuando trabajábamos el mobiliario urbano, lo hacíamos desde el mobiliario urbano… Cuidem Barcelona permite actuar en toda la globalidad del espacio público”, sostiene Badia. Ello significa que esta onceaba brigada tiene la misión de poner en solfa desde todas las perspectivas los desperfectos y la suciedad inesperados, no los del día a día que van a cargo de las otras 10 brigadas.

¿Qué significa actuar desde la integralidad en todo el espacio público? Supone todo: pavimentación, señalización, limpieza de calles y pintadas, poda y plantación del arbolado, alcantarillado, alumbrado, control de plagas... “Un plan para lo que queda de mandato muy ambicioso, seguramente nunca el ayuntamiento había puesto tantos recursos, dinero, tecnología y personal para cuidar el espacio público en tan poco tiempo y para tantas actuaciones”, sostiene el concejal. Así, hasta las elecciones, la ambición de mantenimiento se mide, por ejemplo, en 280.000 metros cuadrados de nueva pavimentación (equivalentes a 21 manzanas del Eixample) en puntos como la calle de Aragón, entre LLançà y Casanova, y los laterales del paseo de Gràcia; en repintar el urbanismo táctico en todas las áreas donde se ha implementado; en nuevo alumbrado en 66 calles, sobre todo en aquellas que presentan puntos oscuros como la de Lleida, que da acceso a Montjuïc, o las de Palau y Almirall Churruca; y en 2.300 metros de mejora del alcantarillado para aliviar los malos olores, especialmente en Poblenou y la Barceloneta.  

Aportación ciudadana

Entre las 3.100 actuaciones previstas, también hay espacio para el cuidado del verde: 1.500 árboles ocuparán otros tantos alcorques vacíos y 55.000 flores alegrarán los parterres más tristes, además se revisarán las franjas forestales de Collserola, y habrá poda en 414 calles. Y hay programa, también, para actuar en todos los ámbitos posibles en 80 espacios especialmente en mal estado, como en los Jardins Joan Altisent donde se atacará la pavimentación, el mobiliario urbano, los alcorques y la zona de juegos infantiles. En total, 3.100 actuaciones que salen de las aportaciones de los ciudadanos realizadas a través de los Consells de Barri y de los paseos con los vecinos que se ya han hecho y que el consistorio prevé seguir haciendo durante los próximos meses. 

Noticias relacionadas

En septiembre, además, se activará una herramienta que permitirá, a través de internet, que todos los barceloneses puedan consultar, por barrio y ámbito temático, las actuaciones acordadas, planificadas, en curso y finalizadas. Entre las finalizadas desde que el plan se puso en marcha en octubre suman ya 2,3 millones de metros cuadrados de calle baldeados, 8.774 metros cuadrados de pintadas borradas, 105.517 metros cuadrados de zona verde desbrozados, 160 bancos rehabilitaos, 176 pilones repuestos, 2.214 metros cuadrados de aceras reparados y 1.515 señales verticales arregladas. 

335 euros por habitante

Un plan que se traduce en una inversión de 335 euros por habitante (117, en limpieza; 67, en residuos; 69, en pavimento; 39, en mantenimiento del verde; 18, en alumbrado; 16, en alcantarillado y 9, en políticas ambientales) en lo que se refiere a mantenimiento del espacio público, una de las más altas, si no la más alta, del país. Pero una ratio que no tiene en cuenta los numerosos visitantes que recibe Barcelona -se prevé que este verano serán más que nunca- cuya presencia también impacta directamente en el espacio público de Barcelona.