POLÍTICA MUNICIPAL

El 'resucitado' reglamento de participación dificulta las consultas ciudadanas en Barcelona

  • El texto, que se aprobará este viernes en el pleno del ayuntamiento, pasa de exigir 15.000 firmas a 88.709 para poder convocar un referendo desde la ciudadanía organizada

  • El consistorio ha apostado por un redactado conservador para ajustarse estrictamente a las leyes y blindarse ante los recursos que, intuyen, volverán a presentarse en su contra

Entrega de firmas, el pasado 1 de marzo, de las plataformas ciudadanas que aspiraban a participar en la multiconsulta.

Entrega de firmas, el pasado 1 de marzo, de las plataformas ciudadanas que aspiraban a participar en la multiconsulta. / FERRAN NADEU

3
Se lee en minutos
Helena López
Helena López

Redactora

Especialista en movimientos sociales y vecinales

Escribe desde Barcelona

ver +

La nueva versión del reglamento de participación ciudadana que el pleno del Ayuntamiento de Barcelona tiene previsto aprobar este viernes con los votos de BComú, el PSC, ERC y JunstxCat es mucho más restrictiva que la tumbada definitivamente en los tribunales en marzo del 2021. El principal cambio es que, con el nuevo reglamento, para impulsar una consulta desde la ciudadanía, esta deberá reunir 88.709 firmas en tres meses, en lugar de las 15.000 previstas en el anterior texto. Además, una vez reunido descomunal número de apoyos en tan poco tiempo, la consulta deberá ser aprobada primero por mayoría absoluta en el pleno municipal y, después, según recoge la legislación vigente, contar con el visto bueno del consejo de ministros.

Un 'via crucis' que las entidades impulsoras de la misma ven casi un imposible. Por eso han pedido a los cuatro grupos municipales que este viernes aprobarán la nueva versión del texto -"de redacción muy conservadora para evitar que prospere una nueva ola de recursos"- que aprueben también una declaración institucional solicitando al Parlament de Catalunya que cambie la ley catalana de consultas -la que obliga a esas 88.709 firmas- y reduzca el número hasta las 15.000 del reglamento anterior

Necesario contexto

El concejal Marc Serra ha querido poner contexto. "No se trata del reglamento de Colau, es un reglamento muy participado con un amplio consenso político y social y que viene de lejos. El primer borrador se aprobó en el mandato de Xavier Trias", ha iniciado el edil la sesión de trabajo para exponer el contenido del mismo. El texto al que sustituye fue aprobado en octubre de 2017, y bombardeado a recursos, "centrados básicamente en tratar de impedir una consulta sobre la remunicipalización del agua", ha precisado Serra. En total, más de 40 recursos que derivaron en 10 contenciosos, impulsados por entidades como la Asociación por la Transparencia y la Calidad Democrática (organización que también se ha querellado con Colau por las subvenciones a entidades sociales). Los recursos siguieron sus vías. En octubre del 2019 se declaró la nulidad del reglamento. El ayuntamiento recorrió a la sentencia, pero el recurso fue inadmitido, así que en marzo del 2021 quedó declarado oficialmente nulo. Desde entonces trabajan en el consensuado (y jurídicamente mirado con lupa) texto presentado este miércoles.

Un 90% igual al anterior

Serra subraya que en un 90% el texto igual han anterior, pero que se han introducido cambios procedentes de las sentencias, en las que se exige al ayuntamiento que las consultas deben regularse basándose en las leyes vigentes, no en la Carta Municipal.

Desde el Consell d'Associacions de Barcelona (CAB), apuntan que saben bien lo que cuesta reunir 1.000 firmas, así que no se pueden ni imaginar cómo podrían reunir casi 90.000, por lo que insisten en poner todos los esfuerzos en el cambio de legislación catalana. En la misma línea se pronuncian desde la FAVB: "Para llegar a reunir 88.709 firmas en tres meses cualquier organización tendría que detener toda su actividad para centrarse en eso, y, aún así, quizá no llegarían", se ha sumado Albert Recio, vicepresidente de federación.

¿Está el nuevo reglamente blindado?

A la obligada pregunta sobre si el nuevo reglamento está ahora blindado ante previsibles nuevos recursos, Serra responde rotundo que el texto "cuenta con la máxima seguridad jurídica". 

La siguiente cuestión obligada está también clara: ¿Con el nuevo reglamento se podría hacer la consulta sobre la remunicipalización del agua que lo desencadenó todo? El edil responde igual de contundente: "Sí, se podría hacer" (pese a lo difícil que resultaría dadas las trabas expuestas anteriormente).

Otros actores

Noticias relacionadas

Más allá de las consultas, el tema estrella, el reglamento recoge muchas otras formas de participación. "Otra de las novedades es que facilita la participación de entidades sin personalidad jurídica; plataformas vecinales que se organizan alrededor de un conflicto y cuya participación hasta ahora no estaba reconocida", prosigue Serra, quien apunta también que el reglamento recoge otras formas de participación como los presupuestos participativos, los debates deliberativos hechos por sorteo (como el Fòrum Jove, en el que participaron 100 menores de 30 años de los 10 distritos) o la participación telemática, a la que se dedica un capítulo entero.

Otro de los cambios introducidos es que, "si la naturaleza lo requiere", se puede reducir la edad de participación a menores de 16 años, por ejemplo, si chicos de 14 años quieran organizar algo en relación a su instituto.